Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mozart y Salieri, enemigos íntimos

En Praga se halló una cantata firmada por los dos que se creía perdida

Sábado 23 de enero de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

Por azar. Así fue cómo el compositor y musicólogo alemán Timo Jouko Herrmann desenterró un valioso tesoro de la música clásica que se creía perdido: una composición de dos genios a los que la historia ha considerado enemigos, Mozart y Salieri. La pieza será interpretada en abril próximo en el Musikmesse de Fráncfort.

El hallazgo fue, concretamente, el de un ejemplar del libreto y la partitura de una cantata conmemorativa para voz y acompañamiento compuesta por ambos sobre versos de Lorenzo da Ponte, poeta de la corte imperial vienesa y autor del libreto de tres óperas de Mozart: Don Giovanni, Las bodas de Fígaro y Così fan tutte.

El autor del "descubrimiento", investigador de la obra de Salieri y quien se confiesa adorador de artistas locales como Martha Argerich y Daniel Baren-boim, contó ayer a LA NACIÓN, desde su residencia en Walldorf (Alemania), cómo vivió la afortunada proeza.

"Acudí a la biblioteca del Museo de la Música de Praga y empecé a ver el catálogo online en busca de una música de Cartellieri (que fue alumno de Salieri). Y, como estoy acostumbrado a ello, también tipeé el nombre de Salieri. Ahí apareció la cantata. Cualquiera pudo haberla encontrado. Cuando vi el título, no lo podía creer, sobre todo porque sabía que tanto el libreto como la música llevaban siglos perdidos. Alguna vez había pensado en cómo sería encontrar esta obra en particular."

La pieza, escrita en 1785, contiene 30 estrofas y está dedicada a Nancy Storace, famosa soprano inglesa de fines del siglo XVIII. Ese año, la cantante perdió súbitamente la voz durante el estreno de Gli sposi malcontenti, de su hermano Stephan Storace, y tardó meses en recuperarse, lo que obligó a posponer su participación como Ofelia en la ópera que preparaba Salieri, La grotta di Trofonio. Para celebrar su recuperación, Salieri y Mozart compusieron la cantata, en cuya creación también participó un tercer compositor, Cornetti.

La obra estaba registrada en el catálogo mozartiano desde 1937, con la referencia K.477a, aunque nunca se había encontrado un ejemplar de esta. Hasta que Timo Jouko Herrmann dio con ella.

La partitura incluye una reducción en dos pentagramas para voz y acompañamiento. La música de Mozart se compone de 36 compases, que comienzan con el verso "Quell' agnelletto candido".

Sobre el hecho de que no se supiese antes que la pieza se encontraba en el museo, Herrmann explica que la institución "empezó recientemente a digitalizar su catálogo, por lo que fue una coincidencia que yo la encontrara".

El musicólogo considera que, técnicamente, en esta obra "Salieri y Cornetti compusieron en un estilo pastoral, mientras que Mozart escribió una melodía de tipo marcial". El investigador adelanta que habrá un primer concierto para interpretarla en Salzburgo, en la Casa de Mozart, además del previsto en el museo, aunque la fecha exacta aún no ha sido concretada. También está prevista la grabación de un CD.

La aparición de este material supone una muestra concreta de colaboración entre Mozart y Salieri, a pesar de las versiones que dieron por válida, en muchas ocasiones, la especulación respecto de que había una rivalidad entre ellos. Así, el trabajo conjunto registrado en esta composición podría ser una evidencia del trato cercano que ambos habrían mantenido. Asimismo, de momento, no hay mayores indicios respecto de la relación de hostilidad que algunos han atribuido a los músicos, como fue el caso del director de la película Amadeus, Milos Forman, que reflejó esta visión en el famoso film.

Herrmann considera, según sus investigaciones, que "Mozart y Salieri se llevaban bien. Incluso, en 1791, estuvieron juntos en la representación de La flauta mágica y a Salieri le encantó la pieza y alabó mucho a Mozart".

El músico dice, de este último, que siempre ha sido uno de sus compositores favoritos.

Sobre Salieri, a quien estudia desde hace años, opina que fue "uno de los compositores más influyentes de fines del siglo XVIII y principios del XIX. El hecho de que Beethoven, Schubert, Liszt y otros como Meyerbeer acudieran a él para pedirle su consejo demuestra hasta qué punto estimaban su música y su filosofía en aquella época".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas