Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un tory de peso pide el voto para el "Brexit"

El alcalde de Londres desafía la campaña para la permanencia en la UE

SEGUIR
LA NACION
Lunes 22 de febrero de 2016

PARÍS.- El primer ministro conservador David Cameron sufrió ayer el primer revés en su campaña para votar por la permanencia británica en Europa en el referéndum del 23 de junio: el golpe provino del extravagante alcalde tory de Londres, Boris Johnson, que anunció su intención de hacer campaña en favor del "Brexit", la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE).

"Lucharé a favor de un voto para dejar la UE porque quiero un mejor acuerdo para los habitantes de mi país, para que tengan más dinero y puedan recuperar sus destinos", declaró ayer Johnson, una de las figuras más mediáticas de la política británica y ex compañero de estudios del premier en Oxford.

A juicio del alcalde de la primera urbe de Europa (9 millones de habitantes), el acuerdo obtenido el viernes en la cumbre de Bruselas entre el primer ministro británico y los líderes de los otros 27 países de la UE no modifica fundamentalmente las relaciones entre Gran Bretaña y el bloque.

Desechando las sospechas de querer suceder a Cameron al frente del Partido Conservador, Johnson insistió en que la decisión de oponerse al primer ministro, que desde el sábado hace campaña a favor del sí a Europa, fue "terriblemente difícil".

La decisión de Johnson es un revés de talla para Cameron, que hizo considerables esfuerzos para sumarlo a la campaña pro EU. El premier le pidió incluso públicamente "no hacer el juego" del líder del partido euroescéptico y antiinmigración UKIP, Nigel Farage, y del diputado George Galloway, principal figura anti-EU del laborismo.

Según un sondeo de YouGov/Prospect publicado en octubre, si Cameron y Johnson hacían campaña juntos, la mayoría conservadora favorable a Europa habría visto su apoyo popular aumentar en 15%.

Cameron estaba, sin embargo, casi seguro de que Johnson seguiría el ejemplo de uno de sus principales ministros, Michael Gove, secretario de Justicia, decididamente euroescéptico, y de otros cinco responsables gubernamentales que respaldan el "Brexit".

Incluso esos miembros del gobierno parecen decididos a no escatimar esfuerzos para que Gran Bretaña deje la UE.

Iain Duncan Smith, secretario de Trabajo y Pensiones dio ayer un ejemplo al afirmar que, permaneciendo en el bloque, el Reino Unido estará "mucho más expuesto a atentados terroristas islamistas como los que sufrió París" recientemente.

Ex líder del Partido Conservador, Duncan Smith advirtió que la UE está "desapareciendo bajo una masiva ola de inmigración", con gente de Paquistán e Irán, que se "mezcla con refugiados sirios" y que otros países pueden otorgar pasaportes a los migrantes, "permitiéndoles viajar libremente a Gran Bretaña".

Sus comentarios, que coinciden con los argumentos del líder de extrema derecha Nigel Farage, provocaron una ola de repudio de amplios sectores de la sociedad británica e incluso de su propio partido.

El bloque parlamentario conservador está literalmente dividido en dos respecto del "Brexit", con 120 diputados por el "leave" (partir) y 120 por el "in" (permanecer).

Te puede interesar