Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un condenado por matar a su ex mujer, sin salidas laborales

El empresario Daniel Bellini fue sorprendido en un auto con documentación irregular y sin registro

Viernes 19 de febrero de 2016
0

Daniel Bellini ya no podrá ir más a trabajar a su boliche, Pinar de Rocha, en Ramos Mejía. Ayer, la Justicia revocó las salidas laborales que le había otorgado al empresario, cumple con prisión domiciliaria una pena de 15 años por el homicidio de su ex mujer, Morena Pearson.

Según fuentes judiciales, la medida se fundó en que Bellini violó algunas de las condiciones fijadas por el Tribunal Oral que lo había condenado. El empresario fue demorado en El Palomar cuando conducía, sin registro habilitado, un auto con impedimento de circulación y sin la compañía de su fiador.

Fuentes judiciales citadas por la agencia de noticias Télam informaron que la medida fue dispuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Morón. Bellini, de 66 años, fue notificado en su quinta de Parque Leloir, donde cumple la prisión domiciliaria. El empresario fue beneficiado con esa medida porque padece de Parkinson.

La decisión fue tomada de oficio por el juez Juan Carlos Uboldi, quien recordó que cuando se le dieron las salidas laborales a Bellini se dispuso que sólo podía ausentarse de su domicilio acompañado de su fiador, quien aparentemente no lo acompañaba cuando fue sorprendido en el control de tránsito.

El magistrado consideró que el empresario "cuanto menos pasó por alto o intencionalmente violentó" ese requisito y además se excedió casi una hora del horario en el que debía regresar de su trabajo.

También se tuvo en cuenta que Bellini carecía de registro de conducir y que no debía ir al volante del auto por "la delicada patología que padece, que le imposibilitaría el manejo de un rodado, con el riesgo potencial para sí o para terceros".

Uboldi consideró que el empresario demostró "una desaprensión hacia las normas legales en todo momento" y "una clara intención de no ajustarse a las reglas sociales que imperan".

El hecho por el que a Bellini le revocaron el beneficio se produjo anteayer a las 15, cuando personal de Gendarmería realizaba un control en la colectora del Acceso Oeste, a la altura del Hospital Posadas, en El Palomar, detuvo la marcha de un Audi TT, patente GSC 579, modelo 2007, que conducía y en el que viajaba solo el empresario, quien dijo que volvía desde el boliche de una de sus salidas laborales.

Al cargar los gendarmes en el sistema informático los datos del auto y del conductor surgió que, por un lado, el vehículo tenía una prohibición de circulación y, por otro, que había una orden de captura para Bellini emitida por el Juzgado Federal N° 2 de Morón.

Ese pedido de captura no estaba vigente, ya que correspondía a la causa por falsificación de dólares que el empresario de la noche tuvo en el pasado y por la que ya cumplió condena.

Los gendarmes hicieron la consulta con el fiscal de turno Claudio Oviedo, ya que además Bellini tenía otorgados por el tribunal dos beneficios: una prisión domiciliaria por su enfermedad y salidas laborales, por haber cumplido más de la mitad de su condena a 15 años de prisión.

Esas salidas, revocadas a raíz del incidente, fueron otorgadas para los lunes, miércoles y viernes, entre las 8 y las 14, con un margen de tolerancia de una hora.

El empresario de la noche, dueño del boliche de Ramos Mejía, fue condenado por un Tribunal Oral de Morón en 2011 a 16 años de prisión y al año siguiente, el Tribunal de Casación bonaerense confirmó la pena, pero se la redujo a 15 años, fallo que quedó firme ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas