Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Personal trainer: una rutina bajo el sol

Domingo 21 de febrero de 2016
Carolina Weisz, profesora de Educación Física, con una de sus alumnas
Carolina Weisz, profesora de Educación Física, con una de sus alumnas. Foto: Julián Bongiovanni
0

"¡Dale, Mechi, dale, dame un poco más!", arenga la profe a su alumna mientras las dos corren por el deck del paseo costero de Vicente López. Luego, algunas flexiones de brazos, unas sentadillas, un poco de abdominales y a tomarse un respiro.

Son las 17 y el sol no da tregua. Cae pesado sobre la ciudad y, a pesar de la cercanía del Río de la Plata, la ropa se pega al cuerpo, cuesta encontrar una brisa de aire fresco y se hace difícil respirar. "El calor es peor que el frío, sin dudas", sentencia Carolina Weisz, profesora de Educación Física y personal trainer, acostumbrada a trabajar en gimnasios y al aire libre.

"Al calor no lo combatís con nada más que con hidratación abundante. En cambio al frío lo soportás los primeros 15 minutos y después el cuerpo toma temperatura", cuenta mientras sigue con la rutina de entrenamiento de Mercedes Arce, que la acompaña en esa tarde agobiante.

En las últimas dos semanas hubo jornadas con registros térmicos que superaron los 40°C. Durante esos días la actividad física al aire libre es más difícil de sobrellevar y los mejores horarios se reducen, al tiempo en que el sol castiga menos.

Lo más saludable, para la personal trainer es hacer deportes "hasta las 9 y después de las 19".

Luego de dos o tres series de ejercicios Carolina y Mercedes no resisten la tentación de refrescarse con el agua en forma de rocío que desprende un poste metálico. Se nota que sienten una sensación placentera que les quita el sudor acumulado tras una rutina intensa.

"El calor se soporta como se puede, pero no es un impedimento para trabajar. Los profes sabemos que trabajamos bien de marzo a diciembre y después baja el ritmo cuando la gente se va de vacaciones. Es una limitante porque debemos acomodarnos a las horas menos calurosas", reflexiona Carolina. Queda claro que para ella la temperatura no es un problema: horas antes de la clase corrió 20 kilómetros y se ve descansada.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas