Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tarjeta roja, gol y lesión: la curiosa noche de los tres números 10 de River

El equipo sufrió la expulsión de Pisculichi, festejó la definición de Pity Martínez y se preocupa por la molestia muscular que padeció D'Alessandro en su regreso a Núñez

Viernes 19 de febrero de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Fue otra noche de desilusión para River. No sólo por la derrota, sino también porque perdió algo más que un partido. Entre las buenas producciones que había mostrado Leonardo Pisculichi en los partidos de la pretemporada y la llegada de un ídolo, Andrés D'Alessandro, en la consideración de Marcelo Gallardo no aparecía Gonzalo Martínez como el habilidoso más inmediato por destacarse. Sin embargo, por diferentes razones, el ex jugador de Huracán termina ubicándose como el mayor goleador de River en el torneo local, con tres conquistas. Así es el fútbol. Por eso, los jugadores deben estar siempre preparados para cuando el contexto les hace un guiño.

Ante Godoy Cruz, Pity tuvo unos primeros 30 minutos erráticos, se movió en forma previsible y nunca logró desequilibrar en el uno contra uno. Pero, tal como sucedió en la 1ª fecha, frente a Quilmes, cuando los murmullos en contra empezaban a extenderse en el Monumental, apareció con un golazo desde afuera del área para dar tranquilidad a River. El movimiento de distracción, amagando un pase a Milton Casco, fue determinante para generar el espacio y sorprender al arquero Rodrigo Rey. Además, su aparición se dio cuando el otro Nº 10 titular, Leonardo Pisculichi, acababa de irse expulsado por una falta contra Guillermo "Pol" Fernández...

Los goles a Quilmes también fueron en el estadio millonario, y el primero de ellos, en otro momento de tensión, cuando finalizaba el primer tiempo. Pero anoche no hubo gestos hacia los hinchas, ésos que después merecieron un pedido de disculpas por parte del volante.

En el segundo tiempo entró aun más decidido: interceptó un pase lateral interior de la defensa de Godoy Cruz y elaboró una pared con Iván Alonso, pero no definió bien de derecha entrando al área.

Gallardo seguía analizando el partido con el jugador de menos. Por eso a los 17 minutos reemplazó a Pity Martínez para dar pista a D'Alessandro, que ayer estuvo en el banco de los suplentes.

D'Alessandro fue el tercer zurdo talentoso que entraba en escena en el encuentro. Y también él tuvo su momento, como cuando ejecutó un córner desde la derecha y Arzura, con un cabezazo, reventó el travesaño. Luego elaboró un gran pase vertical para un pique de Alonso, pero el uruguayo llegó un segundo tarde a la acción. El ex creativo de Inter, de Porto Alegre, volvió a jugar en el Monumental, pero a los 32 minutos del segundo tiempo picó y sintió un tirón; la lesión le dejó un sabor más triste que la derrota en sí. Su último partido había sido en junio de 2003, en una derrota por 3-1 a manos de Racing. Y el de ayer, está claro, no fue el regreso soñado.

Ahora, Gallardo tendrá un rompecabezas para armar el conjunto que jugará contra Rosario Central, con dos de los tres Nº 10 casi seguramente fuera de combate.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas