Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Chau a los hoteles clásicos: la alternativa es alojarse en contacto con la naturaleza

En los lugares de veraneo hay opciones de alojamiento que nos permiten vivir experiencias completamente nuevas. El concepto es el glamping, que sintetiza un servicio de hotelería de alto nivel en un entorno ciento por ciento natural.

Jueves 28 de enero de 2016 • 00:44
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Pueden ser tiendas de campaña, contenedores, cabins, domos, cuevas ambientadas e incluso casas en los árboles. En todo el mundo, la experiencia del glamping se está extendiendo y suma versatilidad y adeptos. No está pensada para alguien que sólo desea disfrutar del paisaje, sino que sube un escalón y tiene todo lo que espera un visitante que necesita pasar unos días de profunda conexión con la naturaleza. En ese sentido, estos espacios son un refugio. Simples, bien diseñados y emplazados en medio del bosque o la playa, tienen además elementos de confort y decoración para que ningún huésped extrañe su hogar o un hotel convencional. Otra de sus cualidades es que sostienen principios ecológicos. Por eso utilizan materiales nobles, la basura se recicla, se cocina preferentemente con leña y se minimiza el consumo de electricidad.

En las Cataratas del Iguazú o en las Playas de Pinamar

En la Argentina hay opciones muy atractivas, desde unas eco-cabinas en las Cataratas de Iguazú hasta increíbles domos con paneles transparentes en parques nacionales o reservas. Cerca del mar también hay posibilidades de vivir esta experiencia. Pionero y con cualidades distintivas, el proyecto Alterra ofrece una propuesta especial para los fanáticos de Pinamar y para quienes la visitan ocasionalmente. Llevaron contenedores desde el puerto de Buenos Aires y los adaptaron para ofrecer un alojamiento sustentable y vinculado con la naturaleza que tiene el sello del arquitecto Clorindo Testa, diseñador de la galería de arte Alterra, que se encuentra en la planta baja. Enlazados a ella también hay ateliers, como otra opción de alojamiento para los huéspedes.

La diseñadora Silvana Spina es titular de Alterra junto con su hermana Fabiana y los hijos de ambas, Lucio y Martina. Ella explica que tienen una estrategia minimalista sin restringir el confort, para que el pasajero viva una estadía natural. "Todo está pensado para que el huésped pueda estar en medio del bosque disfrutando de la tecnología y los servicios del siglo XXI", dice. Además de los servicios básicos de hotelería, en el deck de cada contenedor hay parrilla, tienen wifi, pileta climatizada y estacionamiento dentro del predio. Uno de sus grandes atractivos es la galería de arte, que reúne una pequeña colección de obras de artistas contemporáneos y se dicta un taller de pintura para niños.

El eje de Alterra es la sustentabilidad, por eso también les enseñan a los visitantes a reciclar y reutilizar los residuos. Con el mismo fin, el diseño abunda en ventanas y claraboyas, para aprovechar la luz natural y la leña se recoge en los 3000 m2 de bosque que posee el predio. Además tienen una huerta orgánica que provee especias aromáticas para condimentar las comidas y plantas de ginkgo biloba, para preparar exquisitos tés. "Acá no hay ostentación, nadie se siente presionado a sobresalir y cada visitante descubre el placer de ser él mismo en su tiempo libre", cuenta Silvana.

En su cuarto verano siguen esmerándose para que la atención sea personalizada, por eso reciben a un máximo de 24 personas.

Dónde: Alterra Martín Pescador 1485, Pinamar Teléfono: (02254) 15-444181

Precios: La tarifa en contenedores para dos personas es de 11.000 pesos la semana. También hay opciones para tres y para cuatro pasajeros. Mientras que en un atelier, la tarifa para dos personas es de 9000 pesos la semana.

Al otro lado del río

En la costa uruguaya también se encuentran alojamientos concebidos dentro de esta propuesta. Alejandra Dellepiane es propietaria de Containers Design Loft, en José Ignacio, en el departamento de Maldonado. Su padre, el arquitecto Nicolas Dellepiane, la acompañó en la creación del concepto. "La gente que nos visita elige los containers porque es una experiencia diferente, en un espacio donde la creatividad se mezcla con el diseño", cuenta. Al igual que Aleterra, CDL apela a un turismo activo y responsable con el medio ambiente.

Con contenedores reciclados construyeron departamentos de 50m2 que tienen un deck privado de dimensiones similares, habitación en suite, aire acondicionado, wifi y TV por cable. Para decorarlos, escogieron muebles de los años cincuenta y los restauraron, con el propósito de sumarle elegancia y calidez a la impronta industrial.

Alejandra considera que, para los visitantes, el encanto de CDL es que pueden pasar unos días en un ambiente bello pero muy distinto al lugar donde viven. "Además les resulta mágico el jardín, que tiene plantas y flores autóctonas, una huerta de hierbas aromáticas y un fogón central donde pueden escuchar el ruido del agua de la cascada y apreciar las flores acuáticas", cuenta. También hay un asador y una gran mesa con pérgola. Los anfitriones recomiendan los paseos a caballo o en bicicleta para disfrutar de la belleza natural característica de José Ignacio. "Quienes nos visitan desde hace cinco años, cuando inauguramos el espacio, valoran el servicio y también destacan que estamos disponibles para resolver sus inquietudes y sugerirles actividades", dice Alejandra.

Dónde:Container Design Lofts: América Latina y Las focas José Ignacio, Uruguay (00598) 9442-2598

Precios: La tarifa por noche durante enero es de 200 dólares, en diciembre y febrero es de 150 y, durante el año, 120.

Entre tiendas de campaña y cabañas

También en Uruguay podemos encontrar al complejo Pueblo Barrancas, en La Pedrera. Se diferencia de los dos anteriores porque ofrece alojamiento en tiendas de campaña armadas en un deck montado sobre pilotes, en medio del bosque. El diseño del espacio prioriza el silencio y el descanso, ya que estas espaciosas carpas estructurales permiten escuchar los sonidos de las aves por la mañana y de los grillos y las ranas que musicalizan la noche. La cama está cubierta por un dosel con mosquitero, que se adapta perfectamente al clima sofisticado pero natural de la propuesta. Para que los huéspedes puedan dormir la siesta al aire libre, cuentan con hamacas en la intimidad del deck.

Otra opción para alojarse en el complejo son las cabañas con techo de paja, muy atractivas por la belleza de su diseño y por la privacidad que brinda la distancia que hay entre las unidades.

Entre sus servicios ofrece desayuno, seguridad las 24 horas, minibar, lavandería y wifi en Pueblo Bar.

Para conocer y disfrutar de estas nuevas opciones en alojamiento, lo único que hace falta es concentrarse en lo esencial, aquello que tiene impacto en la vida, sumar las comodidades que sean necesarias y desprenderse de todo lo demás. Desde ese estado de pureza, la conexión con la naturaleza se vuelve trascendental.

Dónde:Pueblo Barrancas Ruta 10 - Km 227,5 San Sebastián de la Pedrera, Uruguay Teléfono: (00598) 4479-2236

Precios: En temporada alta la tarifa diaria, en base doble cuesta 130 dólares y la estadía mínima es de 2 noches. La tarifa incluye desayuno, ropa blanca, toallas y servicio de mucama.

Los precios y las comodidades varían, pero hay más propuestas para elegir en distintos destinos de la Argentina y de la costa uruguaya. Dos alternativas para consultar: glampinghub.comy www.glamping.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas