Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La tramposa seducción del dólar barato

Los ciclos pendulares de ilusión cambiaria nos acostumbraron a refugiarnos en la moneda extranjera para proteger los ahorros, pero esta vez, quizás a causa de la recurrencia y el cansancio, la opinión pública parece dispuesta a acompañar el proceso que se puso en marcha

Marcos Novaro

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 21 de diciembre de 2015

Se ha dicho ya muchas veces, pero no está de más repetirlo: más que una obsesión con el dólar, lo que nos aqueja es falta de confianza y afecto por el peso. No se trata de histeria verde, ni de vocación extranjerizante, ni nada por el estilo. Es que por generaciones nos criamos en medio de la sistemática destrucción de las más básicas instituciones monetarias y padecimos tan concreta como repetidamente los perjuicios de que nuestros ingresos y capital quedaran atados al peso en ese marco.

¿Por qué es así? Ante todo, por la convivencia casi permanente con altos o muy altos índices de inflación, la falta de autonomía del Banco Central y de una mínima disciplina fiscal. Pero esto no es todo, pues otros países tienen o tuvieron por largos años alta inflación y sus economías no se dolarizaron como la nuestra. El ejemplo que siempre se trae a colación es Brasil y se lo suele evocar para concluir que la diferencia es que allá "la gente quiere a su país" (agregándose el insidioso "hasta los empresarios"), mientras que aquí somos unos patanes especuladores que con tal de zafar nos jorobamos mutuamente y frustramos nuestro destino colectivo.

De vuelta, el argumento de "falta amor al peso". Pero en su versión culturalista, como "carencia de afectio societatis", puede ser circular y frustrante, al alejarnos de una reflexión política y económica sobre el origen del problema y las vías para resolverlo.

Para poner el foco en las cuestiones prácticas conviene atender a otro rasgo, el más peculiar y gravitante en la historia económica argentina, que la distingue claramente de la brasileña: el hecho de que además de alta inflación hemos sufrido reiterados y profundos desequilibrios y shocks de precios relativos. Variaciones muy marcadas en el ritmo de alza de los distintos precios, adrede provocadas por los gobiernos. En particular cada vez que trataron de frenar la inflación vía el retraso del tipo de cambio. Para no tener que encarar el más impopular (y en lo inmediato, más difícil de administrar) recorte de gastos de los consumidores y del propio sector público.

El dólar barato fue una tentación tanto para gobiernos civiles como militares, de derecha como de izquierda, pues en el corto plazo no parece tener contraindicaciones: los exportadores protestan, pero de momento pueden vender adentro lo que no logran colocar fuera del país, gracias a que con altos salarios en dólares mucha gente puede acceder a módico precio a esos bienes; y mientras eso sucede, ni esos precios ni los de otros sectores se descontrolan porque se abaratan las importaciones; y por un tiempo, por más que el Estado emita más y más moneda o se endeude por encima de sus posibilidades, la rueda de la felicidad del derrame en el empleo y el consumo anestesia la percepción de los problemas de sustentabilidad que van surgiendo; la deuda crece, las reservas se agotan, el déficit comercial se empina, y a la vez la fuga hacia el dólar va agravando todo esto, pero a primera vista y de momento todos están contentos.

Mientras más tiempo pase, sin embargo, sólo quedará una salida: un reequilibrio drástico de los precios, anticipado o acompañado según los casos por una gran devaluación de la moneda.

Estas megadevaluaciones más o menos obligadas abren una salida, pero a la vez realimentan el ciclo. Han sido ellas las que nos educaron en la dolarización, en la tesis de que "quien apueste al dólar, al final, no pierde", imponiendo costos masivos sobre quienes quedan atados al peso, sean trabajadores, comerciantes, productores o acreedores. Entre los que obviamente conviene dejar de estar, fugándose al dólar, cuando cabe prever que la rueda de la felicidad está por saltar por los aires.

Así fue como se volvió argentinamente racional que en la medida en que podamos nos refugiemos en verdes. Para ahorrar, para fijar precios y hacer contratos, ellos son el recurso de última instancia que hace mínimamente viable y previsible nuestra vida económica, y la propia convivencia; una regla que por ser "prestada" no está en nosotros horadar o burlar y nos vemos obligados a respetar. Y fue por la recurrente pretensión de los gobiernos de "burlarla de todos modos", usar el dólar para crear una ilusión de bienestar y gobernabilidad económica, que este ciclo se realimentó en crisis cada vez más agudas.

Entre los episodios de desequilibrio de precios relativos seguidos por shocks cambiarios destacan el experimento de Cámpora y el último Perón, clausurado con el Rodrigazo en 1975; el de la "tablita" de Martínez de Hoz, entre 1978 y 1981, y el de la convertibilidad, hasta el estallido de 2001. En la estela dejada por esa triste saga se anotaron Axel Kicillof y Cristina Kirchner cuando decidieron, a fines de 2011, pasar del lento deterioro del tipo de cambio hasta allí administrado por el kirchnerismo a una lisa y llana destrucción del mercado cambiario, que se extendió como un cáncer a los flujos financieros y comerciales, y se estiró por cuatro años, con cada vez más agudas distorsiones de precios.

La corrección que ahora se inicia ¿podrá evitar ser tan destructiva como sus predecesoras? Y más importante aún, ¿realimentará el ciclo o lo interrumpirá, dando paso a sólidas instituciones monetarias? ¿Estamos maduros y dispuestos a invertir esfuerzos para que sea la última?

Algunos rasgos de la situación lo complican. En particular, el hecho de que el nuevo gobierno se está anticipando a una crisis que todavía no reveló todos sus potenciales efectos destructivos, por lo que debe esforzarse en probar que su terapia, aunque costosa, es a la larga y para todos la mejor. En el mismo sentido opera el cuadro de casi pleno empleo, múltiples alicientes al consumo y cierre de la economía, que magnifica el traslado a precios de la corrección cambiaria. En ambos aspectos la situación es mucho más difícil de manejar que, por caso, la salida de la convertibilidad.

En cambio, juegan a favor de la normalización en marcha varios datos políticos. Primero, que, a diferencia de las ocasiones anteriores, el gobierno que la encara cuenta con amplia legitimidad y ha anticipado lo que se propone hacer. Y la sociedad lo avaló en las urnas.

Macri podrá recordar a sus críticos que mientras el candidato del FPV prometía "un dólar a 10 pesos para enero", sin aclarar a cuánto iba a cotizar después, él blanqueó en la campaña lo que ya todos sabíamos, que el valor real del dólar era muy superior y resultaba por completo injusto, además de estéril, que el Estado siguiera cediendo reservas a precios de ganga para unos pocos. Podrá recordar también que fue el partido ahora en la oposición el que avaló con sus votos y silencios a una presidenta que al instaurar el cepo al dólar invitó a sus gobernados a cambiar sus ahorros dolarizados por pesos, y dio incluso el ejemplo con una porción mínima de su fortuna, mientras sin que mediara regla ni decisión formal alguna les cerró el camino inverso, asegurándose de que no pudieran ya escapar del perjuicio de la inflación y las cotidianas minidevaluaciones.

Y lo más importante es que la opinión pública por ahora está dispuesta a acompañar el proceso. Según una encuesta realizada días atrás entre el Centro de Investigaciones Políticas (Cipol) y Opinaia sobre las responsabilidades en la devaluación, el 52,4% de los encuestados la atribuye al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y sólo el 23,4% a Macri. Al menos en este aspecto la tramposa seducción del dólar barato no parece haber funcionado. Tal vez sea fruto de la recurrencia y el cansancio. Tal vez de que esta vez la ilusión cambiaria fue alevosamente paródica y mal administrada.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.