Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cadena integrada para producir animales pesados de calidad

La nutrición y el manejo de pasturas son claves en el circuito de los establecimientos

Sábado 09 de enero de 2016
0

"El país necesita producir animales pesados pero en la zona pampeana faltan campos recriadores, se ha ido perdiendo esa cultura. Los servicios del Grupo Bermejo contribuyen a ese objetivo, integrando distintos actores de la cadena. Entiendo que por eso ganó el Oro", dijo Darío Colombatto, nutricionista del Grupo.

La recría se hace sobre pasturas naturales e implantadas y se maneja en forma intensiva. "En esta etapa, apuntamos a ganar 150 kilos en un año, aunque hay animales que lo logran en nueve meses", explicó. Una vez encerrados, pasan dos días con heno de alfalfa de altísima calidad, que se recolecta, pica y embolsa seco para facilitar la extracción. "Llegan estresados por el transporte y el manejo previo, y les damos algo que les gusta y que funciona como un ?Gatorade': repone el potasio y el calcio perdidos", argumentó.

Luego, reciben una alimentación estandarizada, buscando simplificar procesos. "Salvo condiciones excepcionales, no se hacen dietas por cliente. Todas llevan grano de maíz procesado, silaje de maíz, pellet de girasol o expeller de soja y un suplemento vitamínico mineral", indicó. Y prosiguió: "se arranca con el 20 % de grano, para evitar acidosis, luego se aumenta al 50 % y recién ahí se agrega urea, que es amarga y al principio podría desalentar el consumo. Al día 19, pasan a fase final, con 75% de grano".

Para Colombatto, la clave de la calidad del silaje está en la coordinación con los contratistas de siembra y de reservas. "Primero se selecciona el híbrido, probándolo año tras año. Se confeccionan 600 ha/año y se exigen de antemano cantidad de materia seca, tamaño de partícula y densidad, que auditan terceros. Se escalona la fecha de siembra para que haya lotes de 200 ha listos cada 10/12 días. Así, todo se corta y pica en el momento óptimo. Esta ingeniería nos permite obtener 20 millones de kilos de silaje, con 36% de materia seca", explicó.

Otro aspecto saliente del feedlot es el control de gestión informatizado. "Lo más importante es la lectura de comederos, que se hace todos los días a las seis de la mañana, sea feriado o lluvioso, e indica si hay que modificar la cantidad ofrecida en algún corral. El sistema mide también la eficiencia de conversión y el costo del kilo producido, por tropa", afirmó el asesor. Y subrayó: "hoy, con nuestra base de datos, ingresando sólo su peso de inicio podemos anticiparle al cliente la conversión final. Sobre 100 mil novillos, el promedio es de 6,9 a 1".

El Grupo empezó a trabajar de esta manera desde el inicio y con la cuota 481 se comprobó que los resultados eran excelentes. "La idea es que el frigorífico pueda integrar la mayor cantidad de cortes posibles para exportar y que el asado puedan venderse internamente a buen valor", planteó. Para ello, "se controla en qué estado corporal ingresan los animales al feedlot para evitar que se sobre engrasen, porque la 481 exige 100 días con la dieta final. El secreto está en la recría, hay que lograr un buen crecimiento óseo y muscular, sin engrasarlos. Entonces, sí, llegan al gancho con grados 1 y 2, los óptimos", reveló Colombatto.

Darío Colombatto

Nutricionista

"El país necesita producir animales pesados, pero en la zona pampeana faltan campos recriadores, se ha ido perdiendo esa cultura"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas