Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El papa Francisco, sobre el Zika: "Evitar el embarazo no es un mal absoluto"

El Sumo Pontífice explicó que el uso de anticonceptivos sería un "mal menor" ante embarazos riesgosos, como por ejemplo los afectados por el contagio del virus

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de febrero de 2016 • 14:01
El papa Francisco durante su gira por México
El papa Francisco durante su gira por México. Foto: Archivo
0

A BORDO DEL VUELO PAPAL.- En la conferencia de prensa que ofreció ayer en el vuelo que lo llevó de regreso a Roma desde Ciudad Juárez, último punto de su gira por México, el Papa volvió a sorprender con una apertura a la posibilidad del uso de anticonceptivos como "mal menor" y ante casos excepcionales, como puede se puede dar ahora por la difusión del virus del Zika, especialmente riesgoso para las mujeres embarazadas. Y desestimó y condenó en forma categórica el aborto como solución al mismo problema.

"El aborto no es un mal menor: es un crimen. Es sacar fuera a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia. Es un crimen, es un mal absoluto", denunció.

Por otro lado, sorprendió al recordar que Pablo VI, al que definió como "grande", "en una situación difícil en África permitió a las monjas usar anticonceptivos para casos de violación". Aludió así a lo ocurrido en la década del setenta en el Congo belga, cuando un movimiento rebelde que buscaba la independencia, muy violento, sembraba el terror matando a los hombres blancos y violando a las mujeres blancas. Como en ese entonces en la colonia belga -hoy Zaire- trabajaban muchas monjas, el beato Pablo VI les dio permiso de utilizar anticonceptivos, porque si quedaban embarazadas ya no podrían seguir con su vida de monja.

"Evitar el embarazo no es un mal absoluto. En ciertos casos, como en éste (del Zika), como en el que he nombrado de Pablo VI, era claro", indicó. Aunque también dijo que lo ideal sería que el mundo de la medicina encontrara una vacuna contra el virus contagiado por mosquitos.

La Iglesia católica, basándose en la encíclica Humanae Vitae (1968), justamente de Pablo VI, prohíbe el uso de métodos artificiales para el control de la natalidad.

A continuación, la transcripción completa de la pregunta y la respuesta del Papa:

-Santo Padre, desde hace algunas semanas hay mucha preocupación en bastantes países latinoamericanos pero también en Europa por el virus Zika. El riesgo mayor sería para las mujeres embarazadas -hay angustia-. Algunas autoridades han propuesto el aborto o evitar el embarazo. En este caso, ¿la Iglesia puede tomar en consideración el concepto de mal menor?

-El aborto no es un mal menor: es un crimen. Es echar fuera a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia. Es un crimen, es un mal absoluto. Sobre el mal menor. lo de evitar el embarazo. Hablamos en términos de conflicto entre el Quinto ("No matarás") y el Sexto mandamiento ("No cometerás actos impuros"). Pablo VI, el grande, en una situación difícil en África permitió a las monjas usar anticonceptivos para casos de violación. No confundir el mal de evitar el embarazo, por sí solo, con el aborto. El aborto no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico. Se asesina a una persona para salvar a otra (en el mejor de los casos), o para pasarla bien. Va contra el juramento hipocrático que los médicos deben hacer. Es un mal en sí mismo, pero no es un mal religioso al inicio: no, es un mal humano. Después, evidentemente, como es un mal humano cada asesinato es condenado. En cambio, evitar el embarazo no es un mal absoluto. En ciertos casos, como en éste, como en el que he nombrado de Pablo VI, era claro. También yo exhortaría a los médicos a que hagan de todo para encontrar también las vacunas contra estos dos mosquitos que contagian esta enfermedad. Sobre esto se debe trabajar.

El papa no contestó cuándo viajará a la Argentina

Por otro lado, ante una pregunta que le hizo el grupo de habla hispana sobre cuándo viajará a la Argentina y sobre futuros viajes, como el que desearía hacer a China, el Papa confirmó que sí, que sueña con ir al gigante asiático. Pero evidentemente no quiso contestar sobre cuándo hará el viaje a su madre patria, que en teoría debería haber sido este año, pero que se postergó por sus compromisos por el Jubileo de la Misericordia y que se especula que podría ser el año próximo, aunque no hay nada oficial.

Ante una pregunta, Francisco ignoró el tema y salió por la tangente, al contar que había quedado impactado por la inmensa riqueza y cultura del pueblo mexicano.

-Aún no volvimos a Roma y estamos pensando en los próximos viajes. Santo Padre ¿cuándo viajará a la Argentina, donde lo esperan desde hace tanto tiempo? ¿Cuándo volverá a Latinoamérica? ¿O a China? Usted habló muy seguido en este viaje de soñar, ¿qué sueña usted? y, sobre todo, ¿cuál es su pesadilla?

- "China" (risas), ir allá. Me gusta mucho. Quiero decir una cosa justa sobre el pueblo mexicano. Es un pueblo de una riqueza muy grande. Es un pueblo que sorprende. Tiene una cultura milenaria. ¿Ustedes saben que hoy en México se hablan 65 lenguas indígenas? Es un pueblo de una gran fe, aunque ha sufrido persecución religiosa, hay mártires, ahora canonizaré dos, dos o tres. Es un pueblo que no se puede explicar. A un pueblo no se lo puede explicar simplemente porque la palabra pueblo no es una categoría lógica, es una categoría mítica. El pueblo mexicano no se puede explicar, esta riqueza, esta historia, esta alegría, esta capacidad de hacer fiesta en estas tragedias de las cuales ustedes me preguntaron. Yo no puedo decir otra cosa que esta unidad, que este pueblo haya logrado no fracasar, no terminar, con tantas guerras y cosas, cosas que suceden ahora, pero ahí en Ciudad Juarez había un pacto de 12 horas de paz por mi visita, después seguirán a luchar entre ellos, los traficantes. La unidad sólo se explica por la Virgen de Guadalupe. Los invito a estudiar Guadalupe, la Virgen está ahí, no encuentro otra explicación.

"El Papa no puede meterse en políticas internas de un país"

Además, en una respuesta que hará mucho ruido y repercutirá en la campaña electoral norteamericana, disparó contra el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump .

"Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en Evangelio", dijo, tras una pregunta sobre su opinión respecto de su promesa electoral de construir en la frontera con México un muro de 2500 kilómetros y de deportar a los 11 millones de inmigrantes ilegales, de ganar las elecciones.

Preguntado, también, sobre si un católico norteamericano puede votar por una persona así, el Papa, diplomático, aseguró: "no me meto". Pero reiteró: "solo digo: este hombre no es cristiano si es que dice esto, hay que ver si dijo así las cosas, y doy el beneficio de la duda".

Respecto de la acusación que le hizo Trump de ser un "hombre político" y una suerte de instrumento del gobierno mexicano para la política migratoria, contestó, con ironía.

"Bueno, gracias a Dios que dijo que yo soy político, porque Aristóteles define a la persona humana como un animal politicus. Al menos soy una persona humana. ¿Y que soy un instrumento? Quizás, no sé. Lo dejo al juicio de ustedes, de la gente", respondió.

Minutos después de esas afirmaciones, pareció contradecirse al asegurar que "el Papa no puede meterse en políticas internas de un país". Lo hizo tras una pregunta del grupo de periodistas italianos sobre su posición ante la ley sobre uniones civiles de personas del mismo sexo que se está discutiendo en este momento en el Parlamento italiano.

"Ante todo, no sé como están las cosas en el parlamento italiano", dijo al principio. "El Papa no se mete en política italiana. En la primera reunión que tuve con los obispos en mayo de 2013 una de las tres cosas que les dije fue: 'con el gobierno italiano arréglense ustedes", contó. "Porque el Papa es para todos, y no puede meterse en políticas concretas, internas, de un país. Este no es el rol del Papa".

Ante otra pregunta sobre cuál debería ser la actitud de los parlamentarios católicos italianos a la hora de votar esa misma ley sobre uniones civiles homosexuales, el Papa aseguró que el legislador "debe votar según la propia conciencia bien formada". Y para explicar el significado contrario a esto, evocó un episodio argentino de cuando se votó la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo en Buenos Aires. La ley se encontraba " ahí, emparejada en los votos y al final uno aconsejó a otro: ¿Tu ves claro? No. Tampoco yo, pero así perdemos. Pero si no vamos, no damos quórum. Pero si damos el quórum, damos el voto a Kirchner . Prefiero darlo a Kirchner y no a Bergoglio y adelante", contó. Y explicó: "esto no es conciencia bien formada".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas