Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

24 horas sin luz: cómo sobrevivir a una jornada de calor sin electricidad

Comida desperdiciada, equipos electrónicos sin carga, lavado de ropa a mano y búsqueda de viviendas provisionales para evitar el calor, algunas de las incomodidades que vivieron en una residencia estudiantil

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 17 de febrero de 2016 • 17:33
La odisea de vivir 24 horas sin luz
La odisea de vivir 24 horas sin luz. Foto: LA NACION / Marcelo Gómez
0

Es el tercer corte de luz que registran en la casona en lo que va del mes. Pero este superó a los anteriores, que no pasaron de las seis horas: este ya lleva 24.

Vivir sin aire acondicionado cuando la temperatura pasó los 32° en la ciudad, y la sensación térmica los 35°, no disponer de bebidas heladas, no poder cargar y usar sus equipos electrónicos como laptops y celulares y la imposibilidad de dormir a la noche por el calor son algunos de los contratiempos que viven desde las 16 de ayer, un grupo de jóvenes de la residencia "El Arriero", en Paraguay y Gallo, en Recoleta. Ellos son parte de los 75.000 usuarios que aún no tienen energía eléctrica.

El corte alteró la cotidianidad de los 14 jóvenes que habitan ahí, quienes por momentos se vieron obligados a recurrir a distintos lugares para que les prestaran las condiciones necesarias para estar un poco más frescos, o improvisar actividades para "escapar" del insoportable calor. Esta vez el corte fue más generalizado: no sólo se circunscribió a su cuadra, sino que afectó a varias manzanas a la redonda.

Tiraron carne, pescado, helado y leche. Nada aguantó, ni el freezer
Tiraron carne, pescado, helado y leche. Nada aguantó, ni el freezer. Foto: LA NACION / Marcelo Gómez

Este es el detalle hora a hora de una jornada insoportable y que, así sin electricidad, pareció durar el doble.

16.00 de ayer.Se registra el corte: Cuando se fue la luz, la mayoría de los residentes asumieron que el corte sería breve, por lo que optaron por tomar siestas o descansar en alguna de las siete piezas de la casa.

17:00. Ventilación "natural": Tras el descanso, varios de los jóvenes optaron por sentarse en el patio de la residencia para tomar un poco de aire fresco. La mayoría, sin remeras y con pantalones cortos.

18:00. Plan de "escape": Ante el insoportable calor -la sensación térmica llegaba a los 35°-, Pablo Buscema propone ir al cine para aprovechar el aire acondicionado de la sala. Tres se engancharon con el plan.

19:00. Heladeras descongeladas: Las tres heladeras de la casa se descongelaron e inundaron el piso de la cocina. Ahí arrancó la "operación limpieza". Primero sacaron el agua de la cocina, y luego trasladaron los productos perecederos -carne, pescado, lácteos, embutidos- de la heladera al freezer para que se conservara mejor.

20:00. Uso de velas: Cuando empezó a oscurecer, la administradora de la casa, Miriam Cebolla, salió a comprar tres paquetes de velas ante la certeza de que la jornada sin luz sería larga. Las ubicaron en lugares estratégicos como la cocina y el comedor. En las escaleras colocaron luces a batería. Las velas y luces no alcanzaron para iluminar los baños. Las duchas, inevitablemente, fueron a oscuras.

20:30. Falsa esperanza: Regresó la luz, pero la alegría duró poco, menos de diez minutos, y la casa quedó nuevamente a oscuras. En la vereda, un grupo de trabajadores de Edenor realizaba reparaciones en una de las cajas del servicio. Varios vecinos se acercaron a consultarles cuándo regresaría la energía. ¿La respuesta? Que a ellos les volvería pronto, pero que tendrían que cortarle entonces a otros vecinos.

21:00. Cena a la luz de las velas: Dadas las circunstancias, María José García, Tomás Frere y Ricardo Gómez prefirieron no cocinar. La mayoría compró comida afuera y cenaron en las mesas del patio a la luz de las velas. Por supuesto, este era un gasto imprevisto.

22:00. Bebidas calientes: Un grupo salió a comprar bebidas que estuvieran bien heladas. Las de la heladera no se podían tomar de lo calientes. Pero los kioskos de la zona no atendieron por la falta de luz.

23:00. Paseo nocturno al parque: La mayoría se puso de acuerdo y caminaron desde Paraguay y Gallo hasta Córdoba y Anchorena, al parque, para al menos tomar un poco de aire. A esta hora corría un poco de viento y la temperatura había bajado unos grados.

24:00. Previsión de agua: Todo indicaba que la jornada sin luz se extendería por varias horas más, así que llenaron baldes por si se cortaba el agua.

1:00. Vereda tomada: Al estar sin equipos electrónicos y no poder dormir por el calor, los jóvenes decidieron sacar seis sillas plásticas a la vereda para conversar y pasar la noche. Todo el barrio estaba en la misma situación.

3:00.La lluvia: Con la llegada de la lluvia, y un poco de fresco, varios aprovecharon a irse a la cama.

7:00. Salida forzada: Fue una mala noche para todos, así, sin aire acondicionado ni ventiladores. Al menos ocho de los residentes decidieron buscar un lugar en la casa de amigos y familiares que tuvieran luz. Necesitaban de forma urgente cargar los celulares y computadoras para poder trabajar o estar conectados.

13:00. Regreso a casa: Matías Rossi fue uno de los que regresó a la casa al mediodía, pero al notar que la luz no había vuelto, salió a almorzar a una pizzería, que tuviera enchufes para la computadora y wi-fi.

14:00. Comida tirada: No aguantaron ni en el freezer. La carne, el pescado, el helado, la leche y los otros productos perecederos se descompusieron. Algunos de los encargados de la residencia junto a varios de los jóvenes limpiaron las heladeras y tiraron la comida que ya no servía más. Al tampoco funcionar las lavadoras, varios lo hicieron a mano.

16:00.Todavía sin luz: Se habían cumplido las 24 horas sin electricidad. La luz volvería en una hora. Pero todos sabían que, de seguir el calor, en cualquier momento podría volver a irse.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas