Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Caballito, los vecinos disfrutan de poder caminar por las veredas

La presencia de policías evita que los manteros regresen; la duda es cuánto permanecerán

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 19 de febrero de 2016
En Caballito, la custodia policial impide el regreso de los vendedores ambulantes que invadían Rivadavia y Acoyte
En Caballito, la custodia policial impide el regreso de los vendedores ambulantes que invadían Rivadavia y Acoyte. Foto: Mauro Alfieri
0

Los vecinos de Caballito ya estaban desacostumbrados a caminar por las veredas despejadas de la avenida Rivadavia desde la avenida La Plata hasta Primera Junta. Los manteros habían copado esa zona comercial a ambos lados de la avenida Acoyte. El panorama cambió con el megaoperativo del 29 de enero, cuando efectivos de las policías Federal y Metropolitana impidieron desde las 5 de la mañana que los vendedores se instalaran.

Desde entonces, un fuerte despliegue de seguridad en el corredor garantiza, al menos por un tiempo, la calma y la comodidad de los transeúntes. En varias cuadras, se observan parejas de policías -uno de la Federal y otro de la Metropolitana- que hacen guardia conjuntamente. En algunas cuadras, hay hasta cinco efectivos. "Por ahora está todo tranquilo, porque ellos están acá: ojalá que siga así", comenta el vigilador privado de una de las galerías comerciales de la zona.

Fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño aseguraron que "la presencia policial reforzada permanecerá en Caballito todo el tiempo que sea necesario para recuperar el espacio público para los vecinos". Voceros de la dependencia, a cargo de Martín Ocampo, citaron como buen augurio la eliminación de los manteros de la calle Florida. "Lo que pasaba antes es que llegaba un pedido de un fiscal, pero los policías no actuaban porque había órdenes desde el gobierno nacional de no actuar en materia de contravenciones. Ahora eso cambió, y la Justicia y la política van de la mano", explicaron.

"Ahora se puede caminar. Antes había que andar esquivando sombreros, juguetes y todo tipo de mercadería", comentó ayer aliviada una señora mayor que vive en Rivadavia al 4900 desde hace muchos años. "Les tendrían que encontrar un predio para que puedan trabajar sin perjudicar a los demás comerciantes ni a los vecinos", acotó la amiga que la acompañaba.

A media cuadra de Acoyte y Rivadavia, Raúl, un comerciante de 62 años, expuso su punto de vista con claridad: "Es importante que desde el gobierno se pongan a hablar con los manteros. Hace falta una postura más activa para intentar encontrarle una solución al tema", dijo. "Sacarlos de un lado para ponerlos en otro de manera improvisada no soluciona nada", agregó.

En diagonal, frente a la esquina del café Havanna, cinco inspectores con chalecos verdes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público supervisaban que las aceras estuvieran despejadas. La pregunta de algunos vecinos es qué sucederá cuando la presencia policial disminuya.

"Apenas se vaya la policía, los manteros vuelven", comentó un médico psiquiatra que tiene su consultorio sobre Rivadavia. "Esto ya pasó. La solución sería que pongamos plata entre todos y los policías se queden para siempre", agregó con cierta ironía.

Un quiosquero de la zona expresó una mirada diferente: "Sí, está más tranquilo y despejado, pero también hay cierta tensión al ver tanta presencia policial. Alguna gente se siente más segura y otra lo percibe como algo raro. Los problemas que teníamos con los manteros no eran tanto de seguridad, sino más bien de convivencia", detalló.

Según informaron fuentes de la Fiscalía General de la Ciudad, los conflictos entre vecinos disminuyeron casi un 25 por ciento desde que se desalojó a los manteros, lo que hablaría de cierta mejora del clima social. La primera quincena de febrero registró 70 denuncias en la zona, contra las 90 reportadas en el mismo período del año anterior. Sobre la avenida Rivadavia, hubo solamente tres denuncias, y ninguna estaba relacionada con los manteros.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas