Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Histórico: más de 300 de Messi para los 10.000 del Barça

El 3-1 a Sporting Gijón tuvo un par de hitos estadísticos: Leo hizo dos goles y llegó a los 301, amplio récord para la Liga de España; el último de sus tantos representó un registro milenario para el club

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de febrero de 2016
0

En el concierto internacional, Borja es el nombre de un delantero que dice bien poco. Y tampoco ayuda a proyectarlo que juegue en el modesto Eibar. Pero Borja, por la Liga de España, hizo más goles que Lionel Messi: 16 contra 15. Así tomado el dato, por una simple comparación, se podría inferir que la temporada de Leo es floja, aun contemplando que estuvo dos meses inactivo por la lesión en una rodilla.

A medida que se aleja la lupa de ese registro puntual y se utiliza un gran angular, no cabe otra cosa que deducir lo contrario, que la temporada de Messi vuelve a ser fantástica, con aspectos deslumbrantes. Lo encuentra como líder futbolístico de un Barcelona en vías de emular el triplete del curso anterior. Ayer, el equipo catalán se puso al día en la Liga con el partido que adeudaba por su participación en el Mundial de Clubes. Con el 3 a 1 a Sporting en Gijón amplió a seis puntos la diferencia sobre el segundo, Atlético de Madrid, y a siete de Real Madrid. Le espera la final de la Copa del Rey frente a Sevilla. Y la próxima semana empezará a desandar ante Arsenal los 8os de final de la Liga de Campeones.

Messi se está revelando como un genio que puede mudar de piel, siempre en beneficio del equipo y a favor del espectáculo. Puede ser voraz, como ayer, que convirtió dos goles, y también generoso, altruista con sus compinches Luis Suárez y Neymar. Hace dos días, entre enigmático y denunciante, Cristiano Ronaldo espetó en una conferencia de prensa: "Yo sé por qué Messi ejecutó así el penal". Hacía referencia a la asistencia que aprovechó Suárez contra Celta en una jugada que tuvo la repercusión de un aviso publicitario de interés global.

Foto: LA NACION

El portugués sospecha que Messi está ayudando a su amigo uruguayo a ser el goleador de la Liga para postergarlo a él. Y se sabe que si Leo entra en la cancha motivado por algún objetivo, es muy probable que lo consiga. Su compañero de ronda de mates suma 24 tantos, contra 21 de Cristiano. A Suárez ayer le atajaron un penal, ejecución que Leo también supo donarle a Neymar en otra ocasión para que reparara algún otro fallido. Barcelona desperdició cinco penales en la Liga (dos Messi, dos Neymar, uno Suárez), como si lo ordinario le provocara cierta desidia. Nunca resignación, como lo demostró Suárez cinco minutos después de que Cuellar le atajara el penal; ese mismo arquero hizo el vuelo infructuoso para frenar el estupendo zurdazo cruzado de Suárez para el tercer gol.

Superada la mitad del torneo (24 de 39 fechas), los 15 goles de Messi pueden saber a poco, pero algunos de ellos alcanzan la dimensión de históricos por el peso de su trayectoria. Contra Celta, el domingo, no se había obsesionado por el tanto que lo entronizara en la marca de los 300 por la Liga, competencia en la que hace rato tiene el récord, por delante de los 253 de Telmo Zarra. Cuando parece que deja pasar una oportunidad, a la siguiente el rosarino nos recuerda que sigue estando adelantado a todo. Fueron dos golazos de zurda, a diferentes alturas, desde fuera y dentro del área.

Llegó a los 301 goles y no habría que dejar de considerarlo como un oportunista de efemérides. Porque grabó su nombre en el gol 10.000 de Barcelona en la historia. Ya lo había hecho en marzo de 2010, contra Almería, con el 9000. Obviamente, nadie en la historia de Barcelona anotó dos veces su apellido en un gol con símbolo milenario. Esa distinción ya le pertenece a Messi, que superó a quien es dueño del festejo 6000... Diego Maradona.

Hay que empezar a poner en perspectiva histórica lo que está consiguiendo el Barcelona de Messi para tener una dimensión de la obra. Entre el gol 9000 y el 10.000 mediaron menos de seis años. Entre el 8000 (Moisés por la Copa de Cataluña) y el 9000 pasaron nueve años, de 2001 a 2010, con una primera mitad consumida antes del debut de Messi, que a partir de octubre de 2004 revolucionó todo y cambió definitivamente la dinámica estadística del club.

Mientras Barcelona tiene un tono casi poético sobre el campo, el técnico Luis Enrique emplea un discurso casi marcial ante la prensa: "Contar con Messi es un privilegio. Estamos en la ubicación que queremos, con el destino en nuestras manos, pero el último tramo siempre es el más difícil".

Barcelona lleva un invicto de 31 partidos, plusmarca que superó los 28 de la época de Guardiola. En ambos casos, buena parte de la explicación pasa por Messi.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas