Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Remate

Cinco últimas ideas antes del final

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 21 de febrero de 2016
0

1

Recorriendo la isla de Chiloé caí en la cuenta de que el siempre verde alerce –árbol denominado científicamente Fitzroya en tributo al inglés Robert Fitz Roy, capitán del bergantín con el que Darwin dio la vuelta al mundo entre 1831 y 1836– se usó para revestir y techar cientos de casas, graneros y capillas con tejuelas de diseños multiformes. El aspecto de las construcciones (sean o no coloridas, exhiben sin pudor ni poder su eclecticismo, cruza de Patagonia con Transilvania) se enmarca dentro de la escuela chilota.

2

Vuelvo un segundo atrás en mi periplo por Chiloé y descubro, gracias a la búsqueda de bergantín en Wikipedia –sitio que uso como si fuera un diccionario común y silvestre, pero empachado de hipervínculos–, varios términos de linaje marinero que empiezan con b. Paso a resumir, je: bolina (acción de navegar contra la dirección del viento), bauprés (el mástil que sale desde la proa), bricbarca (un barco de tres palos), bermudiana (cierto tipo de vela triangular), ballestrinque (nudo) y balandra (pequeña embarcación).

3

Si raspan, al leerla con la parte menos prejuiciosa de vuestra mente, una palabra; si la miran, la sopesan, la remiran y la posan en un espectro quizá ignoto del tupido cardumen de conocimientos que navegan allí, verán cómo algo nuevo se apodera del cuerpo. Algo único. La palabra: digamos… samba. Cinco letras que nos hacen ya, al decirla, mover el esqueleto. Ráspenla con el índice, casi un mimo al papel. Ráspenla y el pie derecho pum pum pum. ¿Vieron? Están bailando cuando bailar era lo menos esperado.

4

Años de ver a las mujeres de mi familia arrodilladas, las manos llenas de tierra, sombrero de paja, una tijera de podar en la guantera del auto, floreros. Entonces, aprendí sobre jardines: que se vean salvajes. Me gusta lo caótico porque estoy –¿porque soy?– tal vez muy organizado. Alguien dijo que la naturaleza es demasiado verde y está mal iluminada; un paisajista debería disimularlo. Que trepen penachos y pirinchos, que broten anomalías en sutil desequilibrio: aromos con salvias, magnolios con lirios, aguaribayes con gauras.

5

Una mujer lee Madame Bovary en el 118, camino a San Cristóbal. Después de mirarla durante un rato, me acerco a preguntarle si ella es Emma, Emma Bovary. Como no podía ser de otra manera, contesta que sí. "Oui", dice, sin mover los labios y cerrando el libro –una edición gastada– como si fuera un aplauso. "Soy Emma Bovary y lo que pasa entre nosotros es ficción: una escena escrita por Flaubert en el siglo XIX y descrita por vos en un remate que grabarás en tu cabeza y que se publicará el domingo 21 de febrero".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas