Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los doctores del Muñiz revelaron detalles sobre el accidente con la yarará en la sede náutica de CUBA

También comentaron que suelen atender este tipo de casos periódicamente; recomendaciones para prevenir mordeduras

Lunes 22 de febrero de 2016 • 09:49

Santiago Garro y Tomás Orduna, especialistas del Hospital Muñiz, brindaron más detalles a la prensa sobre elcaso de la nena de 12 años mordida por una yarará, el día sábado en la sede náutica del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA).

Cuando Olivia, acudió a al Hospital Muñiz, los médicos identificaron rápidamente que había sido mordida por una yarará en su pie derecho y la realizaron un coagulograma que dio normal. La niña no sufrió "trastornos de coagulación" ya que la serpiente no le inyectó veneno con la mordedura. "Muy probablemente la serpiente había comido recientemente y por eso no tenía veneno", sostuvo Tomás Orduna.

Los médicos sostuvieron que el protocolo a seguir en estos casos consiste en aplicar un antiinflamatorio y recurrir a un hospital, como hicieron en el caso de Olivia. También corroboraron que el suero antiofídico solo se encuentra en dicho hospital, dado que se trata de un "biológico muy difícil de procesar y no hay que desperdiciarlo".

Es importante no realizar torniquetes y acudir con rapidez a un hospital
Es importante no realizar torniquetes y acudir con rapidez a un hospital. Foto: Twitter

Santiago Garro explicó que Olivia se encuentra fuera de peligro pero está citada para observación para así controlar su evolución.

Los médicos resaltaron la importancia de no realizar torniquetes en estos casos y en la importancia de acudir a un centro asistencial "cuanto antes comience la neutralización con el anti veneno hay menos probabilidades de sufrir consecuencias", explicó Orduna.

Orduna y Garro explicaron que en el Muñiz se suelen atender este tipo de casos periódicamente y que justamente el jueves pasado tuvieron un caso similar por el ataque de una culebra en la zona de la Costanera Sur.

Recomendaciones del Ministerio de Salud ante la presencia de serpientes

No salir al campo sin zapatos. Para caminar por la hierba alta o en la maleza lo mejor es llevar pantalón de loneta, con botamanga ancha, botas altas de cuero o goma gruesa por debajo de los pantalones.

No acercarse a las serpientes. Si no es posible alejarse a tiempo, abstenerse de hacer movimientos bruscos. No tocar nunca a una serpiente, ni siquiera aunque parezca muerta. Algunas se quedan quietas para que no las ataquen.

Cuando se va a realizar una actividad en un área ofidiógena, informarse sobre las serpientes venenosas locales consultando con alguien medianamente conocedor. Aprender a distinguirlas y enterarse de dónde viven. La mayor parte de ellas viven a nivel del suelo en cuevas, bajo rocas, troncos o arbustos.

Tomar precauciones por la noche, ya que es entonces cuando inician su actividad muchas serpientes.

Indicar a los niños que no anden descalzos, que preferentemente lleven botas y que lleven una linterna cuando salgan por la noche (siempre es preferible que no salgan). También recomendarles que no hostiguen a ninguna serpiente. Los niños pequeños deben ser llevados en andas al atravesar zonas con potencial presencia de ofidios.

En zonas con ofidios, colocar en las aberturas de las casas alambre tejido o similares a fin de impedir la entrada de los ofidios al domicilio. No levantar piedras o troncos con las manos desprotegidas, ni meter la mano o el pie en agujeros del terreno, en huecos de árboles, cuevas, nidos y fogones abandonados.

Antes de pasar sobre un tronco examinar bien el otro lado por si hay serpientes y, si es posible, tantear con un palo.

Mantener el espacio peridomiciliario con pasto corto, libre de malezas y residuos que puedan atraer roedores que constituyen uno de los alimentos de los ofidios. No dormir en el suelo.

Durante el sueño la persona podría colocarse sobre una serpiente al cambiar de postura, ya que las serpientes podrían acercarse guiadas por el calor corporal. Tener precaución al atravesar áreas poco conocidas (pajonales, bosques, zonas inundadas, sendas, etc.), es recomendable hacerlo acompañado por perros lugareños (animal centinela).

En el caso de Micrurus, tener cuidado al trabajar en el suelo, realizar pozos o cavar zanjas, sobre todo al levantar trozos de tierra. Tener especial cuidado con los niños los que son atraídos por sus colores vivos y su falta de agresividad.

Te puede interesar