Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La bronca de Pichetto: un enojo que asombró a todos

Lunes 14 de diciembre de 2015
0

"Es un imbécil". Sin medias tintas, el jefe de la bancada de senadores del FPV, Miguel Pichetto (Río Negro), cargó el miércoles pasado su bronca contra Jorge Landau por haber renunciado a su banca de diputado 10 días antes de que concluyera su mandato, ante la risa nerviosa, y en algunos casos incómodas, de varios de los miembros oficialistas de la Comisión de Trámite Legislativo que no podían creer el ataque que estaba sufriendo uno de sus compañeros.

La bronca de Pichetto se explica porque con su renuncia Landau dejó a la comisión sin presidente y al FPV a merced de la oposición en medio del apuro de Cristina Kirchner por conseguir que el Congreso avale el polémico DNU que había extendido a todas las provincias la devolución del 15% de la masa de recursos coparticipables que financia a la Anses y cuyo reintegro la Corte le había reconocido a sólo tres distritos. Pero la renuncia de Landau tiene una historia. Para proteger a sus leales y a La Cámpora, Cristina relegó al dirigente, responsable del armado legal del Frente para la Victoria desde la llegada de Néstor Kircher, a un lugar de poca expectativa en las listas de diputados nacionales por Buenos Aires. La mala elección del FPV dejó a Landau sin banca. Por eso, y para compensarlo con creces, le dieron la titularidad de un Registro de la Propiedad Automotor, negocio que deja buenos dividendos. El problema es que el dirigente renunció a su banca para tomar posesión rápida de su nuevo emprendimiento, y la bicameral quedó a cargo de su vice, el senador radical Luis Naidenoff. Por eso, el kirchnerismo debió hacer malabares para poder reunir a la comisión el último día de mandato de Cristina. Al final lo consiguió, pero Pichetto no perdonó el error.

Bergman: el Riachuelo es la nueva obsesión del rabino

Fue una de las sorpresas del gabinete, pero él se toma su nuevo trabajo muy en serio. El rabino Sergio Bergman (foto), nuevo ministro de Medio Ambiente del gabinete de Mauricio Macri, ya trabaja a pasos veloces en el armado de su equipo y en los principales lineamientos de lo que será su gestión. Entre llamados a actuales y futuros colaboradores, el ex diputado nacional definió que uno de sus principales ejes de acción será una promesa incumplida por todos sus antecesores en el cargo: sanear el Riachuelo. "Todos lo prometieron, pero nosotros tenemos una ventaja: Nación, provincia y la ciudad de Buenos Aires vamos a trabajar juntos para lograrlo", afirmaron muy cerca del nuevo ministro, que por las dudas hace gala de su humor cada vez que le preguntan por sus planes de gestión. "¿Qué voy a hacer ahora? Rezar, claro", contesta el religioso con ironía, pero sin dar pistas concretas de sus ideas para mejorar un ministerio que se mantuvo lejos de los flashes mediáticos en la última etapa de la gestión kirchnerista.

Senado: de repente, las oficinas empiezan a quedar chicas

El macrismo todavía no terminó de aterrizar en el Senado, pero ya empezaron a notarse los efectos del cambio de administración en la Cámara alta. Es que, por arte de magia, desde que cambió el gobierno y Gabriela Michetti se convirtió en la nueva presidenta del Senado, en muchos despachos comenzaron a aparecer personas que hasta la semana pasada eran perfectas desconocidas para sus, ahora, compañeros de trabajo. "Éstos son todos los ñoquis nombrados por Boudou", se quejaba un funcionario de línea, que vio cómo los "nuevos empleados" aparecían por las oficinas ocupando escritorios de otras personas y saludando a los presentes como si fueran viejos amigos.

Hijos del poder: el cariño de los niños Massa y Macri

"Todo niño viene al mundo con cierto sentido del amor, pero depende de los padres que este amor salve o condene", escribió el novelista británico Graham Greene, y la cita podría servir para describir el buen momento que atraviesa la relación entre Mauricio Macri y Sergio Massa (foto), que se habría trasladado al tramo infantil de las familias de ambos. El Presidente y el diputado opositor hablan por teléfono más de lo que se conoce y la última vez que lo hicieron la hija de Macri y Juliana Awada, Antonia, se habría sumado a los intercambios, con una declaración de amor inesperada. "Sergio Tomás, te quiero mucho", fue el mensaje que Macri le transmitió al tigrense en la última charla, previa a su jura como jefe del Estado. El viernes, durante el encuentro que mantuvieron en la Casa Rosada, el líder del Frente Renovador devolvió el cariño. "Estamos empatados: mi hijo -Totó, le dicen- me dijo que le gustó mucho tu discurso en la Asamblea", le comentó Massa al líder de Cambiemos. Después de suspirar, habrá que ver cuánto dura toda esa ternura entre estos dos padres. Mientras tanto, creer o reventar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas