Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Daniel Angelici: el operador sigiloso de Macri que gana cada vez más influencia

Es el presidente de Boca, pero sus intervenciones van más allá del fútbol: oficia de intermediario en la Justicia, mantiene nexos en Inteligencia y es el asesor oficial en temas relacionados con el juego

SEGUIR
LA NACION
Martes 26 de enero de 2016
El presidente del club Boca Juniors, Daniel Angelici
El presidente del club Boca Juniors, Daniel Angelici.
0

Mauricio Macri ya había tomado una de las decisiones más polémicas del primer mes de mandato: nombrar a Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti como jueces de la Corte Suprema mediante un decreto. Consciente de la controversia que traería la medida, citó a la Casa Rosada al ministro de Justicia, Germán Garavano, para notificarlo de la existencia del decreto y solicitarle que oficiara de vocero. Cuando Garavano ingresó al despacho presidencial se encontró con un invitado inesperado: Daniel Angelici.

La escena sirve para destacar la ascendente influencia de Angelici sobre Macri. Personaje destacado de la nueva estructura de poder, el presidente del club Boca Juniors tiene una cualidad casi única en el mundo Pro: es resistido y respetado en partes iguales, pero su presencia no resulta indiferente para nadie.

Según el interlocutor de turno, se trata de un ministro sin cartera o un operador más. Lo cierto es que la llegada de Macri a la Casa de Gobierno potenció las áreas de dominio de Angelici. "El Tano", como le dicen todos, se mueve con naturalidad en el grupo más cercano al jefe del Estado. Su voz es una referencia para el Presidente.

Ya nadie le presenta batalla, según reconocieron con resignación tres fuentes de dos ministerios nacionales que pidieron reserva de nombre para evitar consecuencias. "Quizás Pepín [Fabián Rodríguez Simón] y en algún punto Garavano. Pero ya no es como cuando estaba sólo en la ciudad, la gente antes de enfrentarlo se corre", dijo a LA NACION un encumbrado funcionario con acceso directo a los despachos más exclusivos de la Casa de Gobierno.

La Justicia, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), la Inspección General de Justicia, el juego, el fútbol... Angelici amplió su radio de acción. A partir del 10 de diciembre, sumó nuevas responsabilidades.

Una de las más importantes es la relación con los jueces federales. "La relación con Comodoro Py es del Tano", confiaron a LA NACION fuentes oficiales.

Según explicó uno de los hombres con acceso al despacho presidencial, Angelici "está cumpliendo" el rol que le encomendó el jefe del Estado. Pero, al mismo tiempo, relativizó su poder de fuego. "No es Javier Fernández [el operador kirchnerista ante el Poder Judicial]", sostuvo el integrante del gabinete nacional.

Angelici mantiene una relación fluida con algunos magistrados, como María Servini de Cubría y Ariel Lijo; y con fiscales como Carlos Stornelli (es además dirigente de Boca), Raúl Pleé y Gerardo Pollicita, entre otros. El listado de los interlocutores del Gobierno ante la justicia federal también incluye a Garavano, Guillermo Montenegro -embajador ante Uruguay- y el radical Ernesto Sanz.

El objetivo del presidente de Boca, que nació en Villa Soldati y militó en la UCR de Pompeya desde 1983, es repetir el esquema que logró en la ciudad, donde su poder es amplísimo. La red de Angelici en el distrito porteño alcanza el Ministerio de Justicia y Seguridad, a cargo de Martín Ocampo, hombre de su confianza, y el Consejo de la Magistratura, en el que cuenta con Enzo Pagani, su presidente, además de compartir la cúpula del club Boca Juniors.

Desde hace un tiempo Angelici busca replicar esa autoridad a nivel nacional, aunque por el momento con suerte dispar. Por ejemplo, nunca logró torcer la voluntad de los jueces en las causas que involucraron a Macri. Pese a los magros resultados que obtuvo hasta ahora, Angelici apuesta al futuro.

Para eso trabaja junto con su amigo Darío Richarte -número dos de la SIDE en tiempos de la Alianza y vicepresidente tercero de Boca-, quien con Diego Pirota tiene uno de los estudios de abogados más requeridos por el poder por su capacidad de lobby en Comodoro Py. Defendieron, por ejemplo, al ex vicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone. Richarte y Pirota desde hace meses "se publicitan" en Tribunales como el nexo con el Poder Ejecutivo.

Esto le valió la queja de una de las principales socias de Cambiemos, Elisa Carrió. "[Angelici] se está reuniendo con jueces y fiscales y esto Macri lo tiene que ver. No se puede permitir que vaya a operar", dijo la diputada nacional de la Coalición Cívica.

Angelici, que es empresario del juego, también cuenta con otro "soldado" fundamental para ilusionarse con más poder. Se trata de Juan Bautista Mahiques -hijo del ministro de Justicia bonaerense-, representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura.

Un organismo que Angelici siempre se fijó como un objetivo fue la AFI. Incluso, según pudo saber LA NACION, se habría ofrecido para conducir "La Casa", como se conoce a la ex SIDE. Finalmente, Macri se inclinó por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, el señor 5 y la señora 8 de la casa de los espías.

Majdalani es uno de los nexos de Angelici con "La Casa", aunque "la Turca", como conocen todos a Majdalani, también tiene relación con el número dos de la inteligencia durante la década kirchnerista, Francisco Larcher. Otro es Juan José Galea, quien quedó como director de Finanzas del organismo. Para completar el círculo, Galea es cercano a Richarte, otro de los que aún mantiene injerencia en la AFI.

Ahí también aparece Sebastián De Stefano, ex presidente del Consejo de la Magistratura de la ciudad, del grupo más cercano de Angelici, que pasó a trabajar en la AFI con Majdalani.

Con Arribas la relación llega por el mundo del fútbol. Es que el máximo responsable de los espías es uno de los protagonistas centrales detrás de la cuestionada triangulación para transferir al delantero de Boca Jonathan Calleri.

La última incursión de Angelici fue en la IGJ. El flamante mandamás del organismo, Sergio Brodsky, abogado especialista en sociedades, se desempeñaba como subsecretario académico de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y es un hombre de confianza del presidente xeneize.

El señor fútbol

En poco tiempo Angelici se convirtió en un actor clave en el tablero del fútbol argentino. Desarrolló una capacidad para acomodarse que asombra.

En la pelea por la herencia del sillón que ocupó durante más de tres décadas Julio Grondona, apoyó a Luis Segura, cuando su máximo referente, el presidente Macri, se expresó públicamente en favor de Marcelo Tinelli. Pero la dilatada elección en la AFA podría desencadenar una sorpresa: la llegada de Angelici a la presidencia de la sede de la calle Viamonte. Él lo desmiente.

Otra de las áreas de poder que Angelici sabe administrar es la industria del juego. Como dueño de cuatro bingos que explotan máquinas tragamonedas usó ese trampolín de dinero para meterse en la política.

Para el macrismo es clave su postura en este tema, aunque ya tomaron los recaudos necesarios para que su influencia no cambie los planes de Macri: frenar el crecimiento del juego, sin afectar los pactos ya establecidos.

Las designaciones ya generaron el primer roce con María Eugenia Vidal. "El Tano" intentó imponer en el Instituto del Juego bonaerense a un hombre de su confianza, pero no lo logró. En ese lugar, finalmente, desembarcó Melitón López, compañero de facultad de la gobernadora, pero que también está ligado a Angelici. Es que López es representante de jugadores de fútbol y compartió viajes a Europa con el dirigente boquense.

LA NACION intentó comunicarse en repetidas oportunidades con Angelici, pero éste nunca respondió las llamadas telefónicas ni los mensajes.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas