Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Invasión: los argentinos coparon todo Brasil

Esperan unos dos millones de visitantes durante el verano; los precios, más baratos

Domingo 10 de enero de 2016
SEGUIR
LA NACION
En la Playa Dos del Morro de San Pablo, calculan que más del 80% de los turistas son argentinos
En la Playa Dos del Morro de San Pablo, calculan que más del 80% de los turistas son argentinos. Foto: Maxie Amena

MORRO DE SAN PABLO.- Ésta no es la primera vez que Juan Entín, Pablo Blumenfeld y Ezequiel Katz y nueve amigos, todos de 21 años y compañeros de fútbol en el club Hacoaj de Tigre, pasan sus vacaciones en Brasil. Hace dos años fue Ferrugem. Pero este año, la información que circulaba entre sus conocidos decía que había que animarse a ir al Nordeste, que aun en los destinos más caros los precios serían más baratos que en la Argentina.

Entonces, alentados por la gran devaluación del real, decidieron ir por más: contrataron en grupo un paquete de una semana en el morro bahiano y otros diez días en Pipa, Jericoacoara y Porto de Gallinhas.

La realidad no los defraudó. Lo único caro de venir a este país es el pasaje en avión. Después, el alojamiento y la comida resultan mucho más económicos que en la costa argentina.

No es casualidad, entonces, que las playas de Brasil hayan sido copadas por miles de argentinos que hicieron la misma cuenta. Según datos del ente de turismo brasileño, este verano crecerá más del 20 por ciento la llegada respecto de 2015. Por eso, estiman que este verano los argentinos superarán los dos millones.

El ministro de Turismo argentino, Gustavo Santos, coincide en que este año, más de dos millones de argentinos pasan sus vacaciones en Brasil. Y no parece haber exagerado. Basta con darse una vuelta por la playa Dos del Morro de San Pablo. La arena se cubre cada día con miles de jóvenes con ganas de divertirse. Allí, el mate, el Fernet y el truco dominan la postal playera. Y las mallas les ganan a las sungas por goleada. Más del 80% de los turistas que hay en la playa son argentinos. "No son mayoría. Son amplia mayoría", ironiza Joao Alberto, dueño de un bar sobre la playa.

Este año, Morro fue el destino elegido por miles de jóvenes argentinos. De hecho, Aerolíneas Argentinas tuvo que colocar vuelos chárter diarios directos a Salvador de Bahía, por el incremento de la demanda, ya que la manera de llegar a esta isla, en la que no circulan autos particulares o vehículos a motor, es mediante una avioneta que cuesta 1600 pesos o en un ferri que cuesta unos 400 pesos por persona.

Vinicius Lummertz, presidente del Embratur, el ente de turismo brasileño, asegura que este año la llegada de argentinos será el sello de la temporada. Según sus cálculos, crecerá más del 20% la llegada de argentinos. El año pasado fueron unos 1,7 millones los que visitaron Brasil, con lo cual, este año se superarán ampliamente los dos millones. De ellos, la mitad viajará a Florianópolis, por tener el estado de Santa Catarina, las playas más cercanas a la Argentina, ideales para llegar en auto.

Para darse una idea, cada semana, unos 270 vuelos llegan a distintas ciudades de Brasil desde el país. Y se agregaron rutas que conectan el interior de la Argentina con este destino. Hoy, desde Córdoba y desde Mendoza, se puede volar a San Pablo y, desde Rosario a Río de Janeiro, sin pasar por Buenos Aires.

En Despegar.com, la mayor agencia de viajes online del país, confirman que se está viviendo una verdadera invasión de argentinos. "De hecho, el ranking de los 10 destinos más elegidos por argentinos para enero y febrero incluye siete ciudades brasileñas", asegura Guido Gliking, gerente general de Despegar. Río de Janeiro lidera el ranking, seguida por Florianópolis (esto porque el turista que viaja al Sur de Brasil suele ser más autogestivo para reservar alojamiento, además de que se mueve en auto). Tercera se ubica Salvador de Bahía: hacia allí hay que volar para ir a destinos como Morro o Costa do Sauipe, por ejemplo. Después le siguen ciudades del nordeste como Recife, Natal, Maceió, con pasajes que no bajan de los 700 dólares.

En definitiva, la gran devaluación del real y la posibilidad de pagar en cuotas y con tarjeta alentó a los argentinos a optar por las playas cálidas de Brasil.

"¿Puede ser? Me parece que está muy barato o yo estoy haciendo mal las cuentas", decía Natalia Génova, de 32 años, parada delante de un par de Havaianas, que se ofrecían en un local de las zigzagueantes callecitas del centro de Morro. Salían 15 reales, unos 60 pesos.

"Nos sorprendemos porque todo nos parece accesible. Uno estaba acostumbrado a que cuando venía a Brasil, sobre todo al nordeste, recorría el centro sin que resultara conveniente comprar nada de lo que se ofrecía. Pero ahora, me parece, como nuestros salarios fueron subiendo, no al ritmo de la inflación, pero fueron subiendo, quizás hoy para nosotros ese mismo monto resulta barato porque con esa misma plata no comprás eso en Buenos Aires", explica Gastón Quiroga, amigo de Natalia.

Lo cierto es que en el centro y en los bares de la playa, una hamburguesa cuesta unos 30 pesos, una gaseosa 20 pesos, una cerveza grande 40 pesos. Una cena en uno de los restaurante más exclusivos, comiendo langosta y tomando un vino blanco chileno, se paga 400 pesos por persona. Si, en cambio se opta por una ensalada y un agua, se pagará unos 120 pesos.

Mil pesos por día

Los grupos de amigos que pasan sus vacaciones en Morro de San Pablo cuentan que para el viaje destinaron unos 15.000 pesos promedio. Esto es, a razón de 1000 pesos diarios. Los más gasoleros incluso apuntan que su presupuesto total fue de 10.000 pesos.

Claro que lo más costoso es el pasaje, que insume más de la mitad del presupuesto. Un grupo de chicas tucumanas contaron que gastaron unos 8000 pesos cada una en pasajes. Claro que viajaron en avión hasta Puerto Iguazú. De allí cruzaron al lado brasileño y desde allí tomaron un vuelo a Río de Janeiro y otro a Salvador. Después, dos horas de ferri hasta la isla. Se alojaron en una posada cercana a la playa Dos, por la que pagaron unos 3000 pesos cada una por 10 días de alojamiento.

"Después, el resto, entre comidas y salidas, llegaremos a los 15.000 pesos por cabeza", detalla Isolina Zerda, de 22 años, estudiante de economía y tucumana, que viajó con otras cuatro amigas a Morro.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.