Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Insólito: en Las Cañitas, los trapitos lavan hasta los patrulleros

En Maure al 1700, el cuidacoche, que controla la cuadra y cobra por estacionar, también ofrece la limpieza de los autos; la policía es uno de los tantos clientes

SEGUIR
LA NACION
Martes 23 de febrero de 2016 • 12:19
La policía, entre la lista de clientes
La policía, entre la lista de clientes.
0

Puede que los controles que la Ciudad y la Fiscalía agilizaron este año para erradicar a los "trapitos" de los espectáculos masivos se anuncien a diario con luminarias. Puede que hayan ampliado los operativos en partidos de fútbol, en recitales y en eventos públicos para mitigar esta problemática. Puede que se labren decenas de actas de infracción y que hasta haya detenidos. Lo que no puede ocurrir, y ocurre, es que quienes deben controlar las irregularidades en la vía pública sean los primeros en obviar las normas. En desatender el sentido común, que no hace más que alimentar el desorden y las irregularidades urbanas.

Ayer, a las 17.30, un patrullero estacionó sobre la calle Maure al 1700, en Las Cañitas, una zona "tomada" por los cuidacoches. De noche y de día. El móvil policial se detuvo y, tras mediar algunas palabras, el popular trabajador de la cuadra activó el servicio "prefer" para la fuerza de seguridad: limpieza total del patrullero. Balde, cepillo, detergente y agua. ¿Quién iba a impedirlo? ¿Algún vecino molesto?

En la Argentina de 2016, algunos funcionarios policiales no tienen ningún reparo social para tomar decisiones contradictorias como ésta, por ejemplo. Los vecinos del barrio aseguran que estacionar en la zona limitada por Dorrego, Luis María Campos, Olleros y Libertador, es una pesadilla. Cada cuidacoche tiene lugares asignados y también una tarifa plana durante la noche: $50 .

La zona gastronómica sobre Báez es peor todavía. Un despropósito. Los "trapitos" permiten reservar los lugares por teléfono celular y funcionan como un servicio de Valet Parking. El cliente elige el restaurante, les deja el vehículo con la llave y se van a cenar tranquilamente.¿Dónde terminará el auto? En doble o en triple fila. Así es desde hace más de una década, y parece que lo seguirá siendo. A menos que las autoridades den señales que querer solucionar la invasión "trapitos". Y no es precisamente haciéndoles lavar el patrullero, claro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas