Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pecan y cría, juntas son potencia

En el partido de 25 de Mayo, ambas actividades se complementan y contribuyen a mejorar el resultado global; la carga animal del campo mejoró luego de sumar las plantas

Sábado 02 de enero de 2016
0

Por Ricardo Siegrist

Ante las nuevas y auspiciosas políticas que se están implementando para la producción agropecuaria quiero compartir con los productores de la pampa húmeda nuestra experiencia en Pecanes de Mayo sobre la interacción entre la ganadería y el cultivo de la nuez pecan.

Después de más de 10 años de experiencia combinando ambas explotaciones, vemos cómo se complementan y se benefician mutuamente. El pecan, oriundo de los deltas del Mississippi y Missouri, en los Estados Unidos, es un árbol muy adaptado a nuestros suelos y al clima argentino.

Las variedades modernas, injertadas, más precoces y prolíficas que aquellas introducidas por Domingo Faustino Sarmiento hace 150 años tienen cáscara fina y comienzan a dar frutos al cuarto año, pero recién se obtiene una producción comercializable al partir del sexto al octavo año.

Es ahí donde la producción ganadera entra a jugar un papel complementario en la explotación y muy favorable a los efectos del cash flow, produciendo ingresos desde el primer año. Después de experimentar con distintas categorías de ganado hemos optado por la cría bovina, que es la que mejor se adapta al cultivo, ya que las vacas no comen por arriba del alambrado eléctrico, como sí lo hacen otras categorías de ganado. Hacemos encierre nocturno. Sembramos pasturas consociadas en el otoño, antes la plantación de los pecanes que se realiza en el invierno.

Las plantas de pecan inicialmente tienen un tamaño que va de 1,20 a más de 2 metros y un árbol adulto llega a tener mas de 20 metros de altura. Es un árbol muy longevo, con ejemplares en EE.UU. de más de 200 años en producción. Su cosecha es en abril/mayo y las nueces se las puede guardar en un galpón por seis meses sin que pierdan sus valiosas cualidades nutricionales.

A partir de octubre, una vez arraigada la pastura, se la puede pastorear con vacas con el uso de alambrado eléctrico, para que los animales no toquen las plantas de pecan.

A lo largo de los años hemos ido mejorando las técnicas de manejo y de riego que hoy nos permiten tener un planteo de cría intensiva con una carga de cinco vacas por hectárea desde septiembre y hasta mayo, cuando las retiramos a los rastrojos agrícolas 15 días antes de la cosecha de pecan, que en nuestra zona es a mediados de mayo. La hacienda con su pastoreo nos evita tener que cortar regularmente el pasto para controlar las hormigas en los primeros años, con el consecuente ahorro en jornales, combustible y maquinaria. Además, logramos una producción de terneros y nos beneficiamos con la fertilización natural que la ganadería produce.

En Pecanes de Mayo, ubicado en el partido bonaerense de 25 de Mayo, utilizamos tecnología de punta para producir de manera sustentable, aplicando buenas practicas agrícolas, la utilización eficiente de los recursos naturales y el cuidado del medio ambiente.

Hoy tenemos una carga animal superior a la que teníamos antes de plantar los pecanes, que pasan a desarrollarse como un segundo piso en el campo. Creemos que se inicia una etapa promisoria para la ganadería argentina, donde la cría bovina posiblemente sea de las más beneficiadas.

Si bien la Argentina es un incipiente productor de pecan, con unas 5000 hectáreas plantadas y 1500 en producción, un grupo de productores asociados al CAP-Pecan viene exportando una parte de su producción en forma creciente desde hace tres años, con un valor que ronda los US$ 6 por kilo. Nuestra ubicación geográfica nos permite tener la cosecha en contraestación a EE.UU. y a México, los principales productores, con el 80% de la producción mundial.

Una plantación de pecan con un manejo eficiente va a producir entre 2000 y 2500 kilos anuales por hectárea a los 20 años.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas