Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El alza del dólar divide a las potencias cafeteras entre ganadoras y perdedoras

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 18 de febrero de 2016
Foto: Xuan Long/Xinhua/Zuma Press
0

El agricultor vietnamita Y Kua Mlo guarda café en su dormitorio y se niega a vender. La moneda local, el dong vietnamita, está vinculada al dólar, lo que le ha impedido beneficiarse del alza de la divisa estadounidense. Su esposa quiere que deje de lado el café y se dedique a otros cultivos.

En Brasil, en cambio, João Elvidio Galimberti está plantando más café porque la brusca caída del real frente al dólar le ha proporcionado más dinero por su cosecha.

La fortaleza de la divisa estadounidense genera ganadores y perdedores en los mercados de materias primas. La tendencia está ayudando a reconfigurar el comercio internacional de commodities, desde el trigo hasta el café, y exacerba el exceso de suministro en mercados como el del cobre. También ejerce presión sobre otros recursos naturales, como el petróleo, al hacerlos más costosos para muchos compradores.

En el caso del café, el dólar fuerte ha causado un desequilibrio entre los mayores productores del grano, Vietnam y Brasil, que presiona el precio de robusta, la variedad de menor calidad que se utiliza en el café instantáneo, al estimular un aumento en la producción de quienes se benefician de la fortaleza del dólar y agravar el exceso de los que salen perjudicados.

Esto podría tener un impacto a largo plazo en la producción de café al alentar a los agricultores brasileños a producir más granos en momentos en que sus colegas vietnamitas se desplazan hacia otros cultivos, como la pimienta.

"Los precios del café han sido dolorosamente bajos y ninguno de nosotros quiere vender los granos ahora", explica Mlo, quien vive en Dak Lak, la mayor región cafetera de Vietnam.

Durante los últimos 12 meses, el precio de robusta en dólares ha caído más de 29%. Puesto que el dong está atado al dólar, el precio en moneda local en Vietnam registra una caída casi idéntica, de 27%, lo que fomenta el acaparamiento.

"Los precios de la pimienta son más atractivos que los del café en estos momentos", reconoce Mlo, quien almacena su cosecha de café en su dormitorio y una bodega.

Mlo puede obtener 34.000 dongs por kilo, US$1,52, pero quiere que los precios de robusta asciendan a 40.000 dongs por kilo antes de empezar a vender. Dice que esperará al menos hasta septiembre.

El acaparamiento ha contribuido a un exceso de suministro en Vietnam que dificulta que la variedad robusta alcance ese precio. En un síntoma del fenónemo, las exportaciones vietnamitas de robusta cayeron más de 20% en 2015 frente al año anterior, según cifras de la aduana del país. El descenso se produjo a pesar de una cosecha particularmente fuerte, dicen los analistas.

Algunos corredores prevén que el café almacenado llegará al mercado en algún momento y que, mientas tanto, este excedente mantendrá los precios de capa caída.

Mientras la cotización de robusta caía para los agricultores vietnamitas en dongs, subía para los productores brasileños en reales y ahora casi no registra variaciones frente al año pasado. El real acumula un retroceso de más de 30% ante el dólar en los últimos 12 meses, golpeado por la crisis de la economía brasileña y el alza generalizada de la divisa estadounidense.

Galimberti tiene su granja en Espírito Santo, un estado del litoral atlántico cuyas exportaciones de robusta batieron un récord el año pasado. "Este año estoy volviendo a plantar, como siempre, y también estoy agregando más plantas", manifestó. "A este precio, es sostenible".

Mientras los inventarios se acumulan en Vietnam, los agricultores brasileños aprovechan un tipo de cambio favorable para sacar al mercado tanto café como puedan, incluyendo granos que tenían almacenados. Eso contribuyó a un aumento de 21% en las exportaciones de robusta el año pasado, según información de CeCafé, la asociación de exportadores brasileños de café.

En conjunto, Brasil y Vietnam producen más de dos tercios de la variedad robusta en el mundo, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Brasil es, igualmente, el mayor productor de café de variedad arábica, considerado de mayor calidad. Los precios en ese mercado también se han visto afectados por el fortalecimiento del dólar, puesto que los ingresos adicionales estimulan nuevas exportaciones de Brasil y Colombia.

Las fluctuaciones de las tasas de cambio, junto con episodios de sequía y el agotamiento de los inventarios en Brasil, podrían cambiar rápidamente la dinámica entre los dos países, en opinión de algunos analistas. Una reciente sequía en la región de cultivo de robusta en Brasil, acompañada de un descenso de los inventarios, podría reducir el suministro y elevar los precios en el curso de la temporada actual.

El dólar fuerte ha provocado distorsiones en todas las materias primas.

Ha sido una de las razones del derrumbe de 20 meses en los precios del petróleo, que se ha encarecido para la mayoría de los compradores. Nuevas alzas de la moneda podrían contribuir a una caída del crudo a US$20 o US$25 el barril, según el banco de inversión Morgan Stanley.

Las divisas de los mercados emergentes han sufrido el golpe más duro frente al dólar y muchos de estos países, desde Rusia a Sudáfrica, son grandes exportadores de materias primas. Eso ha amortiguado el golpe de la caída de los precios de los commodities y les ha permitido seguir inyectando recursos como cobre y hierro a mercados sobresaturados, lo que ha man-tenido los precios deprimidos.

A pesar de la caída de 26% del precio del platino el año pasado, Sudáfrica, su mayor productor, incrementó el suministro en más 20%, según los cálculos de Johnson Matthey PLC, una corredora del metal precioso. El rand perdió un cuarto de su valor frente al dólar en 2015.

El dólar también ha encarecido las exportaciones estadounidenses. EE.UU. sustituyó a Canadá como el mayor exportador de trigo del mundo, pero se dispone a perder el cetro este año a manos de Rusia. El rublo anota un descenso de 19% ante el dólar este año, mientras que el dólar canadiense ha bajado 10%.

El efecto del dólar sobre el café significa que Mlo considera seriamente la recomendación de su esposa de dedicarse a otros cultivos. "No es cómodo ver los sacos de café en la casa, pero no sabemos que más hacer", indicó.

Compensación de monedas

Las divergencias en las tasas de cambio del real brasileño y el dong vietnamita frente al dólar llevaron los precios y las exportaciones en diferentes direcciones. Los mejores precios en Brasil alentaron las exportaciones y redujeron los inventarios internos, pero generaron el efecto opuesto en Vietnam.

Precios futuros del café robusta en moneda local

Precios de cierre para el mes más próximo en contratos futuros de robusta en el Intercontinental Exchange, en US$ por tonelada, convertidos a la tasa diaria de cambio

Stocks de café, en toneladas

Al 17 de febrero a las 9:40 am GMT.?Las temporadas agrícolas de los dos países difieren; en Vietnam se extiende de octubre a septiembre, y en Brasil de julio a junio. Los datos abarcan meses en dos años calendario y finalizan en el año indicado.

Fuentes: Thomson Reuters (precios); Dep. de Agricultura de EE.UU. (stocks)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas