Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tan en deuda como sus dos máximos referentes

Denis y Milito simbolizaron el presente de dos equipos erráticos y fueron reemplazados rápido; anotaron Fernández, el otro N° 9 de los Rojos, y Licha López, que pide pista

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 22 de febrero de 2016
0

No fue la noche ni de Germán Denis ni la de Diego Milito. Los centrodelanteros y líderes de ambos equipos terminaron reemplazados y sus salidas del campo de jugo quedaron más que justificadas. En el fútbol, el peso de los nombres ya no alcanza para mantener la titularidad. Y eso demostraron Mauricio Pellegrino y Facundo Sava, que no dudaron y se decidieron por otros intérpretes para intentar abrir un partido en el que, en definitiva, los dos perdieron mucho más que dos puntos.

Se hace casi palpable que a Milito todo le cuesta. Físicamente, el atacante de la Academia sufre cuando debe ser referencia única en el frente de ataque. Y ayer no fue la excepción. Sin Gustavo Bou en la cancha -se recupera de un leve desgarro llamado distensión en el bíceps femoral izquierdo-, la presencia del capitán quedó diluida. Ya no puede hacerse valer en velocidad y ante dos portentosos defensores, Hernán Pellerano y Víctor Cuesta, se lo vio maniatado. Algo similar, aunque en menor medida, le sucedió a Denis, que jugó demasiado de espalda y cada vez que salía de su zona de referencia perdía ante los volantes que retrocedían, Francisco Cerro y Luciano Aued, o frente a Lollo y Sánchez, centrales que se alteraron para marcarlo o hacerle sombra.

Con una diferencia de cuatro minutos, los ingresos de Diego Vera y Lisandro López, en gran medida, resultaron artífices de que el partido tuviera un vuelco y ganara en emotividad. El uruguayo Vera, enorme conocedor de los espacios libres y de las diagonales, imprimió velocidad al ataque de Independiente. Y Licha, por su parte, capitalizó los pases de Óscar Romero y Rodrigo De Paul para generar mayor peligro en los metros finales. Algo que Milito nunca consiguió.

Ya no se trata de ganas ni de ímpetu. Al capitán académico le sobra corazón como para intentar llevarse un triunfo en el Libertadores de América. Acaso un casillero que dejará vacío si en junio decidiere retirarse del fútbol. En la anterior victoria en el cancha del Rojo (2-0 por la liguilla pre Libertadores) no fue de la partida por encontrarse suspendido tras un encuentro. El máximo emblema actual de Racing quiere jugar siempre; juegan en contra de él, claro, el presente arrollador de Bou y ahora López, que no se conforma con ser relevo de alguno de los dos.

El caso de Denis es diferente. Tras su poco rodaje en Atalanta, de Italia, de donde proviene, deberá recuperarse para no obligar al entrenador de Independiente a relevarlo de la formación titular.

La chilena de López queda como una parábola de lo que fue el partido. Cuando Racing se quedaba sin nada, sin merecerlo, alcanzó a subsanar el grueso error en una entrega de De Paul -le regaló el balón a Rigoni-, para dejar nivelado un partido en el que Independiente y Racing quedaron tan en deuda como sus máximos referentes actuales.

"Nos llevamos un empate con mucho sabor amargo".

"Estamos acoplándonos de a poco y creo que a partir del próximo partido vamos a mejorar mucho más".

Germán Denis

Delantero de Independiente

"Estoy muy contento en lo personal, pero principalmente porque no perdimos el clásico. Fue el gol más lindo para mí".

"No me gusta ser suplente de nadie. Trabajo día tras día para estar en el 11 inicial y jugar".

Lisandro López

Atacante de Racing

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas