Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fernando Cabrera: "Zitarrosa, Mateo y Darnauchans me enseñaron mucho"

Desde esta noche, el cantautor uruguayo ofrecerá en Buenos Aires un ciclo de conciertos

Jueves 07 de enero de 2016
SEGUIR
LA NACION

Fernando Cabrera es el cantautor más destacado de Uruguay de los últimos tiempos. Quizá desde la última década y media, cuando este montevideano modelo 1956 publicó Viveza, en 2002, un disco de tan buena factura que obligó a los oídos exigentes a prestarle atención a toda su producción (a la anterior y a la que vino después). Lo curioso es que Cabrera también puso una lupa en el trabajo de otros músicos. Meses atrás fue convocado como director artístico del festival de homenaje que se le realizará en marzo a Alfredo Zitarrosa en el Estadio Centenario de Montevideo, para conmemorar el 80° aniversario de su nacimiento (don Alfredo falleció en enero de 1989).

Además, Cabrera acaba de publicar en su país un disco en vivo en donde recrea la obra de un par de músicos malditos y, a la vez, benditos. Se trata de los dos Eduardos, Mateo y Darnauchans. Todo esto tiene que ver con el ciclo de cuatro conciertos consecutivos que, desde hoy y hasta pasado mañana, realizará en Café Vinilo.

-¿Con tan buena producción propia por qué decidiste hacer en 2011 un disco con canciones de otros y ahora estos homenajes?

-En agosto pasado hice un recital en el teatro El Galpón, de Montevideo, una institución teatral muy importante que cumplió 65 años. Me invitaron a hacer un recital en el marco de esos festejos y se me ocurrió tomar la música de Mateo y de Darnauchans porque los dos habían tenido vínculos con esta sala. Mateo hizo musicalizaciones y eventos performáticos en los sesenta. Luego estuvo allí Darnauchans.

-Te gustó y lo convertiste en disco.

-Me pareció una linda manera de homenajear a El Galpón con estos autores. Faltando dos o tres días, me dijeron del sello Ayuí, donde edité muchas cosas, que les interesaba grabar el recital. El disco salió hace unas semanas en Montevideo, con versiones mías muy libres, con el ánimo de tomar cosas que me gustan y hacerlas a mi manera. El disco quedó precioso y creo que se editará en el otoño en la Argentina. Y lo voy a presentar. Son dos músicos que me enseñaron mucho. Me pareció oportuno recordarlos.

-¿Y la convocatoria para dirigir el festival para Zitarrosa?

-La motivación del homenaje es la misma, si bien no fue idea mía, sino de gente que está trabajando en esto desde hace rato y que hace unos meses me convocó. Creo que la idea es llevar a la gente más joven repertorios importantísimos, para que no queden en el bronce, porque su trabajo tiene una vigencia enorme.

-¿Cómo abordás el repertorio de cada uno?

-En primer lugar voy a la obra como si fuera un estudioso. El discurrir del razonamiento y del gusto. Pero también es cierto que puede haber momentos y anécdotas que cargan a una canción de otro valor. Algo que pasó cuando la tocamos con Mateo, algo que Darnauchans me mostró mucho antes de estrenar. Con Mateo, por ejemplo, hicimos un espectáculo [el que luego se editó en un álbum en 1987, Mateo & Cabrera] con 22 canciones y a los meses otro con un repertorio diferente. Fueron unas 40 canciones, más o menos. Bueno, de todo esto hago un adelanto en estos conciertos en Buenos Aires.

-¿La mayor parte del repertorio es lo menos conocido de tus canciones?

-Sí, a la Argentina empecé a ir seguido en los últimos diez años. Mis repertorios se nutrían de canciones de esos años. Pero tengo temas del período 79-90 que el público no conoce y puede encontrar como nuevas. Son de mis primeros grupos o discos como solista, material que recuperé en Montevideo. Vengo de hacer un ciclo de seis fechas experimentando con esas canciones y de tener la grata sorpresa de cómo fueron recibidas. Había gente que pensó que eran estrenos temas que escribí hace 30 años. Ahora quiero compartirlo con el público argentino.

-¿Como ves el reconocimiento actual?

-Creo que no hubo interés en mi trabajo antes porque nadie me conocía. Y en el Uruguay no era popular ni masivo. Pienso que el público comenzó a crecer en los dos lados casi al mismo tiempo. Pero no lo veo como reconocimiento tardío, sólo fue un proceso lento y natural. Del boca a boca, tal vez. Lejos de disgustarme, me alegra. Es lo mejor que le puede pasar a un ser humano en cualquier actividad. Con los años el trabajo disminuye. Sin embargo, a mí, que de joven pasé dificultades, ahora me toca lo dulce.

-¿Para cuándo un próximo disco?

-Vengo atrasado. Tengo temas nuevos que están esperando. Viva la patria es un disco que ya tiene un par de años. Creo que mis canciones son variadas en temática, no hablan sólo de amor o del barrio. El próximo va a ser así, con variedad. No me gusta el disco conceptual, prefiero que cada canción tenga su mundo independiente. Creo que es lo que aprendimos desde la época de los Beatles.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.