Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La cumbre de París puede ser la llave de la salvación... o haber llegado tarde

Jueves 21 de enero de 2016
PARA LA NACION
0

PARÍS.-Cuando las futuras generaciones escriban la historia de la humanidad en su vacilante lucha por reparar el sistema climático de la Tierra, 2015 tendrá su propio capítulo.

La naturaleza y la usualmente facciosa familia de las naciones conspiraron para convertirlo en un hito histórico: fue el más caluroso registrado en el planeta en su conjunto, y también fue el año en que durante un breve instante de unidad 195 países se comprometieron a reducir las emisiones de carbón que alimentan el calentamiento global.

El Acuerdo de París del 12 de diciembre puede ser la llave de nuestra salvación o terminar siendo "poco y tarde": todo depende de lo que ocurra a partir de ahora, y en eso coinciden tanto los expertos como los activistas.

"Lo más importante que debe decirse del acuerdo es que no salva el planeta, pero sí salva la posibilidad de salvarlo", dice Bill McKibben, fundador la organización de base 350.org e impulsor de un movimiento mundial de desinversión en empresas de combustibles fósiles.

Robert Stavins, director del Programa de Economía Medioambiental de Harvard, también se mostró cauto: "Sólo sabremos si fue un éxito en muchos años, tal vez décadas".

Más allá de lo que ocurra, todos concuerdan en que 2015 fue un año bisagra para la lucha contra el cambio climático.

"París realmente representa un cambio enorme en cuanto a la seriedad con la que se aborda el tema", dijo Alden Meyer, veterano analista del clima de la Unión de Científicos Comprometidos, que viene siguiendo los avances sobre este tema en las Naciones Unidas desde hace casi 30 años.

Los científicos informaron la semana pasada que el cambio climático ya habría demorado en unos 50.000 años la llegada de la próxima era de hielo.

Tal vez parezcan buenas noticias, pero es sobre todo una evidencia atronadora de hasta qué punto la actividad humana, en especial la combustión de fósiles, ha desbarajustado el termostato del planeta.

Y los expertos ya están a un paso de concluir que nuestro impacto en los sistemas bioquímicos de la Tierra ha sido tan masivo para justificar la inauguración de una nueva era geológica: el Antropoceno. La fecha inaugural del período Antropoceno, la "era del hombre", se ubicaría probablemente a mediados del siglo XX.

El director del Centro Internacional de Cambio Climático y Desarrollo de Dhaka, Saleemul Huq, dice que tanto en la política como en los negocios asoma "una mayor conciencia planetaria". En el informe anual sobre riesgos globales para la próxima década del Foro Económico Mundial, divulgado la semana pasada, unos 750 expertos pusieron "el fracaso en mitigar el cambio climático y en adaptarse" al tope de la lista, y por primera vez.

"Mitigar" implica reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y "adaptarse" se refiere a lidiar con las consecuencias del cambio climático. En tercera y cuarta posición en esa lista de riesgos están una "crisis de agua" y una "masiva migración involuntaria". En cuanto a los negocios, el fiel de la balanza de las inversiones se aleja de los combustibles fósiles hacia los renovables, según informó recientemente Bloomberg New Energy Finance.

A pesar del desplome del crudo y el gas, las inversiones en energías renovables alcanzaron durante 2015 los 329.000 millones de dólares, según Bloomberg, un nuevo récord.

El presidente Barack Obama le ha asestado un nuevo golpe a la industria carbonífera de Estados Unidos, ya acuciada por la bancarrota, al anunciar el congelamiento de nuevos permisos para abrir minas de carbón en tierras federales.

Pero si 2015 se convirtió en una divisoria de aguas es porque el debate dejó de ser tanto sobre la existencia o no del cambio climático y sus alcances, para pasar a discutir qué hacer para resolverlo.

"Tras años de concentrarnos en los problemas generados por el cambio climático, ahora vemos que aparecen soluciones globales para responder a esta crisis", dice Pascal Canfin, ex ministro del gobierno francés y nuevo director de la filial francesa del World Wild Fund. Pero tanto Canfin como muchos expertos recomiendan mucha prudencia ante el exceso de optimismo.

Traducción de Jaime Arrambide

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas