Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Habana, capital de la diplomacia

El Nacional
Viernes 19 de febrero de 2016
0

LA HABANA

La visita de Barack Obama pondrá a Cuba en el centro del mapa mediático, pero según los expertos también afianzará la imagen de una Cuba más abierta al mundo y un sitio apropiado para adelantar negociaciones.

Algo que ya había quedado demostrado la semana pasada, cuando La Habana se convirtió en la sede de la reunión entre el papa Francisco y el patriarca ruso Kirill, el primer encuentro en mil años de los líderes de ambas iglesias.

Este año, además, se espera el cierre de las negociaciones entre las FARC y el gobierno colombiano para dar fin al conflicto armado más largo del continente.

"De actor revolucionario, aislado entre los Estados del hemisferio occidental, con la excepción de México y Canadá, Cuba ha pasado a ser vista como un país en trasformación, insertado en el orden internacional vigente", dijo Arturo López-Levy, profesor de origen cubano de la Universidad de Texas-Rio Grande Valley.

"Varios de esos actores del statu quo, como el gobierno colombiano y el papado, quieren aprovechar las credenciales que Cuba tiene", agregó López-Levy.

Si todo va según lo previsto, el presidente cubano, Raúl Castro, consolidará un legado de política exterior que los expertos perciben como de menos confrontación que el propiciado por su hermano Fidel, en el marco de las tensiones con Estados Unidos y el envío de tropas cubanas o consejeros a África, Asia y América latina.

"Fidel Castro construyó una proyección internacional fuerte y bastante exitosa -dijo el analista y experto en Cuba del Baruch College de Nueva York, Ted Henken, en referencia al ex dictador, que encabezó la revolución en 1959 y gobernó Cuba hasta 2006, cuando una enfermedad lo alejó del poder-. Raúl ha utilizado cada vez más [ese legado] de una manera más conciliadora y en la construcción de puentes."

La semana pasada, el Papa, que ya había visitado Cuba en septiembre, y Kirill se entrevistaron en un salón de protocolo del aeropuerto José Martí de La Habana para sellar una reconciliación luego de un cisma que distanció a la Iglesia de Roma y a la de Rusia en 1054.

Aunque el tema parezca tan ajeno a Cuba, la elección del terreno que las partes de ambas iglesias calificaron de "neutral" y la situación del gobierno de Raúl Castro por estos días luego del deshielo con Estados Unidos no pasaron inadvertidas para los analistas.

Varios expertos consultados destacaron elementos clave para la elección de Cuba como escenario o en temas de mediación, como la discreción que suele rodear a la isla con un fuerte control de la información y pocas filtraciones. Además, el bajo nivel de peligrosidad debido a la ausencia de terrorismo y un cuerpo diplomático extendido por todo el mundo que por su diversidad de contactos le permite mostrarse como un interlocutor válido a pesar de ser una isla pequeña.

"Hoy en día Cuba es un lugar ideal para conversaciones", reflexionó Richard Feinberg, ex funcionario de la administración Clinton y profesor de política internacional en la Universidad de California, San Diego.

Para Feinberg las diferencias de estilo de ambos hermanos Castro también son importantes. "Fidel fue ampliamente percibido como volátil y partidista", mientras que su hermano Raúl se siente "más estable, más predecible y fiable, más reflexivo, por lo tanto, un mejor socio de negociación", agregó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas