Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Antropólogos argentinos reclaman "buscar otra hipótesis" en el caso de los 43 estudiantes asesinados en México

El Equipo Argentino de Antropología Forense pidió que se convoquen más peritos internacionales para aclarar la masacre de Ayotzinapa ocurrida en 2014

Sábado 20 de febrero de 2016 • 14:15
Una de las tantas marchas de reclamo de justicia por los estudiantes asesinados
Una de las tantas marchas de reclamo de justicia por los estudiantes asesinados. Foto: Archivo
0

(Télam).- A días de haber presentado el informe en el que se descarta la versión oficial que ofreció el gobierno de México en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, Luis Fondebrider, presidente del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) explicó a Télam la necesidad de buscar nuevas hipótesis, y adelantó un proyecto que buscará identificar migrantes que fallecieron al intentar pasar a Estados Unidos.

"Manifestamos que debe hacerse una reunión de peritos, nuestro equipo con las autoridades mexicanas y los peritos de la OEA (Organización de Estados Americanos), para llegar a una conclusión conjunta pensamos que hay que seguir otra línea de investigación que no sea la del Basural de Cocula", explicó Fondebrider en la sede que el EAAF tiene en Buenos Aires.

El Equipo, de prestigio internacional que hace más de 31 años trabaja en distintos países para recuperar e identificar los restos de personas desaparecidas para restituirlas a sus familiares, presentó días atrás un informe que descarta que los estudiantes hayan sido asesinados y quemados en un basural, versión sostenida por la Fiscalía de México.

"Seguimos trabajando. Hay que seguir investigando otros lugares y otros testimonios para dar con lo que puede haber sucedido. Estamos abiertos al diálogo con forenses mexicanos porque el diálogo entre científicos es la forma para poder dar con pruebas científicas. Nosotros no hablamos de política ni de otras cosas, sino de ciencia", argumentó.

Problema recurrente

Por otro lado, reconoció que México tiene "hace muchos años un problema de violación de derechos humanos y de desaparición de los personas que ha producido miles de muertos que muchos de ellos están en fosas".

"Nuestro trabajo es una porción muy pequeñita que acompaña lo que hacen tantas asociaciones civiles. Tiene que ver con aplicar la ciencia al dilucidar que ha sucedido en algunos casos especifico", repasó el especialista.

Los cuerpos en Ciudad Juárez y las narcofosas fueron las primeras investigaciones que años atrás inició el EAAF hasta que fueron convocados por los familiares de los estudiantes desaparecidos en Guerrero en septiembre de 2014, quienes manifestaron tenerles más confianza que a las autoridades e instituciones mexicanas.

"Ellos creen en nuestro trabajo y es una responsabilidad porque no siempre podemos llegar a los resultados, pero sí les podemos garantizar a los familiares una comunicación trasparente clara y usar todo lo que esté al alcance de la ciencia", indicó Fondebrider.

Lo más complicado, detalló, es cuando hay que decirle a un familiar el resultado. "Cuando se encuentran es un momento de mucho dolor pero también de alivio, pueden llevarle una flor, lo pueden insertar a ese ser querido en la sociedad que muchas veces le negó su identidad. Trabajamos con historias de personas y esa relación con los familiares, que nos da tantas satisfacciones, también se torna muy difícil a la hora de los resultados".

Falta de voluntad política

Fondebrider explicó que en muchos casos hay contextos difíciles, o por la falta de voluntad política para investigar, por las trabas burocráticas, o por las dificultades para los familiares que denuncian estas situaciones ya que la mayoría de los lugares en los que trabajan son áreas rurales en donde los familiares están muy expuestos.

"Nuestro objetivo es que no se reduzca la investigación a un periodo sino a un plazo más largo porque el problema de las desapariciones no se resuelve en dos, cinco, o diez años sino que toma generaciones y cada país se maneja de distinta manera", remarcó.

Fondebrider indicó en América Latina la vía jurídica es la preponderante, no sólo a nivel local sino a través de las sentencias de organismos de derechos humanos. "En otros lugares del mundo creen que identificar cuerpos ya es suficiente, que no hace falta perseguir penalmente a los responsables y la experiencia indica que es una garantía de impunidad no investigar qué pasó con las personas que cometieron estos hechos", admitió.

La excepción hasta ahora es Brasil, que todavía no utiliza la vía judicial y en el que "los familiares trabajan en una soledad enorme, les han prometido muchas cosas y no han cumplido", asumió el especialista.

Otro país en el que el EAAF realiza investigaciones desde hace 24 años es Colombia, que esta ante la inminente firma de paz tras 50 años de conflicto armado. "Tiene la ventaja que tiene el mejor sistema forense de la región, pero una problemática enorme por la cantidad de casos, por la complejidad del territorio y del conflicto. Es una tarea enorme que se viene por el posconflicto".

"Lo que se avanzó en el diálogo de paz es clave. Es fundamental que las dos partes aporten información para poder identificar a las víctimas y creo que Argentina puede jugar un papel importante en este proceso desde el acompañamiento en temas forenses y legales, también en cuanto a lo humanitario y lo científico", sintetizó.

Pero la investigación más prometedora por su complejidad es el Proyecto Frontera, que se ocupa de la identificación de los cuerpos de personas que migran de países de Centroamérica y México a EEUU.

"El Proyecto que tiene que ver con crear un ente multinacional que permita relacionar a los familiares de migrantes de Centroamérica y México a EEUU con los cadáveres que parecen del lado norteamericano, en Arizona y Texas que son enterrados en cementerios de EEUU", explicó.

El Banco incluirá no sólo datos genéticos, sería un Banco mixto con muchas organizaciones de la sociedad civil que permita cruzar los datos. "Eso permitirá la toma de datos a familiares en todos estos países, exhumaciones en cementerios, establecer protocolos de investigación, diálogos entre las autoridades de modo de pode reunir esa información que está dispersa".

El proyecto lleva seis años y un trabajo enorme por la diversidad y por la dispersión y se podría trasladar a Europa ya que cuentan con todos los recursos y tienen problemas serios en ese tema.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas