Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Se puede tomar alcohol después de entrenar?

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 18 de febrero de 2016 • 15:56
0

Salir a tomar con amigos después de haber finalizado una sesión de entrenamiento, para algunos corredores es una buena opción para relajarse y recompensar el esfuerzo. Sin embargo, entrenar esa misma tarde y por la noche ingerir grandes cantidades de alcohol puede entorpecer el proceso de recuperación y adaptación al esfuerzo. Los expertos aseguran que no se ha demostrado que el uso de la cerveza en la recuperación tenga un efecto significativo ya que pequeñas cantidades de alcohol en sangre afectan las funciones neuropsicológicas y por consecuencia el rendimiento y recuperación.

Enfatizando en los efectos negativos del alcohol siempre, prudencia y moderación.

Alcohol, rendimiento y recuperación

El consumo de alcohol, en cualquiera de sus variantes, influye negativamente en el rendimiento, la fuerza y la coordinación.

- Favorece la deshidratación principalmente al inhibir la hormona antidiurética, actúa como diurético aumentando la perdida de líquidos y electrolitos.

- Interfiere en la regulación de la temperatura corporal y disminuye la tolerancia al esfuerzo.

- Metabólicamente inhibe a nivel hepático la formación de glucosa (neoglucogenesis) y baja el nivel de glucosa en sangre.

- A nivel del SNC es un potente depresor, reduce reflejos, movimientos y coordinación.

- Al absorberse rápidamente genera un efecto inhibitorio en la oxidación de las grasas y puede ocasionar un incremento de peso corporal a expensas de masa grasa.

El etanol es una sustancia tóxica y el organismo debe neutralizarlo y eliminarlo. En exceso, el organismo excede su capacidad de eliminarlo eficientemente y aparecen los efectos negativos.

El alcohol interfiere en la recuperación post-entrenamiento

Sobre todo luego de un entrenamiento de intensidad, este momento es crucial para lograr una recuperación efectiva. Para esto es necesaria una reposición de líquidos y electrolitos perdidos a través del sudor, hidratos de carbono para reponer las reservas de glucógneo y proteínas para favorecer la reparación de tejido muscular.

Estudios demostraron que el consumo de alcohol afecta directamente la síntesis de proteínas y la recuperación muscular e indirectamente atenta contra la recuperación interfiriendo en la duración y calidad del descanso y afectando la rehidratación/alimentación adecuada.

Alimentación, hidratación, descanso son los pilares básicos para la buena recuperación. Consumir alcohol en exceso afecta a esto tres pilares y aumenta el catabolismo o degradación proteica y claramente no permite una recuperación efectiva.

Todos estos motivos más que suficientes para repensar si irse de tragos después de entrenar es la mejor manera de celebrar.

Nelsa M. Valenzuela es Lic. en Nutrición U.N.C. (MN 5737), especialista en Nutrición Deportiva, Antropometrista I.S.A.K., Asesora Nutricional en Área de Nutrición Deportiva, sobrepeso y obesidad. Corredora amateur con participación activa en carreras de calle y aventura, maratón y ultramaratón de montaña. Contacto: lic.nel.valenzuela@hotmail.comPágina web: http://nutrinel.com.ar - Mail: - Twitter: @Nel_run

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas