Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rampas reductoras de velocidad

LA NACION
Sábado 20 de febrero de 2016
0

En las autopistas y rutas de montaña suele haber rampas ascendentes reductoras de velocidad para que las utilicen vehículos sin frenos; en especial, camiones y ómnibus. Pero, sin frenos, cuando el vehículo se detenga en la parte superior de la rampa, volverá hacia atrás cobrando nuevamente velocidad. Algo por el estilo les ocurrió a los jugadores de Huracán en Venezuela, que se saldó con el vuelco del ómnibus, pero que podría haber terminado mucho mejor con otro tipo de maniobra por parte del conductor.

Estas rampas son una solución para que los móviles sin frenos pierdan la energía cinética que acumulan. Es decir, son disipadores de dicha energía. Pero, el problema vuelve a surgir si se permite que el vehículo vuelva marcha atrás por efecto de la gravedad y la pendiente.

¿Qué se podría hacer en esa situación? Expertos consultados afirman que mientras el vehículo está ascendiendo la rampa y reduce su velocidad, antes que se detenga hay que poner la primera marcha y hacer que haga fuerza para tener cierto control. Cuando comienza el descenso, a muy baja velocidad por la oposición entre la transmisión y el declive es el momento para tratar de atravesar el vehículo a la pendiente. Siempre con la parte trasera hacia la montaña (aunque estos reductores suelen ser excavados y contar con dos laterales). Cuanto más atravesado quede, tanto mejor; incluso, si hace falta, hay que detenerse chocando a baja velocidad con la ladera.

Este tipo de situaciones no son comunes, pero es un punto clave en la formación de conductores de camiones y ómnibus; en especial de aquellos que deben conducir por caminos de sierras y montañas. Para esto son útiles los cursos especializados, que informen y enseñen cómo proceder en este tipo de maniobras y el por qué de las normas de tránsito.

La tecnología es una gran aliada. Los frenos de servicio suelen calentarse y perder efectividad en los caminos de montaña (efecto denominado fading); por eso, los camiones y ómnibus más avanzados cuentan con dispositivos de freno-motor y ralentizadores electrónicos, que disminuyen al mínimo el uso de los frenos normales. Estos elementos y conductores especializados minimizan los riesgos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas