Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Calculan que llegaría a US$ 5000 millones el subsidio a las petroleras

El esquema que se aplica contempla para la producción local un precio más alto que el internacional; hoy el Gobierno debate con petroleras y el gremio

SEGUIR
LA NACION
Lunes 25 de enero de 2016
0

Mientras los usuarios tachan los días del calendario hasta que llegue el anuncio de un aumento de tarifas eléctricas, los petroleros sonríen. No es para menos: el Gobierno ha tomado la decisión de entregar en 2016 un subsidio de no menos de 5000 millones de dólares a las grandes petroleras. La cuenta es simple y surge de multiplicar la cantidad de barriles que se producen en el país por la diferencia que existe entre el precio internacional del crudo -que no deja de caer- y el precio mínimo que el Gobierno les aseguró a las empresas.

Éste será uno de los puntos de la discusión que retomarán hoy en el Ministerio del Interior el dueño de casa, Rogelio Frigerio, y los ministros Juan José Aranguren (Energía y Minería) y Jorge Triacca (Trabajo) con los directivos de Tecpetrol, PAE e YPF (principales productoras de Chubut), el gobernador Mario Das Neves y el secretario general del gremio de Petroleros Privados, Jorge Ávila.

El subsidio al precio interno fue una de las primeras medidas que tomó Aranguren. A fin de 2015, en los despachos de las principales compañías del sector había incertidumbre. La pregunta que todos se hacían era si el gobierno de Mauricio Macri iba a mantener el modelo kirchnerista: despegar el precio interno de lo que sucede en el mundo. Desde hace años, la cotización del crudo está lejos de lo que sucede en las grandes pizarras globales. Cuando el crudo tocó los 150 dólares por barril, a mediados de 2008, en la Argentina se comercializaba muy por debajo. Pero con la caída del precio y con la estatización de YPF -y la necesidad de mejorar sus números-, la cuenta se invirtió: el valor de referencia interno está muy por encima de lo que sucede en el planeta y la diferencia la pone el fisco.

Aranguren decidió mantener aquel esquema. Por estos días, el precio es el menor en 12 años y estuvo por debajo de 30 dólares por barril. Pero a los petroleros argentinos semejante caída no los asusta: acá se les pagan 67 dólares por el crudo liviano, que es de mejor calidad, y 55 dólares por el pesado, de menor calidad.

Semejante favor no es gratis. Dependiendo del precio internacional del petróleo, el cheque que confeccionará Aranguren podría ir de 5000 a 7000 millones de dólares en el año.

Según cálculos hechos por LA NACION sobre la base de datos de la Secretaría de Energía, en 2015 el precio internacional del crudo a procesar fue de alrededor de US$ 12.000 millones. Sin embargo, si las empresas hubieran tenido que regirse por el mercado internacional habrían facturado por la misma mercancía US$ 8800 millones. La diferencia (US$ 3200 millones) fue una transferencia directa a las petroleras. Así, la Argentina es uno de los pocos países del mundo en los que la nafta sube cuando el precio del petróleo se desploma.

De un valor más cercano a los 75 dólares, Aranguren lo colocó en 67. La cotización siguió para abajo y la diferencia aumentó.

Si se toman en cuenta las previsiones para este año, la Argentina extrae para refinación alrededor de 484.000 barriles. El Gobierno les asegura a las petroleras 67,80 dólares por barril. Si se da el pronóstico del ministerio, el petróleo cotizaría, en promedio este año, a 38,50 dólares. Así las cosas, Aranguren debería entregar de subsidio 29,28 dólares por barril, lo que significa por mes un valor cercano a los 432,23 millones de dólares y de 5156 millones por año. Sólo para graficar, con ese dinero se podría pagar tres veces la sentencia que los fondos buitre tienen a su favor en Nueva York.

Si el precio en el país fuera de US$ 55 por barril, como se paga la variedad pesada, el peso de la transferencia a las petroleras bajaría a cerca de US$ 2900 millones. De mantenerse los valores actuales, el subsidio podría rondar los 6000 millones.

Varias compañías que no están integradas y que sólo refinan combustibles con el crudo que compran -como Refinor o la neuquina Más Energía- están al borde la quiebra. Entre esas dos tienen el 2% de la refinación del país. Con este régimen han quedado fuera del sistema. Las petroleras, que les deberían vender el crudo para refinar, les piden lo mismo que les paga el Estado, es decir, 67 dólares. Pero cuando terminan el producto y lo quieren colocar en sus bocas de expendio, sacan a relucir el precio internacional de casi la mitad. La cuenta anota todas pérdidas. Refinor, que tiene un pequeña red de estaciones de servicio, está algo mejor. Más Energía, en el corazón de Vaca Muerta y sólo refinadora, está por cerrar sus puertas.

Las empresas pequeñas hicieron sus cuentas. Dicen que con menos del 10% de lo que el Gobierno transfiere a las petroleras por mantener un precio del barril de ficción se arreglaría el problema. Del otro lado, dicen, aún hay silencio. A esto se suma el reclamo de los trabajadores. Acostumbrados a sueldos con varios ceros, se han puesto en pie de guerra, especialmente en Chubut. Las empresas argumentan que el precio del crudo que reciben sólo se paga para los barriles que se destinan al mercado interno. El resto, a precios internacionales.

Así las cosas, muchos pozos petroleros estarían cerca de salir de explotación, ya que son rentables a otros valores, no a los actuales. Con un precio de 30 dólares ya no es negocio explotar varios pozos. Los gremialistas dicen que con lo que ganan en el mercado interno pueden mantener los puestos de trabajo. Los petroleros miran para otro lado y Aranguren dice que la cuestión se resuelve si todos ceden algo.

En esta nota:
Para verVideos recomendados
El momento en que un atacante detona una bomba en Estambul

El momento en que un atacante detona una bomba en Estambul

¿Cómo invertir en oro?

¿Cómo invertir en oro?

Objetos secuestrados a José López

Objetos secuestrados a José López

Síntesis de noticias

Síntesis de noticias

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas