Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Del potro, paso a paso, sigue creciendo

En su 2º desafío desde que volvió a competir, batió a Smith y jugará hoy ante Chardy, en Delray Beach

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 19 de febrero de 2016
0

DELRAY BEACH.- Juan Martín del Potro superó un desafío cuya exigencia no fue consecuente con el ranking ni la foja de servicios de su rival en la segunda rueda de Delray Beach. Es que John Patrick Smith, quien venía de eliminar al gigante croata Ivo Karlovic, confirmó durante el desarrollo de un partido de intensidad extenuante la estrategia que había anticipado: presión constante, agresividad, buen servicio, una compleja devolución y, sobre todo, forzar el revés aún tímido del argentino, que de a poco fue presentándose a tientas en escena.

Del Potro, tras el triunfo, arrojándole pelotas al público
Del Potro, tras el triunfo, arrojándole pelotas al público. Foto: Reuters

En una hora y 17 minutos, el tandilense eliminó por 6-4 y 6-4 a Smith en otra interesante producción, no sólo porque mostró una evolución en su tenis sino porque su físico le permitió afrontar dos partidos consecutivos en 48 horas, situación que no ocurría desde Sydney 2015. Su próximo rival será el francés Jeremy Chardy, quinto preclasificado, esta noche a las 20 de Delray Beach (22 de la Argentina).

Smith empezó quebrando y confimando sin resignar puntos frente a un Delpo incómodo con un rival de estilo poco ortodoxo que, a diferencia de Denis Kudla, no acusaba recibo por un contexto repleto de argentinos que alentaban al ídolo en su paulatino camino rumbo a una recuperación definitiva.

Es que la calma que domina en Delray Beach se conmueve con cada paso de Delpo. Un torneo que ha perdido a sus cuatro primeros preclasificados lo adoptó como su salvación, protagonista del plato principal de cada jornada. Los organizadores rezan que el tenista más convocante del torneo alcance la final. En la previa, había largas colas en los carritos que venden comida, bebida y dulces. La pasarela que conduce del búnker reservado para tenistas hasta el estadio estaba colmado de fanáticos que esperan un autógrafo o una selfie con su ídolo, imagen que se repitió post partido, con Delpo ya victorioso y cientos tirándose sobre él.

En desventaja tras los dos primeros games, Del Potro fue ajustando con el correr de los puntos hasta desplegar pinceladas de su mejor tenis, como si el tiempo no hubiera pasado, como si hubiera viajado en el tiempo para reencontrar esos golpes letales que desarticulaban cualquier propuesta rival.

Con el marcador 2-3, el argentino quebró el servicio de Smith a puro lujo, ridiculizando a un rival que sacaba y subía a la red: un globo y un passing shot dejaron desairado a un Smith que cuando intentaba reaccionar ya se encontraba presto para reanudar el partido.

Las sensaciones eran positivas y Del Potro estaba afianzado, ya habiendo enterrado el coraje y la valentía de su oponente. La derecha era imparable y el saque volvía a responder pero era el revés, aún sin calibrar, el que no aparecía hasta que metió una pelota que le cantaron mala. Inmediatamente pidió el challenge y, entre risas, comentó a la tribuna que era el primero que había metido y que se lo cantaban malo, pero el ojo de halcón le dio la razón, Delpo ganó su servicio y quebró nuevamente en el décimo game para quedarse con el primer set.

El comienzo del segundo parcial también fue irregular, con un quiebre por lado. Fue en el séptimo game cuando el revés apareció en todo su esplendor: un passing espectacular dejó atónito a Smith y levantó a un público que estalló en un "olé, olé, olé, olé, Delpo, Delpo". Todavía relamiéndose por el punto ganado, Del Potro hizo que no con la cabeza y se mordió los labios como si no pudiera creer haber pegado ese golpe después de tanto sufrimiento, tras meses de recuperación en los que pensó que nunca más iba a poder entrar en una cancha de tenis para disputar un partido profesional.

El tandilense pudo haber cerrado el partido con su saque, pero el australiano, imitando la subida que inventó Roger Federer, atacaba el segundo servicio de Del Potro, con el que el argentino apenas ganó el 48% de sus puntos. El SABR (Sneak Attack By Roger) dio sus frutos y Smith amagó con una remontada que el tandilense abortó antes de que siquiera fuera una amenaza.

Después del partido, el argentino se rindió a tantos compatriotas que le demostraron su cariño y con la voz resquebrajada agradeció el afecto y el aliento: "Jugar frente a ustedes fue sensacional, les voy agradecer toda la vida que estén acá". Del Potro volvió a ganar, desplegó su jerarquía y su físico respondió.

Pella, en su mejor momento, entre la Copa Davis y el ATP de Río

Luego de haber atravesado por momentos inestables en el tenis, Guido Pella está viviendo días muy positivos en su carrera. Este mediodía será citado por primera vez para la Copa Davis: Daniel Orsanic, capitán del equipo nacional, lo convocará oficialmente para la serie ante Polonia (4, 5 y 6/3, en Gdansk). Mientras tanto, el bahiense sigue logrando buenos resultados en el ATP 500 de Río de Janeiro: luego de haber vencido a John Isner, superó por 6-4 y 6-0 al colombiano Santiago Giraldo. Hoy, a las 13.30 de la Argentina, jugará ante el español Daniel Gimeno-Traver, por los cuartos de final. Federico Delbonis, que batió 6-3 y 6-0 al italiano Paolo Lorenzi, hoy se enfrentará con Pablo Cuevas (Uruguay).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas