Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El poder de los clubes chicos, que sorprenden a los grandes

Atlético Tucumán y Colón, con puntaje ideal, son las revelaciones del certamen; Lanús quiere pelear por el título con los goles de José Sand; Aldosivi también se ilusiona

Sábado 20 de febrero de 2016
0

Sorpresa: al fútbol argentino no lo gobiernan los billetes, sino las intenciones. Ahí están cuatro equipos de la clase media con puntaje perfecto: Colón (Santa Fe) y Rosario Central, en la Zona 1; Atlético (Tucumán) y Lanús, en la 2. Lo del Decano tucumano tiene valor agregado, ya que acaba de ascender desde la B Nacional y les ganó, en fila, a dos de los equipos que más gastaron en el mercado de pases, como Racing y Boca.

El plantel de Atlético, un conjunto que mantuvo la base campeona de la B Nacional, se había propuesto conseguir 20 puntos para no tener problemas con el promedio, su verdadero campeonato. En apenas tres fechas, consiguieron casi la mitad del objetivo. "Prudencia", es la palabra preferida en el estadio Monumental José Fierro. Sin embargo, sus hinchas desatan su ilusión en cada partido. El jueves, por ejemplo, colmaron la cancha en la victoria 2-0 ante Unión de Santa Fe. La otra clave del equipo está en el orden. El 4-4-2 que plantea su entrenador no se toca ni se modifica. Y cada uno juega en su puesto. Como extra, el Vasco Azconzábal le pegó en los refuerzos: el paraguayo Enrique Meza Benítez parece una muralla defensiva, Fernando Zampedri ya convirtió y Nery Leyes hace lo suyo en la mitad de la cancha.

Los tucumanos comparten la cima de la tabla con Lanús, un equipo que crece con los goles de José Sand. "En 2007 vendimos a Fabbiani a Rumania. Con la mitad de ese dinero compramos a Sand, cuyo pase era de River. El idilio con la gente fue instantáneo", recuerda Alejandro Marón, ex presidente granate que llevó al goleador al club. Ese hombre, que se reinventó en Boca Unidos y Aldosivi, hoy vuelve a enamorar a los suyos. "Quería volver. Tiene una relación muy fuerte con los hinchas, que lo relacionan con el primer campeonato que ganó el club", agrega Marón. El actual presidente, Nicolás Russo, también se ilusiona: "Este equipo va a jugar mejor. Todavía no mostró su potencial. Apostamos a pelear el campeonato".

Con un partido menos (ante Huracán), Aldosivi también contagia a Mar del Plata. El equipo portuario tiene un as de espadas: Santiago Rosales. Ex albañil, tuvo sus primeras oportunidades en el torneo pasado y ahora explotó. Dueño de la camiseta número 10, es la figura de un equipo que ya pagó el derecho de piso en Primera. Dejó de mirar tanto su arco para enfocarse en el de enfrente. Eso se traduce en una propuesta agresiva. Y goles.

El Colón de Darío Franco también provoca una mini-revolución en Santa Fe. Muchos recuerdan que el actual entrenador estuvo a un partido de ser cesanteado. Si el equipo sabalero hubiese perdido el segundo clásico del 2015 con Unión, hoy habría otro entrenador. Fue 0 a 0. Y el equipo se desató lo suficiente como para mantener la categoría.

En el receso se reinventó con cuatro pilares, que mantuvo: el arquero Broun, Pablo Ledesma, Clemente Rodríguez y Mauricio Sperduti. El equipo juega como su entrenador, que vive el partido a pura intensidad. Colón ataca de a ráfagas. Convierte, pero no tiene delantero de área. Su número 9 es Alan Ruiz, porque Franco no quiere tanques, sino jugadores de buen pie. Por ahora, le alcanza.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas