Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri acordó con los gobernadores el giro de recursos y el reparto de obras

El Presidente reunió a todos los mandatarios en Olivos como gesto hacia las provincias; busca así obtener apoyo en el Congreso; dijo que hay que lograr una nueva ley de coparticipación, pero que no será de inmediato; elogios a la apertura del nuevo gobierno

SEGUIR
LA NACION
Domingo 13 de diciembre de 2015
Macri volvió a abrir Olivos para los gobernadores; el gesto fue muy valorado por los mandatarios
Macri volvió a abrir Olivos para los gobernadores; el gesto fue muy valorado por los mandatarios. Foto: Presidencia
0

El presidente Mauricio Macri dio ayer otra señal de diálogo en su segundo día de gestión: recibió a los 24 gobernadores del país en su primera actividad en Olivos, con quienes acordó una agenda de distribución de recursos, de obras públicas para recuperar economías regionales y de reforma de la coparticipación federal.

Macri busca así comenzar a ampliar su capital político para lograr apoyo parlamentario del PJ y de todos los bloques a futuros proyectos de ley que requieran el avance de su plan económico. Además, marcó un contraste con su antecesora en el cargo, Cristina Kirchner, menos afecta a reunirse a dialogar con los gobernadores.

El mandatario también había recibido anteayer en la Casa Rosada a los ex candidatos presidenciales que compitieron contra él en octubre, para acordar una agenda parlamentaria.

Según dijo Macri a LA NACION, "lo importante fue marcar un rumbo" de grandes acuerdos "para bajar la inflación y los impuestos, crear empleo" y así "dinamizar las economías regionales", porque "lo importante es crecer". Sólo entonces se podrá discutir una reforma de la coparticipación federal. No se enviará el proyecto en marzo.

"Hay muchas cosas que resolver antes de poder plantear una nueva ley de coparticipación", dijo.

En la conferencia de prensa estuvo acompañado por los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Miguel Lifschitz (Santa Fe). Macri aseguró que se acordó "el desarrollo de toda infraestructura que permita crecer a las economías regionales" y ratificó "un compromiso por una Argentina federal".

Además, se acordó avanzar en otros objetivos: lucha contra el narcotráfico, pobreza cero y una mejora institucional, que consiste en una reforma política y electoral, con la boleta única electrónica, como en Salta, Chaco o en la Capital Federal, donde dio buenos resultados.

Por ahora, el camino para superar las limitaciones en la coparticipación será el reparto de obras públicas acordadas para mejorar la infraestructura y la competitividad de las economías regionales.

Macri anunció que su gobierno se reunirá con los gabinetes de cada provincia y que celebrará reu-niones de su propio gabinete en el interior: comenzará por Córdoba, en enero próximo.

"Lo único que creció en las provincias es el trabajo público y muchas provincias están en situación de quiebra. La otra preocupación común es el avance del narcotráfico", añadió el Presidente.

Agradeció la presencia de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, que estaba en duda: "Estoy contento de que haya venido; también planteó severos problemas financieros en su provincia, porque no creció el empleo privado" y sí "en el sector público". Macri confirmó que no convocará a sesiones extraordinarias en el Congreso salvo si "surge alguna urgencia".

Cornejo dijo en la conferencia de prensa junto a Macri que "se planteó en la reunión la necesidad de que el plan económico del nuevo gobierno tenga un gran apoyo de los gobernadores" porque "hay algunas medidas que requieren pasar por el Congreso y otras que no, pero sí un alto apoyo político".

Urtubey, en línea con Macri, confió a LA NACION que "el Gobierno tendrá apoyo parlamentario".

Otras voces del peronismo aseguraron que la mayoría de los gobernadores del PJ no quiere entorpecer el Gobierno, pese a la "resistencia" de la ex presidenta Cristina Kirchner y su núcleo duro de legisladores.

Según el socialista Lifschitz, "no hubo definiciones concretas de apoyos parlamentarios" pero valoró la "buena señal" de diálogo sobre "infraestructura, rutas, inversiones, recursos de coparticipación y dificultades financieras".

Macri estuvo junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio; el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Según confió Urtubey, "no habrá plazos fijados para definir una nueva ley de coparticipación". Se discutirán antes "maneras de generar actividad productiva en las regiones, beneficios fiscales, obras de infraestructura que bajen costos y garanticen la energía y el transporte más barato: resolver problemas estructurales".

Macri dijo a LA NACION en la rueda de prensa que antes que una nueva ley de coparticipación "lo importante es marcar un rumbo y que sea un sendero previsible" y agregó que "tenemos que bajar la inflación, el déficit y, además, ir bajando los impuestos" porque "lo importante es crecer".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas