Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aerolíneas: volando con La Cámpora

Hoy asume Isela Costantini, que convivirá con gerentes de la agrupación

SEGUIR
LA NACION
Lunes 04 de enero de 2016
La nueva sede de Aerolíneas junto al Aeroparque, donde hoy asumirá la ejecutiva
La nueva sede de Aerolíneas junto al Aeroparque, donde hoy asumirá la ejecutiva. Foto: Aníbal Greco
0

Será una mañana distinta en las oficinas de Aerolíneas Argentinas, en Aeroparque, ya que Isela Costantini tomará desde hoy las riendas de la compañía aérea. Se hará cargo de lo que fue el laboratorio de gestión de La Cámpora, y una empresa acusada de ser la más codiciada agencia de colocación de personal de la Argentina kirchnerista. Desde que Mariano Recalde se convirtió en 2009 en su presidente, el personal creció en un 28%, de 9000 a 11.584 empleados.

Los desafíos de la ex ejecutiva de General Motors no son menores. Por eso, según explican en la empresa, empezará por el proceso de inducción, como lo llaman en Recursos Humanos. Para las primeras horas de hoy está agendada una reunión con los gerentes; mañana hará un tour por Ezeiza que le organizó Christian Landriscina, un camporista que llegó de la mano de Recalde y que mantuvo la gerencia de Producción y Compras. Al menos, por ahora.

La metáfora ilustra una de las primeras tareas que tendrá Costantini: saber quién es quién. Se encontrará con una estructura dividida entre "los de la línea" y "los de La Cámpora". Los primeros dicen que la flamante gestión, que encabeza como presidente Manuel Álvarez Trongé -un hombre de Gillermo Dietrich- se quedó a mitad de camino.

"Movió a algunos ejecutivos, pero hay gran parte de la línea gerencial que trabajará para La Cámpora, no para la empresa", dicen entre los funcionarios de carrera. Los gerentes militantes esperan volar por debajo el radar, una suerte de operación letargo hasta que las aguas se calmen. "Los de la línea" se quieren vengar. Al fin y al cabo, sus méritos o compromisos con la compañía quedaron muy por debajo de las virtudes y compatibilidades ideológicas que marcaron las últimas contrataciones de la empresa. Todos conviven por ahora bajo la conducción de no más de seis ejecutivos que llegaron de la mano del ministro Guillermo Dietrich. Creen que, de mantenerse el esquema actual, la convivencia será complicada.

La empresa arrastra una pesada herencia: sobrevive gracias que recibe un subsidio equivalente a un millón de dólares por día.

Costantini se preservó durante este tiempo y designó una consultora para que busque en el mercado los perfiles de ejecutivos que quiere. Marcelo Grimoldi, representante de EgonZehnder -un head hunter internacional-, es el encargado de recibir currículum para algunos cargos. Allí está, por ejemplo, la búsqueda del director de Asuntos Corporativos, que según cuentan, la nueva mandamás prefiere que sea una mujer.

En la empresa dicen que de EgonZender surgió la postulación de uno de los ahora altos ejecutivos de Aerolíneas. Grimoldi tenía a su cargo en paralelo una búsqueda para el rectorado de una universidad privada. Entre una y otra cosa, aquel candidato terminó como ejecutivo de la línea aérea de bandera. Poco de aviones hasta ahora en ese nuevo management.

Habrá tiempo para acomodarse, pero al menos Costantini no tendrá problemas generados por los gremios. Eso sí, deberá tener la billetera mullida para lubricar esas sonrisas. Entre septiembre y octubre pasados, los siete sindicatos que conforman el personal de la empresa firmaron su acuerdo salarial anual. Para las letras de molde, como siempre le gustó decir a la ex presidenta Cristina Kirchner en referencia a lo que se publica en los medios, el convenio se cerró con un aumento promedio de 27,9% anual. Pero Recalde hizo sus maniobras para comprar paz en plena campaña electoral.

Costantini, en la que era su oficina en General Motors
Costantini, en la que era su oficina en General Motors. Foto: Archivo

Todos los gremios se llevaron un premio de fin de año gracias a la gestión camporista. Este mes, los 11.584 empleados que la empresa informó como plantilla a la alianza Sky Team cobrarán un plus salarial del 56% del sueldo bruto. Recalde tuvo su paz gremial y le salió gratis: la pagará otro, Costantini en este caso.

Por mes, la compañía utiliza para pagar sueldos alrededor de 50 millones de dólares, lo que da un total de alrededor de 650 millones por año. Este mes, entre aguinaldo y el plus salarial, el total llegará a 120 millones de dólares. El costo salarial por empleado, en promedio, es de alrededor de 56.111 dólares por año, sin contar beneficios como los pasajes de cortesía que se entregan al personal. Quizás estas cifras expliquen por qué se trataba de la agencia de colocación preferida de La Cámpora.

Costantini ya tendrá sobre su mesa un reclamo que bien podría tratarse el de una empresa aérea de Macondo, la aldea mágica creada por Gabriel García Márquez. El cepo cambiario y el mercado paralelo, negado cientos de veces por los dirigentes de la grupación kirchnerista, obligaron a la empresa a armar una compensación paralela, casi un sistema blue: los pilotos reciben una suma de dinero para viáticos menor a la establecida, ya que el hotel y los traslados los paga la empresa con su cuenta corporativa. En la mayoría de los destinos, quienes integran el personal de cabina reciben dólares billete. Pero conocedores del mundo como pocos, se acostumbraron a cambiarlos en el mercado paralelo y pagar sus gastos en el exterior con tarjeta de crédito.

La cuenta es fácil: ganaban con el cambio y descontaban el 35% que pagaban como adelanto de Ganancias.

En otros destinos, como Venezuela, el monto se entregaba en pesos al tipo de cambio oficial. Pero como ese dinero no alcanzaba para comprar dólares en la Argentina -ni siquiera en el planeta camporista-, les entregaban un 70% extra para que consiguieran dólares en el mercado negro. Los hombres de cabina preferían pagar con tarjeta y beneficiarse con la diferencia. Todo sumaba en sus bolsillos.

Al levantarse el cepo, se terminó el microemprendimiento. Los pilotos llevaron el reclamo a los principales ejecutivos de la aerolínea. Parece que habrá una conciliación en la que todos ganarán, menos las finanzas de la empresa: se les aumentará el viático, en dólares.

Hay algunos contratos que también habría que revisar, estiman los analistas del sector. En uno de ellos, por 2,8 millones de dólares, se contrataron una serie de charters para esta temporada de verano en Brasil.

Corrían los primeros días de diciembre y la gerencia de Finanzas advirtió que, devaluación de por medio, había que establecer que los pagos se hicieran al cambio oficial de 10 días antes de la partida de los vuelos. El dictamen quedó por ahí y, según gritan extrañados en los pasillos de la empresa, uno de los nuevos ejecutivos rubricó el contrato tres días antes de la devaluación. Se pactó pagar al tipo de cambio del día de la firma, es decir, 9,70 pesos por dólar. Resultado: habrá varias agencias operadoras de esos vuelos que tendrán un buen 2016.

Voces informales de la empresa dicen que se pactó pagar al tipo de cambio del día de pago. La voz formal de la compañía, pese a 15 días de espera de LA NACION, prefirió no contestar. Ni éste ni ningún otro punto en cuestión.

Costantini deberá además terminar con los planes de su nacionalización. O de lo contrario, conformarse con no poder ser presidenta de la empresa. El Código Aeronáutico obliga a que los ejecutivos de una línea aérea nacional deben tener nacionalidad argentina, y la ex manager de General Motors no la tiene. Hija de argentinos pero nacida en Brasil, deberá así conformarse con el segundo lugar del staff.

A esta problemática hay que agregar la de las otras empresas del grupo, como Optar (agencia de viajes), JetPaq (carga aérea) y Austral. Todas tienen sus intereses y sus jerarcas de La Cámpora al mando.

Algo de eso sucedió en todo el país; la militancia se arropó en cada ciudad en los pliegues de la compañía que manejaba Recalde. Gran parte de los líderes locales de la agrupación que lidera Máximo Kirchner se refugiaron en puestos que entregaban desde Aeroparque.

Pero quizás el máximo desafío para la empresa sea competir en el mercado, especialmente con Lan. La segunda línea aérea del país confía en que por fin tendrá condiciones de mercado similares a las que enfrenta en otros países de la región. Y que por primera vez en años, la figura del regulador del servicio no será la misma que la del presidente de su principal competidor.


Del editor: cómo sigue.Aplicar criterios de eficiencia en una empresa pública será tal vez el principal escollo para la nueva gestión en Aerolíneas.
Compartilo
Para verVideos recomendados
Programa completo 30/06/2016

Programa completo 30/06/2016

Top ten jugadas Ultimate

Top ten jugadas Ultimate

Entrevista a Rafael Flores

Entrevista a Rafael Flores

Jorge Liotti y Paz Rodríguez Niell junto a Mariela Arias analizan el caso Lázaro Báez

Jorge Liotti y Paz Rodríguez Niell junto a Mariela Arias analizan el caso Lázaro Báez

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas