Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Y si el "Brexit" se hiciera realidad?

Los analistas coinciden en que comenzaría un período de turbulencia política y económica

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 21 de febrero de 2016
0

"Estar o no estar juntos, ésa es la cuestión", escribió en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, mientras negociaba con el primer ministro David Cameron los términos del acuerdo que se votó anteayer en Bruselas para evitar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE).

La cita de Hamlet no sólo representa la duda que hoy se plantea en las islas británicas, sino también las chances igualmente repartidas de que ocurra el tan temido "Brexit" en el referéndum que Cameron convocó ayer, según marcan analistas políticos y las encuestas.

¿Qué pasaría si Gran Bretaña dejara de ser miembro del bloque? Los expertos coinciden en que la salida significaría la renegociación por parte de Gran Bretaña de una gran porción de sus obligaciones internacionales, el replanteo de muchos de sus compromisos nacionales y el inicio de un período no inferior a dos años de turbulencia política y económica.

"La primera preocupación es que se espera una posible devaluación de la libra de hasta un 20%, según Goldman Sachs, por la venta masiva de la divisa", explicó Damian Chalmers, profesor del Instituto Europeo de la London School of Economics (LSE) y especialista en derecho de la UE. En esta línea, el Tesoro británico, de enero de 2015 a enero de 2016, aumentó sus reservas de divisas en un 34%, probablemente para prepararse ante la posible volatilidad de su moneda si el país saliera de la UE.

Chalmers señaló que en el área legal existe entre un 14% y un 17% de la legislación británica que son leyes de la UE. "Aquellos que argumentan a favor de la salida del bloque ven la oportunidad de recuperar parte de su soberanía, aunque significaría una gran carga de trabajo dictar nuevas leyes."

"En lo social, el migratorio se transformó en un tema tan relevante que si gana la opción del «Brexit», el gobierno tendría que poner restricciones al ingreso de extranjeros. Si pusiera estos límites, se complicaría la situación de muchos residentes y, posiblemente, otros gobiernos harían lo mismo con ciudadanos británicos", señaló Chalmers, que también explicó que se podría reabrir el reclamo independentista de Escocia. Con el argumento del cambio de estatus, podría impulsar un nuevo referéndum, según sugirió Nicola Stuyrgean, líder de Partido Nacionalista Escocés.

Ante todo, la UE es un gran mercado de libre comercio para sus miembros y un negociador importante en el comercio internacional que impone los estándares mínimos de casi todos los productos. "En lo comercial, hoy, el 45% de las exportaciones británicas van a la UE", remarcó Chalmers. "Si Gran Bretaña abandonara el bloque, debería renegociar todos sus acuerdos comerciales, con la UE y con más de 50 países", añadió.

Con la UE, la relación puede reformularse dentro de los parámetros del bloque: con mayor acceso de Londres al mercado único, pero menor influencia en las reglas y aceptando la libre circulación de personas. O con mayor autonomía en cuanto a las reglas e inmigración, que implicaría un acceso más restringido a ese mercado.

"Esto sería parte de las condiciones de retiro que se negociarían a partir del «Brexit». Según los tratados de la UE, se iniciaría un período de dos años en los que Gran Bretaña ya quedaría excluida de las decisiones del bloque y junto con la UE fijarían los términos de la nueva relación entre ambas", dijo Vincenzo Scarpetta, analista político del thinktank independiente Open Europe. El analista coincidió con sus colegas en que los mercados financieros son los primeros que sentirían el "Brexit".

Aunque los euroescépticos ven la posibilidad de atraer más inversiones al prescindir de las regulaciones europeas, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Gran Bretaña ya es el segundo país entre los más desregulados del mundo.

La idea de que Gran Bretaña abandone el bloque no le resulta descabellada al economista Guillermo Nielsen, negociador ante la UE de productos agrícolas argentinos durante siete años. Nielsen sostuvo que si esto pasara "la administración estatal británica tendría una carga importante de trabajo, pero está capacitada para manejarla."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas