Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿El fin de una era? El populismo pierde fuerza en América Latina

Tras el revés de Nicolás Maduro en las elecciones parlamentarias de diciembre pasado, Bolivia le dice a Evo que no quiere que siga en el poder

Lunes 22 de febrero de 2016 • 13:27
Representantes del populismo en el continente
Representantes del populismo en el continente. Foto: Archivo
0

LA PAZ.- El primer gran golpe tuvo lugar hace poco más de dos meses. El 6 de diciembre, los venezolanos debieron concurrir a las urnas para votar a sus representantes en la Asamblea Nacional. Desde que Hugo Chávez asumió el poder en 1999, el predominio bolivariano se hacía sentir en todos los órganos del Estado. Pero ese domingo de diciembre algo cambió: desde la muerte del líder chavista en 2013, el gobierno venezolano no logra convencer y el pueblo lo hizo ese día sentir con el primer "no" al sucesor, Nicolás Maduro , y a la revolución. El apoyo se lo llevó la Mesa de la Unidad Democrática, la alianza convencida de que el modelo fracasó.

Fueron 16 años de predominio chavista incuestionado y autorregulado. Pero la decisión de buscar un cambio y plantear nuevos jugadores parece ser sólo una ficha más pero fundamental de un camino de dominó que no se sabe qué final tendrá pero que al menos ya no puede negarse que tiene un fuerte envión.

Evo Morales, Nicolás Maduro y Rafael Correa
Evo Morales, Nicolás Maduro y Rafael Correa. Foto: Archivo

Lo que ocurrió en el país no debe pasar desapercibido. La amistad política que profesaban el ex presidente Néstor Kirchner y su par venezolano Hugo Chávez es muestra fiel de las afinidades económicas y sociales de dos gobiernos que supieron ser cardinales para el cambio de rumbo de un continente dispuesto a autoabastecerse. Que en el ballottage del 22 de noviembre del año pasado la propuesta del actual presidente Mauricio Macri convenciera más a los argentinos que la del Frente para la Victoria, que estuvo doce años en el poder, es otra ficha.

Ayer se produjo el tercer gran golpe . Evo Morales llamó al pueblo boliviano a que vaya a votar y elija así si quiere darle la oportunidad de continuar en la presidencia. Según la Constitución actual, Evo no puede volver a postularse, pero si ayer conseguía el "sí" de los bolivianos, estaba dispuesto a hacerlo. Quería postularse para un cuarto mandato, ganarlo y convertirse en el único presidente democrático del continente en el poder por casi dos décadas. Pero no lo consiguió. El pueblo dijo "basta". Hasta el 2019 es suficiente.

Rafael Correa , el jefe de Estado ecuatoriano, otra de las grandes personalidades populistas de Latinoamérica, cambió a fin de año la constitución para habilitar la reelección indefinida. Sin embargo, asegura que no se presentará para un nuevo mandato. Su gestión termina en 2017, a diez años de su primera asunción, y dice que no quiere que se extienda más.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas