Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rechazo de los republicanos a un anuncio que agitó la campaña

El viaje de Obama a Cuba desató una reacción en cadena entre la airada dirigencia opositora, resueltamente contraria a suscribir una estrecha relación con la isla mientras continúen los Castro

Viernes 19 de febrero de 2016
0

WASHINGTON.- Ausentes durante el primer tramo de las primarias, las relaciones con La Habana entraron sin aviso en la campaña electoral luego del anuncio del viaje de Barack Obama a la isla, que suscitó duras reacciones de varios aspirantes republicanos a la presidencia.

Desde el ex gobernador de Florida Jeb Bush hasta los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, que pertenecen a la influyente comunidad cubana, contraria a todo acercamiento al régimen castrista, los republicanos hicieron fila para cuestionar el "desastroso", "triste" y "apologético" viaje que jugaría a favor de una "dictadura antiamericana".

El primero en disparar fue el ex gobernador Bush, que en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter tildó de "desastroso" que el presidente "legitime el régimen de Castro con una visita antes de que haya libertad para el pueblo cubano".

El senador por Florida Marco Rubio, de origen cubano, no se quedó atrás y lamentó el viaje de Obama a un país que, en su opinión, sigue gobernado por un régimen "tan opresivo como siempre". "El problema con el gobierno cubano es que no es sólo un régimen comunista. Es una dictadura comunista antinorteamericana", comentó en un panel que organizó la cadena CNN.

"Quiero que cambie la relación [entre los dos países], pero eso tiene que ser recíproco", subrayó Rubio. En una definición claramente de campaña, al ser consultado sobre si viajaría a Cuba en caso de ser elegido presidente, la respuesta fue tajante: "No, si no es una Cuba libre".

También se pronunció en el mismo panel el senador por Texas Ted Cruz, otro candidato de origen cubano e igualmente cerrado a acordar la menor concesión al régimen que forjaron los hermanos Castro, al declararse "triste" pero no "sorprendido" por la iniciativa de Obama.

Cruz señaló que el presidente "actuará como un apologista" del régimen castrista con su visita a la isla, que constituye un "verdadero error", y adelantó, por si quedaban dudas, que no pisará suelo cubano "mientras los Castro estén en el poder".

En las últimas encuestas sobre la candidatura presidencial republicana, Cruz y Rubio figuran en segundo y tercer lugar, respectivamente, por detrás del magnate inmobiliario Donald Trump, mientras que Bush aparece rezagado y con pocas opciones de lograr la nominación.

Al menos hasta anoche Trump, sorpresivo líder en la carrera republicana, no se había manifestado sobre el viaje de Obama. Pero en septiembre pasado afirmó que "el concepto de abrirse a Cuba está bien", aunque abogó por un "acuerdo más sólido" para el deshielo.

La decisión del presidente se topó con el rechazo de otros congresistas de origen cubano, como el influyente senador Bob Menéndez, que tachó la visita de "inaceptable". El viaje "marcará la primera vez que un presidente de Estados Unidos visita una dictadura en América latina desde la visita de Lyndon Johnson en 1968 a Nicaragua", acusó Menéndez.

En el mismo sentido, el representante por Florida Mario Díaz-Balart, calificó el viaje como "la última adición a la letanía de concesiones a dictadores que ha venido caracterizando a esta administración".

Los disparos también llegaron de otros sectores de las filas republicanas, como la representante por Florida Ileana Ros-Lehtinen, que consideró "absolutamente vergonzoso" que el presidente se desplace a Cuba. La legisladora reprobó en toda regla que "Obama recompense a los hermanos Castro con la primera visita de un presidente estadounidense aún en el poder desde que el reino de terror comenzó en La Habana".

Y mientras se esperan pronunciamientos de los candidatos demócratas, que estarán obligados en los próximos días a entrar al ruedo sobre la diplomacia con La Habana, ayer también se dejaron oír las críticas del exilio cubano, que tronaron con la misma vehemencia que la utilizada por los candidatos republicanos.

Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano, señaló entre otros dirigentes civiles que desde el anuncio del deshielo "no ha habido ningún cambio significativo" en lo que se refiere a la libertad y los derechos de los cubanos.

Agencias EFE y AP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas