Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asexuales: los que viven sin sentir la necesidad de tener encuentros íntimos

Cada vez más personas de todas las edades admiten que una pareja puede atraerlas afectiva pero no sexualmente; aspiran a ser reconocidos como una nueva orientación

Lunes 15 de febrero de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION

Dicen que quieren y pueden vivir sin sexo. Son los integrantes de la comunidad a la que autodenominan "el cuarto sexo". Defienden que lo suyo no es un trastorno ni una práctica de celibato, sino una forma de ser. No se definen como heterosexuales, ni homosexuales, ni bisexuales. Aspiran al reconocimiento de una nueva orientación sexual: la asexualidad, es decir, personas que no sienten atracción íntima por otros individuos.

En la Argentina cobran visibilidad por las redes sociales, desde las que informan sobre su condición y planean actividades para la integración de los miembros de esta comunidad. Por ejemplo, el grupo de Facebook "Yo También Soy Asexual", que cuenta con algo más de 300 seguidores. No buscan tanto que la sociedad los deje de ver como "bichos raros", sino principalmente que aquellos que comparten la falta de interés sexual en otras personas vean que hay mucha gente como ellos y se sientan libres para desechar el sexo.

"Tengo 50 años y nunca necesité del sexo como parte de mi vida. Durante mi juventud, nunca sentí interés de buscar pibes para pasarla bien. Cuando nos juntábamos con los grupos de amigos de entre 18 y 20 años, yo era la única que terminaba comiendo pizza mientras ellos tenían intimidad", relató María López, una kinesióloga residente en el barrio de Palermo.

La mujer fue tajante al asegurar que la falta de atracción y de deseo de sexo no corresponde a una incapacidad física o un desorden psicológico. "Es una orientación sexual", comentó, tras confiar que a los 25 años aceptó su condición para estar "más tranquila" ante la presión de la sociedad, que la obligaba a buscar un chico para intimar.

La mayoría de los "asexuales" evitan ir a boliches para no ser abordados por personas que buscan al menos robarles un beso; más bien optan por otro tipo de entretenimientos: ir al parque con amigos cercanos, leer, ver televisión, comer o simplemente escuchar música. No se definen como personas aburridas, dicen no ser antisociales y algunos aclaran que pueden sentir otro tipo de atracción, como la afectiva o la intelectual.

Negro, gris, blanco y lila, los colores elegidos
Negro, gris, blanco y lila, los colores elegidos.

Una organización muy activa en redes sociales es AVEN (Asexual Visibility and Education Network), que inicialmente distinguió que, dentro de los asexuales, existen dos grupos: los que sienten atracción romántica pero no sexual y los que no sienten ninguna de las dos.

Dentro del grupo de quienes sienten atracción romántica, reconocen tres orientaciones: "heterorrománticos", que pueden sentir una atracción amorosa hacia personas de otro sexo; "homorrománticos", cuando la atracción romántica es hacia personas del mismo sexo, y "birrománticos", aquellos que se sienten atraídos independientemente del sexo del otro.

Según un estudio realizado entre 18.000 personas por la Universidad de Brock (Ontario, Canadá), el 1% de la población mundial pertenece a los asexuales. En la Argentina, el porcentaje estimado es similar. La edad promedio del autorreconocimiento, según el relevamiento, es a los 18 años. Y un 62% de los encuestados que aseguraron ser asexuales fueron mujeres.

Daniela Potterísima, de 23 años, señaló que poco a poco más personas van descubriendo que encajan con este grupo. Ella aceptó que era asexual hace tres años, tras conocer sobre esa condición. "Al principio no sabía si estaba orgullosa de decir que soy asexual, pero luego lo asumí porque es lo que soy, nunca tuve interés de salir con otra persona. A los chicos que me han propuesto algo, les dije que no", indicó a LA NACION.

Esta estudiante de ciencias biológicas sostuvo que ser asexual no responde a una elección, sino a una falta de afinidad que siente desde los 10 años. "Estás confundida", "Tenés miedo" o "Ya encontrarás a la persona indicada", son algunas de las frases que escuchó de terceras personas cuando reveló su orientación.

Es precisamente el miedo al rechazo o a burlas lo que ocasiona que Fernando (pidió no revelar su apellido) aún no comparta a su familia que es asexual. Este joven, restaurador de arte, de 18 años, dijo sentirse acorralado por la presión de sus amigos de ir a boliches a conquistar chicas. "Hace unas semanas, en Bariloche, me obligaron a bailar y a besar una mina. Soy una piedra cuando beso, claramente soy un asexual arromántico. Muchos no entienden que esto no es celibato, el que se sigue por decisión voluntaria. La asexualidad es involuntaria. Yo nací así", expresó.

Patricia, una joven cordobesa que estudia gastronomía, también admitió su asexualidad. Dijo que está dispuesta a estar de novia con un chico con el que pueda tener sólo una relación afectiva, pero hasta ahora no le ha dado resultado.

"Cuando le decís a un chico que te parece simpático y que querés abrir una relación de novios sin sexo, sale corriendo. Es difícil entablar una relación con alguien bajo ese parámetro", detalló la joven.

Antonio, miembro activo en las redes sociales que agrupan a esta comunidad, señaló que cientos de personas son forzadas a tener sexo por la presión social para sentirse normales, pero en realidad son asexuales.

Y recordó que muchos de ellos suelen reunirse en casas o bares de Palermo o Recoleta para hablar del trabajo y los estudios e, incluso, de las últimas experiencias con quienes trataron de acercarse a ellos con la finalidad de iniciar una relación.

Con emblema propio

Los asexuales ya tienen una bandera de cuatro franjas que identifica a esta creciente comunidad

Daniela Potterísima

Foto: Marcelo Gómez

Estudiante de ciencias biológicas

"Al principio no sabía si estaba orgullosa de decir que soy asexual, pero luego lo asumí porque es lo que soy. Nunca tuve interés en salir con otra persona"

1%

de la población

En el mundo pertenece a la comunidad asexual, según un estudio realizado por la Universidad de Brock (Ontario, Canadá). Para la Argentina se estima el mismo porcentaje.

62%

son mujeres

Durante el estudio realizado por la Universidad de Brock (Ontario, Canadá), las mujeres que aseguraron ser asexuales alcanzaron esa proporción sobre el total de consultados.

Casos en todo el mundo

En un sondeo online sobre asexualidad, la mayoría dijo que vivía en EE.UU.

Foto: AVEN
Te puede interesar