Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Salir de la calle: el drama de los que luchan para conseguir un techo

Jorge Ifrán vivió durante un año en una plaza de Barracas junto a su mujer y sus dos hijos de 5 y 3 años; cartoneaba para sobrevivir hasta que llegó a un parador del gobierno porteño, donde una fundación lo ayudó a encontrar un trabajo

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de febrero de 2016
Jorge Ifrán junto a su mujer, Sabrina, y su hija Luciana Rocío, en una plaza de Laferrère
Jorge Ifrán junto a su mujer, Sabrina, y su hija Luciana Rocío, en una plaza de Laferrère. Foto: Eduardo Carrera / AFV
0

La fuerza de Jorge Ifrán es arrolladora, contagiosa como su sonrisa. Diferentes obstáculos lo llevaron a vivir en la calle durante un año, junto a su mujer y sus dos hijos, de 5 y 3 años. En marzo de 2014, decidió llamar al 108, línea directa del programa Buenos Aires Presente (BAP) del gobierno porteño. "Era una noche de lluvia, había armado un refugio con cartones (utilizando como estructura los aparatos para hacer gimnasia de la plaza) para que no se mojara mi familia", recuerda hoy sentado en el patio de su casa. Esta palabra tan habitual, marca un antes y un después en su vida.

"Situación de calle" es el término más utilizado para nombrar a aquellos que no tienen una vivienda: significa que se "habita" en las calles, lugar anónimo y de alta exposición. Gracias a la ayuda de Familia con Dignidad, un programa de la Universidad Católica Argentina (UCA) que acompaña el proceso de reinserción de personas en su situación, Jorge pudo salir de la calle, conseguir un trabajo en una empresa de transporte y vivir en una casa en Gregorio de Laferrère, La Matanza. Hoy, a los 38 años, se anima a contar su historia

-¿Cómo se llega a la calle?

-En mi caso fue paulatino, cada vez se complicaba más la situación habitacional. Los alquileres que no requieren garantía, que se arreglan de palabra, no se resuelven muy pacíficamente siempre. A la hora de "rescindir", no se informa por telegrama, pueden recurrir a la maldad o a la violencia.

-¿Entonces vivían con ese riesgo cotidiano?

-No, cuando la situación económica se hizo más difícil, Sabrina, mi mujer, se fue con los chicos a vivir a lo de una familia amiga. Ya sólo y en un ámbito tan adverso, un día tomé la decisión de irme. No sabía a lo que me enfrentaba, pero sí tenía claro que no podía vivir más como lo estaba haciendo. Trabajando en forma tan irregular, con gente más allá de los márgenes, acostumbrado a ver en mi entorno el uso de armas de fuego, adicciones y vínculos nada saludables.

-Sin embargo, la calle también es el "margen".

-Sí, pero ahí estaba solo, enfrentándome conmigo y mis propios límites. Pero después Sabrina se vino con los dos chicos, que en ese momento tenían 5 y 3 años. Quizás el hecho de estar todos juntos me impulsó a reaccionar, si bien cada vez que pensaba, y lo hacía permanentemente, no encontraba una salida. Era desesperante.

-¿Ofrece alguna posibilidad la calle? ¿Existe la solidaridad entre quienes están en la misma situación?

-Haber vivido allí durante un año demuestra que sí las hay, pero para sobrevivir, pasar el día y la noche. Se empieza siempre de nuevo, la carencia de un techo hace que no se pueda planificar ni guardar ni conservar nada. No diría que hay solidaridad, a lo sumo algunos códigos de respeto, pero el robo es moneda corriente.

-¿Y las ranchadas?

-Bueno, se puede compartir con alguien, pero no tiende a prolongarse. Cuando recién empezaba estaba con un muchacho que hacía tiempo vivía así y compartimos mucho. Me enseñó a defenderme, pero cuando no hay mucho para compartir se hace difícil. Quizás un peatón vea un grupo, pero en realidad dura el contenido de una botella o el tiempo de algún cigarro, después cada uno sigue buscando medios de subsistencia por su cuenta.

-¿Cada noche buscaban un lugar diferente o tenían un punto fijo?

-Nos instalamos debajo de un palo borracho en una plaza de Barracas, se marca territorio en la calle. Prefería estar ahí que en un banco, que también tienen sus ocupantes nocturnos permanentes. Sentía el cobijo, hasta las espinas del tronco daban protección, ahí se podía enganchar la frazada, así se marca el "sector". Son los códigos de la calle, donde se instala alguien se respeta.

-¿Cómo te higienizabas en la calle?

-Siempre estuve limpio, dentro de las posibilidades. Si estás muy desarreglado se hace cuesta arriba la relación con la gente, se asusta y te rechaza más. Usaba el fondo que queda en las botellas de shampoo, compraba hojas de afeitar, un pedazo de vidrio hacía de espejo y el agua de una canilla, de obra. Cuando conseguía ropa, lavaba la puesta del mismo modo, y compraba o rebuscaba jabón y la secaba en el banco de la plaza.

-¿Cómo te veía la gente? ¿Te sentiste discriminado alguna vez?

-Había de todo, algunos te tratan mal y te mandan a laburar, otros intentan ayudarte. Un 25 de diciembre una señora me dio un plato de lechón y una gaseosa en su casa. No me animaba a comer frente a ella y me lo llevé, no veía la hora de doblar en la esquina para hincar el diente y saciar el hambre.

-¿De qué vivían?

-Yo había empezado a cirujear antes, cuando dormía en ese cuarto del que debía cuotas de alquiler. Es un buen rebusque, porque se obtiene dinero de los desechos de otros. Pero la verdad es que cansa más que el rédito que se obtiene, es caminar y caminar todo el día con resultados inciertos. Vas conociendo las esquinas, negocios y grandes generadores de residuos. Algunas personas te acercan comida sin que les pidas. Jamás mendigué plata, sí comida. También Sabrina se ocupaba de cobrar la Asignación Universal por Hijo. Ahora ya no tenemos necesidad porque yo tengo trabajo.

-¿Cómo fue tu paso por el Centro de Inclusión Social Costanera Sur?

-Llegar allí fue el principio del cambio. Al cobijo y la alimentación se sumó el apoyo profesional, son equipos de dos que trabajan con quienes ingresan; todavía sigo en contacto con ellas. Mi hija menor, concebida allí, se llama Luciana Rocío, en homenaje a Luciana (psicóloga) y Rocío (trabajadora social) del Centro. También colabora ahí la gente de Familia con Dignidad de la UCA y me acompañaron en el proceso de inserción laboral. Mis hijas empezaron a ir al colegio. Se inició así un proceso que sigue al día de hoy, porque no es sencillo cambiar hábitos, modificar un estilo de vida.

-¿Te moviliza ver hoy gente en situación de calle?

-Sin duda, despiertan muchos recuerdos.

Los que viven en la calle

Datos del Ministerio de Desarrollo Social porteño

860

Personas

Son las que viven en situación de calle en la Ciudad de Buenos Aires según el último censo realizado en 2015

60%

Viven en grupo

O en lo que se denomina "ranchadas", principalmente de hombres solos

75%

No nació en la ciudad

La principal causa de migración a la Ciudad fue la búsqueda de empleo

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas