Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Detención y dudas sobre el rol de las fuerzas de seguridad en la persecución

Martín Lanatta fue capturado tras un insólito raid en Santa Fe; se informó que los otros dos prófugos habían sido detenidos, pero después fue desmentido; el Gobierno dijo que hubo datos falsos intencionales y apuntó a la connivencia de los efectivos

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 10 de enero de 2016
Martín Lanatta, en la primera imagen que se difundió tras su detención; en su rostro se nota el golpe provocado por el vuelco de la camioneta que manejaba
Martín Lanatta, en la primera imagen que se difundió tras su detención; en su rostro se nota el golpe provocado por el vuelco de la camioneta que manejaba. Foto: Twitter
0

CAYASTÁ.- Fueron horas interminables, cargadas de incertidumbre, versiones cruzadas y tensión. La detención de Martín Lanatta, ayer a la mañana cerca de Cayastá, al norte de Santa Fe, después de 13 días de estar prófugo tras la fuga de la cárcel de General Alvear, quedó desdibujada luego de que el gobierno y la Justicia dieran marcha atrás en la propia versión que habían difundido pasado el mediodía, cuando aseguraron que los otros dos convictos Cristian Lanatta y Víctor Schillaci también habían sido apresados.

Al caer la noche, mientras la búsqueda de los dos prófugos volvía a ser infructuosa en esa zona plagada de bañados y caminos anegados por la crecida de los ríos, comenzaba a despejarse la idea de que Martín Lanatta, extenuado y quebrado psíquicamente, prefirió poner fin a este capítulo de la saga y entregarse a los policías de un pueblo de 4500 habitantes que lo catalogaron enseguida como un trofeo.

Cerca de las 10 de la mañana, Lanatta levantó los brazos y en silencio, sin ninguna resistencia, se entregó a un grupo de policías de Santa Fe que lo llevaron a un pequeño y deteriorado calabozo. El convicto fue trasladado anoche a Buenos Aires en medio de un gran despliegue de seguridad. El juez federal Sergio Torres, a cargo del caso, le tomó declaración y después fue alojado en el penal de Ezeiza. Aunque no hay expectativas en su testimonio es necesario para comprender cómo lograron sortear tantas persecuciones sin complicidad de las fuerzas de seguridad o algún apoyo externo.

A la mañana todo quedó envuelto por un clima de entusiasmo en el Gobierno. Parecía que se ponía fin a una pesadilla que se inició cuando los tres convictos se fugaron hace trece días de la cárcel de General Alvear y sortearon una serie de persecuciones frenéticas hasta llegar a Santa Fe. Esa atmosfera de satisfacción comenzó a mutar con el correr de las horas, mientras quedaban agujeros negros de información sobre lo que realmente había pasado con los tres prófugos.

Martín Lanatta y sus dos cómplices huyeron durante la madrugada desde Santa Fe, por la ruta N° 1, hacia el Norte. Iban en una camioneta con las inscripciones de Gendarmería, y quedaron desorientados tras volcar en un camino de tierra. Luego retuvieron a un productor ganadero, al que le robaron una camioneta Toyota Hilux, que quedó empantanada a un kilómetro. Siguieron a pie un tramo y Martín Lanatta prefirió separarse para poner fin a la novela de la fuga. Los otros dos se esfumaron, una fibra que ya ejercitaron en Ranchos hace 9 días y en San Carlos el jueves pasado. Después del mediodía comenzó a enrarecerse lo que era hasta ese momento la buena noticia de que Martín Lanatta estaba preso en un calabozo de la comisaría 5a de Cayastá. Desde el Ministerio de Seguridad se confirmó después que los otros dos prófugos también habían sido detenidos.

Luego, la página web fiscales.gov.ar (que depende de la Procuración General de la Nación) confirmó esa información. Aunque ninguna fuente oficial daba detalles sobre cómo habían sido apresados Cristian Lanatta y Schillaci se aseguraba que habían caído en manos de las fuerzas federales, algo que tuvo repercusión inmediata en todos los medios de comunicación. Incluso, a través de las redes sociales se plegó gran parte de la comunidad política, entre ellos el presidente Mauricio Macri. La cúpula del Ministerio de Seguridad, encabezada por Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco, decidió viajar a Santa Fe junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. También los seguirían jefes de las fuerzas federales. Cuando arribaron al aeropuerto de Sauce Viejo la versión de que los tres prófugos estaban presos se desvaneció de golpe. El ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, confirmó a sus pares que el único detenido era Martín Lanatta.

Desde el gobierno santafecino prefirieron salir a despegarse del nuevo desliz. El jefe de la policía de Santa Fe, Rafael Grau, y el ministro de Gobierno, Pablo Farías, confirmaron en la puerta de la comisaría de Cayastá lo que Pullaro le había trasladado a Bullrich. "Siempre sostuvimos que hubo un solo preso", ensayó Farías.

Bullrich lo blanqueó al caer la noche. En ese momento se tensó la relación entre el gobierno nacional y el de Santa Fe. Hubo pases de factura y recriminaciones mutuas, aunque después hubo intentos de distensión. Pero al final de la tarde, y mientras Schillaci y Cristian Lanatta seguían fugados, Bullrich no le quedó más remedio que blanquear el mal trago. Consideró que la información que circuló sobre la detención de los tres prófugos del penal de General Alvear se trató de una "pista falsa" que buscó perjudicar al Gobierno y darles tiempo a los prófugos.

"Esta pista falsa tiene que ver con estas conexiones y ramificaciones que tiene el delito en las estructuras políticas y judiciales", dijo Bullrich.

Desde el juzgado del juez federal Sergio Torres, quien está a cargo del caso desde el jueves pasado, afirmaron en un comunicado que "fueron funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Nación quienes informaron a la Justicia sobre la captura de los tres prófugos".

Para verVideos recomendados
Los Fabulosos Cadillacs - No Era para Vos

Los Fabulosos Cadillacs - No Era para Vos

La odisea de retirar compras del exterior en la Aduana: largas filas y mucha burocracia

La odisea de retirar compras del exterior en la Aduana: largas filas y mucha burocracia

Entrevista completa a Marcelo Araujo

Entrevista completa a Marcelo Araujo

Las críticas de Mirtha Legrand a Mauricio Macri, previas a su almuerzo en Casa Rosada

Las críticas de Mirtha Legrand a Mauricio Macri, previas a su almuerzo en Casa Rosada

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas