Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Del Potro: "Siento que esta semana gané más que un torneo"

El tandilense, que en su vuelta tras 11 meses jugó cuatro partidos en cinco días, se fue de Delray Beach con buenas señales; ahora descansará y retomará en Indian Wells

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 22 de febrero de 2016
0

DELRAY BEACH.-Juan Martín del Potro, exhausto después de una semana de exigente actividad, se reía en la conferencia de prensa posterior a la derrota frente a Sam Querrey en las semifinales de Delray Beach. Ya sin la vincha celeste y abrigado con un buzo de impoluto blanco, respondía entre carcajadas que no quería hablar más del revés cuando le preguntaron una vez más sobre el golpe más afectado en su juego después de tres operaciones en la muñeca izquierda. De cierto modo, y aunque aún le falte acostumbrarse al ritmo del circuito, esa contestación parece revelar un mensaje oculto: la muñeca está en buenas condiciones y el tandilense parece estar entrando en la segunda etapa de su recuperación después de probarse a sí mismo que sigue siendo competitivo y, principalmente, que puede mantenerse sano.

Consultado por LA NACIÓN, el tandilense analizó su regreso: "Hay cosas que me dejan muy tranquilo. El saque y la derecha no están tan por debajo del resto, aunque me faltan velocidad, resistencia y potencia, además de seguir trabajando con el revés. Pero estoy sorprendido de haber jugado cuatro partidos en cinco días. Ahora entrenaré y descansaré un poco el cuerpo".

Del Potro, quien había recibido un wild card para jugar el Abierto Mexicano, decidió no viajar a Acapulco por el sorprendente trajín de cuatro partidos en cinco días tras 11 meses de inactividad: "Estoy contento porque es sábado y estoy acá. Antes del torneo, me veía en Acapulco preparando la primera rueda. Después de jugar cuatro partidos en fila no estoy en condiciones de volver a competir".

El tandilense regresará al circuito en el Masters 1000 de Indian Wells, que comenzará el 7 de marzo, para el que también recibió una invitación: "Me vendrá bien este par de semanas para descansar el cuerpo, volver a entrenar. La mejor preparación es un buen entrenamiento". Se estima que quedará entre los primeros 430° del mundo (estaba 1041° hace una semana).

Más allá de Indian Wells, su calendario es pura incertidumbre y aún no tiene en claro sus siguientes pasos porque su realidad es la del día a día, la de despertarse y testearse a sí mismo, soñando con no volver a sentir dolores. "Me encantaría confirmar que voy a poder ir al Masters 1000 de Miami, pero primero voy a planificar Indian Wells. Voy paso a paso".

Delpo, quien después de ganarle al francés Jeremy Chardy (30° del mundo) reconocía que su máximo desafío era entender sus propios momentos, no se obnubila por los buenos resultados de su primer semana en el circuito tras casi un año y sabe que su lucha es otra: "Mi objetivo es uno: ponerme bien físicamente y de salud. Cuanto más juegue, sanamente, mejor me va a venir, pese a que estoy sorprendido, estoy contento y esto me da motivación para seguir adelante".

Sobre el revés, el punto de conflicto que aún tiene en su juego, especificó: "Hubo un gran cambio en esta semana, del martes a ahora. Hay muchas cosas por mejorar en la mano, como estabilidad, fuerza, control y flexibilidad, pero eso es todo lo que gané esta semana. Siento que gané más que un torneo".

En Delray Beach, un escenario que lo adoptó como si fuera local, demostrándole el cariño de organizadores, colegas y fanáticos, Del Potro dio los primeros pasos para una resurrección que tendrá su próxima estación sobre el cemento de Indian Wells, un contexto que promete elevar aún más la exigencia por la participación de los mejores del mundo. Allí viajará para seguir trabajando con su revés, continuar acostumbrándose a la intensidad del circuito y, al fin y al cabo, seguir disfrutando y sonriendo en una vuelta que varias veces vio imposible.

Pella y Cuevas, en una final marcada por la lluvia

Anoche, al cierre de esta edición, el argentino Guido Pella y el uruguayo Pablo Cuevas disputaban la final del ATP 500 de Río de Janeiro, que sufrió una interrupción de varias horas por una intensa lluvia, cuando el score estaba 3-3 y 30-0 para el bahiense.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas