Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Residuos: quitan uno de cada cuatro contenedores de reciclado

La Ciudad avanza con el recambio de las campanas verdes, con más tecnología; vecinos se quejan porque hay menos sitios para descartar los deshechos secos

Sábado 09 de enero de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Virginia Fernández, de Flores, está cansada de vivir junto a un contenedor
Virginia Fernández, de Flores, está cansada de vivir junto a un contenedor. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

Analía Iglesias depositaba, día por medio, todo el material reciclable que juntaba en su casa con ayuda de sus dos hijos, Francisco y Álvaro. La familia, que vive en Belgrano, había adquirido el hábito de separar los residuos reutilizables para que una cooperativa de cartoneros los sacara de un contenedor verde frente a su edificio. Sin aviso previo, el depósito con forma de campana desapareció. Había quedado otro, en la misma manzana, donde siguió tirando el material. Dos semanas más tarde, también lo quitaron.

Esta situación es la que viven muchos vecinos de la Capital, ya que estos dos contenedores verdes de Belgrano que ya no están son parte de los 700 que el gobierno porteño ha removido sobre los 2800 que se habían colocado en las calles. Y se debe a que el gobierno lleva adelante un recambio del sistema de reciclado por tercera vez en menos de dos años.

Según el anterior contrato, las campanas verdes eran "responsabilidad" de los 4500 cartoneros que forman parte de las cooperativas con zonas asignadas. Incluso tenían las llaves para abrirlas. Pero el vandalismo y los más de 3000 recuperadores informales hicieron que el Ministerio de Ambiente y Espacio Público modificara el diseño de los recipientes, con más tecnología.

En Palermo, Paulino Ruiz Díaz sostiene que la recolección es deficiente
En Palermo, Paulino Ruiz Díaz sostiene que la recolección es deficiente. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

Así se instalaron unas 2500 campanas para reciclables. Belgrano, Núñez, Colegiales, Recoleta, Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda fueron los barrios con más cantidad contenedores. Hoy quedan 1800, porque se decidió que en lugar de que los cartoneros recojan el material de las campanas, éstas serán trasladadas a cada centro verde por la Dirección de Higiene Urbana.

Este es otro cambio central en la estrategia de recolección: los recolectores formales ya no recorrerán las calles ni juntarán el cartón y el plástico en la vereda. Lo harán en cada centro de acopio.

"El sistema manual no dio buenos resultados. Estamos completando ahora con campanas que se transportan en camiones y son llevadas hasta cada centro verde. El cartonero sigue haciendo la clasificación, pero en cada centro verde. Las campanas que faltan se irán reemplazando. Creemos que para abril completaríamos los 7500 contenedores verdes que estaban previstos", indicó a LA NACION el subsecretario de Higiene Urbana, Pablo Di Liscia. Según cifras oficiales, apenas el 30% de la Ciudad está cubierto con estos recipientes para reciclables.

Alicia Montoya es la titular de una de las 12 cooperativas de recuperadores que trabajan en el distrito. Para ella, el sistema de campanas es "malo" y las idas y venidas del plan de separación sólo atentan contra la concientización de los vecinos.

"Convive un sistema de recolección formal con uno informal. Pero nunca fueron incorporados los trabajadores que se desempeñan por su cuenta. Donde se colocaron las campanas son innecesarias porque no hay casas, hay edificios. Y ya hay una resolución por la que los encargados de edificios cobran un plus por entregar el residuo diferenciado a las cooperativas", dijo Montoya.

Hugo Silva, de Recoleta, reniega de los nuevos contenedores verdes
Hugo Silva, de Recoleta, reniega de los nuevos contenedores verdes. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

Mientras, el gobierno porteño avanza en la construcción de dos plantas de tratamiento de basura que se instalarán detrás del Parque de los Niños, en la Costanera Norte, y en las inmediaciones del Autódromo, en Villa Soldati. Allí se procesarán y se recuperarán 2000 toneladas de basura. Las obras de estas dos plantas están licitadas por unos $ 5000 millones.

El sistema de recolección de residuos reciclables debía ser rediseñado este año, ya que vence el contrato con las cooperativas de cartoneros. El presupuesto de funcionamiento para 2016 es de 675 millones de pesos, $ 125 millones menos que el año pasado. "Creemos que en agosto nos quedamos sin presupuesto", dijo la responsable de la cooperativa.

Respecto de los residuos húmedos, Di Liscia, que acompaña en la gestión a Eduardo Macchiavelli, actual ministro de Ambiente y Espacio Público, confía en que en muy poco tiempo se alcanzará el 100% de recolección en contenedores, que hoy ronda el 97%, y que se avanzará en los acuerdos que involucran a los distintos actores de la higiene urbana.

A las cinco empresas que se encargan de recolectar los residuos que los vecinos depositan hoy en los contenedores se les pagará este año 6750 millones de pesos en total.


Del editor: por qué es importante. Las ciudades deben avanzar hacia el reciclado, pero esta buena iniciativa dejó a muchos vecinos sin lugar para tirar los residuos reutilizables.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas