Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Investigan si la Gendarmería reprimió con balas una murga

Vecinos de la villa 1-11-14 difundieron un video del episodio y fotos de los lesionados por los disparos; el Ministerio de Seguridad niega el incidente

Martes 02 de febrero de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

La primera información, difundida por fuentes oficiales y por la Gendarmería, dio cuenta de que dos uniformados habían sido heridos a balazos en la villa 1-11-14 en medio de un operativo para secuestrar automóviles robados que estaban dentro del asentamiento del Bajo Flores. Pero un video que se viralizó en las redes sociales dio cuenta de una situación muy distinta: en medio de la oscuridad, gritos de chicos y el tronar de los disparos, el eventual registro de una aún inexplicable represión a una murga integrada por hombres y mujeres, adultos y niños, que ensayaba para el próximo carnaval.

La Justicia investiga al personal de la fuerza federal de seguridad por haber abierto fuego con armas de posta de goma y, eventualmente, con pistolas de dotación. Intentan develar si aquel operativo y la represión ocurrieron al mismo tiempo y si están relacionados. Así lo informaron fuentes de la Procuración General de la Nación. Los voceros consultados sostuvieron a LA NACION que la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) y el Programa de Acceso a la Justicia (Atajo) ya recibieron tres testimonios -dos de ellos, de eventuales víctimas- que "detallaron que la Gendarmería avanzó sobre los vecinos y disparó en una zona donde había niños y adolescentes".

Anoche, fuentes del Ministerio de Seguridad afirmaron a LA NACION que los únicos heridos la noche del viernes en la 1-11-14 fueron los dos gendarmes, a los que la jefa de la cartera, Patricia Bullrich, visitó el domingo en su lugar de internación. Negaron, incluso, que hubiese habido una murga ensayando cuando los gendarmes entraron en la villa.

La Procuvin, en cambio, sostuvo: Hasta el momento no hay elementos que indiquen que las personas agredidas tuvieran armas, ni que los gendarmes hayan sido heridos en el contexto de la represión denunciada ante el Ministerio Público Fiscal".

El hecho ocurrió el viernes pasado, poco después de las 21. Ayer, las víctimas y vecinos de la villa se movilizaron para protestar contra la violencia de las fuerzas de seguridad.

LA NACION consultó en el Ministerio de Seguridad si se había iniciado una investigación interna sobre la acción de los gendarmes, pero no hubo una respuesta sobre el tema. Voceros de la cartera agregaron que la Subsecretaría de Atención Ciudadana "recogerá testimonios en el lugar y después presentará un informe".

La Gendarmería difundió un comunicado de prensa donde se informó que la ministra Bullrich y el jefe de la fuerza, comandante general Gerardo José Otero, habían visitado a los dos gendarmes heridos en el Complejo Médico Churruca-Visca, de la Policía Federal.

"El cabo Gabriel Baspineiro sufrió una herida de arma de fuego con orificio de entrada, sin salida, en el miembro superior izquierdo, mientras que el sargento Ezequiel Cardozo sufrió una herida de arma de fuego en la pierna derecha, con fractura expuesta de tibia", se explicó.

Según el parte de prensa oficial, "los gendarmes pertenecientes al Operativo Cinturón Sur de la Gendarmería Nacional realizaban el operativo en el pasaje sin nombre entre las calles Charrúa y Bonorino cuando fueron agredidos con palos, piedras y disparos". Del operativo también participó la Policía Federal.

La versión del barrio

Pero los vecinos y organizaciones sociales denunciaron que hubo una brutal represión. Difundieron fotos donde se pueden observar las heridas que sufrieron chicos y otros integrantes de la murga Los Auténticos Reyes del Ritmo.

"Pasadas las nueve de la noche, estábamos con los pibes y las pibas de la murga ensayando sobre la calle Bonorino cuando vimos que venía hacia nosotros un patrullero de Gendarmería, por la calle Charrúa. Al llegar adonde estábamos les pedimos por favor que esperaran un ratito y, luego, si podía salir hacia atrás, porque no se podía pasar por ahí, ya que había muchos chicos y chicas bailando. Pero no alcanzó con decirles por favor... Avanzaron, sin importarles que hubiera menores. Y así fue como lastimaron a los dos primeros nenes, rozándolos con el coche, mientras pasaban de prepo por el medio", dijo el director de la murga, Gustavo González, en el Facebook de la revista La Garganta Poderosa.

Después, según los vecinos, comenzaron los disparos con postas de goma, donde también resultó herido González. "Acá no hubo guerra ni allanamiento, desde ya, pero utilizan impunemente esa versión para no hablar de la verdadera represión que sufrió nuestra murga, nuestro barrio, nuestra gente. Y como de costumbre, para tapar el impresentable accionar de estas fuerzas de seguridad, que se repite cada dos por tres, sin pagar ningún costo ni rendir ninguna explicación, porque los ampara el silencio", agregó González.

Agregó que hay dos heridos internados en el hospital Piñero. "Un niño fue gravemente herido por una bala de goma en la cabeza y una señora recibió otro balazo de plomo. Pero además, hubo un chico de 8 años que recibió un balazo de goma en la cabeza y se salvó de perder el ojo sólo porque tuvo un Dios aparte. No había uno, había decenas bailando, alrededor de 80 pibes y pibas de dos años en adelante. Y más chiquitos también, porque hay madres que vienen con sus bebes", explicó.

Ese chico herido se llama Ariel. Ayer participó de la marcha para protestar por la represión. Según publicó La Garganta Poderosa, el chico se cruzó a un gendarme y le preguntó "¿Por qué me tiraron a mí, que tengo 8 años, nada más?"; el uniformado le respondió: "Tomátelas, pendejo, la próxima te reventamos la cabeza".

Víctima de los tiros en la noche del viernes

Vecino de la 1-11-14

El chico, de 8 años, recibió dos impactos de postas de goma, uno sobre la ceja derecha y otro en la pierna derecha.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas