Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Javier Pinola: "Somos como una gran familia"

El defensor, uno de los pilares del líder Central, que mañana jugará con River, se identifica con el estilo canalla y destaca la unión del grupo

SEGUIR
LA NACION
Sábado 20 de febrero de 2016
0

En Alemania estuvo diez años, jugó 416 partidos para Nuremberg y dejó una huella tan grande que, a pocos meses de irse, le pusieron su nombre a una tribuna en el Grundig Stadion. A Central llegó en junio pasado, pero ya generó también un idilio con los hinchas, al punto que cuando Javier Pinola recorre las calles de Rosario, lo pueden sorprender chicos pidiéndole que los adopten; padres primerizos comentándole que le van a poner Javier a su próximo hijo u otros prometiéndole que, si Central sale campeón de la Copa Libertadores o el torneo local, se van a tatuar su nombre o rostro en el cuerpo. En octubre pasado, además, un fanático canalla pagó 45.000 pesos por su corbata, en una subasta a beneficio del club. El defensor, que el miércoles próximo cumplirá 33 años, supo destacarse tanto como lateral izquierdo como central y es uno de los pilares de Eduardo Coudet en uno de los equipos que más elogios acapara por su rendimiento. Pinola charló con LA NACION sobre este arranque canalla con puntaje ideal, su performance y el próximo partido con River, en Arroyito.

-¿Cuál es el secreto de Central?

-Es un equipo con un corazón enorme. Tiene un grupo y una humildad impresionantes. Hay un trabajo a conciencia de cada uno de sus componentes. Por ejemplo: sabíamos que las vacaciones entre fines de 2015 y el comienzo de 2016 iban a ser largas y que teníamos que llegar al inicio de la pretemporada en buenas condiciones. El cuerpo técnico nos dio un plan individual a cada uno para que el parate no se notara tanto a la hora de volver. Y la verdad es que cada uno lo respetó y lo siguió al pie de la letra. Por eso es que ahora se ve también que, físicamente, estamos muy bien y que muchas veces mejoramos los rendimientos en los segundos tiempos.

-¿Se sienten identificados con la idea futbolística de Coudet?

-Sí. Los resultados lo avalan, pero eso es una consecuencia; primero vienen la búsqueda y el rendimiento. Nos sentimos cómodos con el estilo del Chacho, con el método de entrenamiento. Los trabajos son exigentes, pero así también generan cosas positivas desde lo individual y colectivo.

-¿Para qué está el equipo?

-Intentamos ser protagonistas en todos los partidos y torneos que juguemos. El año pasado estuvimos muy cerca, sobre todo en la Copa Argentina. Y jugando muy bien.

-Justamente, por la forma en que perdieron la final con Boca. ¿Eso les tocó el orgullo? ¿Dentro de lo negativo les sirvió para salir más fortalecidos?

-No sé. Perder esa final, por la forma en que se dio, fue doloroso, además porque siempre estuvimos por el camino correcto, haciendo bien las cosas. Ese partido se terminó resolviendo no por una diferencia futbolística, sino por otras cosas. Pero eso ya quedó atrás. Ahora tenemos que ilusionarnos con lo que viene.

-Son uno de los pocos equipos que, hasta ahora, aplicó la rotación y no sufrió una merma en el rendimiento. ¿Por qué se dio?

-Porque nadie regala nada en este plantel, todos se esfuerzan al máximo y existe una sana competencia. Cada uno sabe que debe estar preparado para cuando le toque jugar y además sabe que Coudet les va a dar la oportunidad. Todos trabajamos para aportar en función del grupo. Además, todos saben que pueden arrancar no siendo titulares, pero quizá después terminan siendo los héroes de la tarde, haciendo el gol del triunfo o un gol que signifique un título. Que haya recambio y no se note tiene que ver con el trabajo que estamos haciendo. ¿Cómo decirlo? Acá somos como una gran familia. Nadie se cree más que nadie. Hay jugadores de experiencia y los chicos son inteligentes y tienen ganas de aprender. Todos contamos con libertades para decidir y hacer, pero también sabemos dónde está el límite. Chacho tiene ese humor que comparte con nosotros, pero cuando suena el silbato ya sabemos que hay que enfocarse en el próximo ejercicio. Aporta mucho todo el cuerpo técnico, están en todos los detalles, desde la planificación de los entrenamientos hasta el análisis de los futuros rivales.

-Por el formato del torneo y el calendario ajustado, ¿si le ganan a River se transformarán en los grandes favoritos de la zona?

-Colón también está muy bien, San Lorenzo está consiguiendo resultados. Recién sería la 4a fecha y es difícil decir si vamos a ser los máximos candidatos. Va a faltar mucho todavía.

-¿Es tan difícil el fútbol argentino?

-Sí, muy difícil.

-¿Por qué?

-Porque es más físico, hay más roce. En Alemania, al mínimo roce te cobran foul. Además, se da que están volviendo jugadores de Europa en plenitud y eso le da un salto de calidad al campeonato. Y jugar de visitante sigue siendo complicado también. Nadie puede asegurar un ganador antes de jugar, por más que se enfrenten el primero con el último.

-En lo personal, ¿terminaste rindiendo por encima de lo que pensabas cuando decidiste volver al fútbol argentino?

-Sí. Muchos no me conocían o no se acordaban de mí. Era lógico, porque estuve mucho tiempo jugando en Alemania. Tenía plena confianza en mí y quería demostrarle al equipo y al cuerpo técnico, quienes se interesaron en mí, que podía sumar. Y la verdad es que mi rendimiento terminó siendo mejor de lo que yo imaginé.

-Te identificaste a los pocos días con los hinchas de Central. ¿Cómo lo generaste?

-Quizá porque doy el ciento por ciento en los partidos, hasta el último esfuerzo. Nunca me sobró nada y siempre fui un jugador que hizo la carrera en base a esfuerzo y sacrificio. Y siempre me gustó trabajar el doble para no defraudar y estar a la altura del desafío. Eso se suma a que me siento identificado con la forma de trabajar de Coudet y del grupo que se armó. Cuando pasa eso, uno rinde mejor. Pero no me imaginaba tanto cariño en tan poco tiempo.

-También generaste contagio en tus compañeros con modismos europeos. Por ejemplo, la idea de salir a entrenar no bien terminan los partidos.

-Yo trato de aportar desde mi lugar, pero acá es el cuerpo técnico el que maneja al grupo y tiene las ideas muy claras. Son detalles que no sólo yo, sino también Ruben o Delgado aportan. Puede ser también hacer alguna variación en un ejercicio táctico para que se pueda resolver más rápido la acción o tratar de concentrar después de los partidos. Pero son ideas que propuso el cuerpo técnico y se aceptan.

-¿Cómo imaginás el partido con River?

-Muy estudiado, trabado. No creo que de entrada se dé al golpe por golpe. Ellos vienen de perder y van a querer recuperarse, es un equipo que toma riesgos, pero tiene mucha jerarquía. Y nosotros, además de ser locales, vamos a querer confirmar el buen momento.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas