Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El rápido derrumbe del cristinismo

LA NACION
SEGUIR
Joaquín Morales Solá
Domingo 07 de febrero de 2016

Si hay alguien parecido a un jefe en el peronismo es el senador Miguel Pichetto. Si hay un referente político que sobresale por encima de cualquier otro es el ex gobernador de San Juan José Luis Gioja. Entre esos dos hombres se reparten cuotas de poder (pequeñas, a veces) dentro de un peronismo que implosionó mucho antes de lo previsto. La estampida peronista no es obra de Mauricio Macri, sino de Cristina Kirchner y su tenaz convencimiento de que no fue derrotada. No se sabe si ella instiga la idea nodal del cristinismo puro, pero éste parece ya cansado (menos de dos meses después) de estar fuera del poder. ¿La solución? Simple: hay que terminar cuanto antes con el gobierno de Macri para que Cristina vuelva al poder. Ese propósito, entre otros, está convirtiendo al cristinismo en un pequeño grupo teóricamente insurreccional, que se agota en la defensa de pobres causas y en la protesta callejera.

El peronismo es un partido de poder que nació en el poder. Su ideología es el poder. Ningún dirigente peronista que se precie desdeña el proyecto de regresar al gobierno si no lo tiene. Ése es el primer obstáculo con el que tropezó Cristina Kirchner. Gran parte del peronismo (un 70%, dicen algunos) sabe que ella no es una esperanza de poder. "No vuelve", aseguran con pasmosa frialdad. "¿Qué ex presidente volvió?", se preguntan. Roca, a principios del siglo XIX, en la época dorada de la Argentina, e Yrigoyen y Perón, ya convertidos en mitos más que en políticos. Sólo ellos tres en 200 años de historia. Cristina no será la cuarta excepción. Están seguros de eso.

No sólo la condena la historia, sino también su propia estrategia actual. Mando y ordeno. No ha cambiado absolutamente nada desde que se fue de la Casa de Gobierno. Ya no está para esos lujos. Los peronistas saben leer los resultados electorales. Cristina lideró cuatro elecciones nacionales y perdió tres. La de 2009, la de 2013 y la de 2015. "Es hora de cambiar la estrategia o no volveremos más al poder", dice uno de los diputados que rompió el bloque kirchnerista. Nadie imaginó nunca que ese bloque se quebraría antes de empezar las sesiones ordinarias del Congreso, antes, incluso, de ver cómo actuaba cada uno dentro de la cámara. Les bastó observar y escuchar a los cristinistas fuera del recinto parlamentario.

La llegada de un opositor al Gobierno dejó al cristinismo desnudo. No hay nadie en el poder para maquillar la pésima condición de la gestión que se fue. Muchos que creyeron perdieron la fe. Muchos que no creían perdieron el atractivo que significaba Cristina en el poder. Algunos se sorprendieron cuando se enteraron de que Julio De Vido les construía cunetas a los intendentes del conurbano cercanos a él. ¿Cómo? ¿Acaso él no estaba para construir rutas, autopistas y drenajes fluviales? No. La misión de De Vido, ahora oportuno diputado, se consumía en cunetas y en otras obras inacabadas. No hay mística ni pergaminos en esa historia.

A veces suceden pequeñas cosas que abren un camino. Ocurrió con los díscolos que se fueron del bloque. "Aquí la política no tiene espacio", comentaron entre ellos cuando vieron lo que pasó con la diputada kirchnerista María Emilia Soria, hija del ex gobernador peronista de Río Negro Carlos Soria, que murió por un tiro preciso que le disparó su esposa. La diputada se acercó en el recinto a Elisa Carrió para saludarla. "Fue amiga de mi papá", explicó luego, mientras recibía silbidos y abucheos de La Cámpora. El fanatismo no sabe de política ni de sentimientos.

La política deja de existir, en efecto, cuando se la concibe con la lógica de un ejército en guerra. Leales y traidores. Amigos y enemigos. El verticalismo como un método fundamental de la conducción. Un ex funcionario en la Anses del actual diputado Diego Bossio (la cara más conocida de los rupturistas) divulgó por Internet el número del celular de Bossio. Aquel ex funcionario es ahora un militante enceguecido de La Cámpora. Bossio debió cambiar de número telefónico, cansado de que le llovieran mensajes diciéndole traidor. Nada cambió. Son Carlos Zannini y Oscar Parrilli los que hacen la misma tarea que hacían en el gobierno: llaman y aprietan a los diputados. Parrilli lo llamó a Bossio. Bossio no estaba.

"Yo sigo la línea de Pichetto", es la respuesta más habitual entre los "peronistas racionales", como ellos mismos se llaman. "Yo hablo con Gioja", dicen otros; Gioja sólo evalúa el momento para pasarse al bloque disidente. El cristinismo alucinado reprochó a los rupturistas que se fueran para darle quórum a Macri. "¿Cómo? ¿Ni siquiera iban a darle quórum al Gobierno? ¿Ésa es una estrategia de poder?", replicaron. Macri lo tendrá y ésa es la mejor noticia que recibió. Pero entre esos rupturistas hay críticas a Macri: el sinceramiento económico debió hacerse con un ritmo más pausado, el Gobierno no le da importancia a la inflación, hay cierta persecución en el Estado, apuntan. No son oficialistas, pero son astutos: no es político enfrentarse furiosamente a un presidente que tiene el 71% de aceptación, según mediciones que se hicieron después del anuncio del aumento de las tarifas eléctricas.

Más que la ruptura de los diputados o la actitud independiente del cristinismo por parte de Pichetto, lo que importan son los respaldos que tienen: detrás de ellos están gran parte de los gobernadores peronistas, dirigentes gremiales y casi todo el peronismo clásico. Entre negociar la gobernabilidad de Macri y el suicidio, eligieron lo primero. Por algo los gobernadores figuran entre las cuatro prioridades del Presidente. Los gobernadores están después del conflicto con los holdouts y antes de las paritarias y la inflación. El acuerdo completo con los holdouts es la primera prioridad, por dos razones: Macri no quiere decepcionar la esperanza de los sectores internacionales de poder y necesita del acuerdo para que el país pueda acceder a créditos que amortigüen los efectos del ajuste de la economía. Debería darle más importancia a la inflación. Su futura popularidad depende del precio de las cosas.

"La Cámpora se agota en gritarle a Macri desde una plaza pública", desprecia un peronista que se fue con Pichetto. Otras causas tampoco lo motivan; por ejemplo, la defensa a sangre y fuego del despacho de Máximo Kirchner. Los camporistas ya no distinguen entre la política y el ridículo; parecen refugiados sirios en busca de un lugar opulento para un dirigente sin trayectoria. Tampoco están de acuerdo en hacer de Milagro Sala una mártir del cristinismo perseguido. El caso Sala, no obstante, merece una lectura seria.

La dirigente de la Tupac Amaru es una mujer prepotente que construyó en Jujuy un Estado paralelo, al que querían desarmar macristas, radicales y peronistas. Los peronistas, sobre todo. Están perdiendo la oportunidad de hacer bien las cosas. Es cierto que en su momento Sala suplantó la misión que el Estado no cumplió frente al conflicto social. Lo hizo con métodos autoritarios y disponiendo arbitrariamente de los recursos públicos. Sin embargo, no es admisible que haya sido puesta presa primero y que luego se le hayan abierto varias causas, la de asociación ilícita entre otras.

Está en prisión hace 20 días. El proceso de un juicio justo debió ser al revés: primero debieron investigarla, luego acopiar pruebas, después llamarla a ejercer el derecho a su defensa y al final, si cabía, detenerla. Los seguidores de Sala culpan al gobernador Gerardo Morales y éste dice que es una decisión de los jueces. Los dos deben tener algo de razón, porque Milagro Sala no dejó odio por sembrar en Jujuy. Pero ni el odio ni la sospecha son razones para negarle la libertad a un argentino.

En esta nota:
Para verVideos recomendados
El argumento de La salvación de Solo y Juan

El argumento de La salvación de Solo y Juan

La ausencia de Sergio Rotman

La ausencia de Sergio Rotman

Florián y Astor, segunda generación de Cadillacs

Florián y Astor, segunda generación de Cadillacs

De no creer: La guerra secreta del Papa y Macri

De no creer: La guerra secreta del Papa y Macri

Te puede interesar