Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

FIFAGate: el brasileño José María Marín aceptó pagar una fianza de 15 millones de dólares para evitar ir a la cárcel

El ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol volvió a declararse inocente en Nueva York; está acusado de aceptar sobornos, fraude, lavado de dinero y otros cargos; el dirigente

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 16 de diciembre de 2015 • 17:01
El ex vicepresidente de la FIFA, saliendo de la Corte de Nueva York
El ex vicepresidente de la FIFA, saliendo de la Corte de Nueva York. Foto: AFP
0

NUEVA YORK.- El brasileño José María Marín, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, compareció otra vez ayer ante el juez Raymond Dearie, de la Corte del Distrito Este de Nueva York. Marin, uno de los acusados del FIFAgate, volvió a declararse inocente de nuevos cargos en su contra, y no hizo declaraciones ante el tribunal.

"Buenos días a ustedes, buenos días", se limitó a decir Marin a los periodistas, la mayoría de ellos brasileños, mientras salía del tribunal. Unos minutos más tarde, dejó la Corte rodeado por sus abogados, caminó una cuadra bajo el sol de invierno y se montó en una camioneta Suburban negra que lo llevó al lugar donde cumple arresto domiciliario.

A principios de noviembre, Marin se había declarado inocente ante la Justicia, tras haber sido acusado de aceptar sobornos, fraude, lavado de dinero y otros cargos vinculados al FIFAgate. El 3 de diciembre, los fiscales federales ampliaron las acusaciones y el número de acusados y sumaron otros siete nuevos cargos contra Marin, que ayer insistió con su inocencia.

La audiencia, corta, se abocó entonces al pago de la fianza del brasileño. Marin aceptó pagar una fianza de US$ 15 millones de dólares para evitar ir a la cárcel, pero sus abogados han tenido problemas para completar el pago.

El brasileño, uno de los principales acusados de América latina en el "Mundial del Fraude", tal como fue bautizado el escándalo por unos de los investigadores del Departamento de Justicia, ya puso un millón de dólares en efectivo y una hipoteca por US$ 3,5 millones de su departamento en Manhattan. Además, su familia suscribió un bono.

En una carta presentada al tribunal días atrás, el abogado de Marin, Charles Stillman, dijo que habían tenido dificultades para completar US$ 2 millones de la fianza, y que habían ofrecido una carta de crédito de un banco brasileño, que fue rechazado por los fiscales. "Puedo asegurarle al tribunal que estamos trabajando de total buena fe para completar esta tarea", escribió el abogado.

Ayer, ante Dearie, dijo que existían "problemas técnicos" para completar la fianza. Dearie le pidió que trabajara con los fiscales para "resolverlo" y estableció una nueva audiencia para el próximo 15 de enero, y otra para el 16 de marzo.

Marín, de 83 años, fue arrestado en Suiza en mayo, acusado de haberse quedado con millones de dólares procedentes de empresas deportivas relacionadas con la venta de los derechos de la Copa América de 2015, 2016, 2019 y 2023, y de la Copa de Brasil entre 2013 y 2022. Extraditado, aguarda el avance de su caso en Nueva York, aunque bien podría seguir el camino de Alejandro Burzaco, y llegar a un acuerdo con los fiscales para declararse culpable a cambio de información.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas