Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Cómo es el gran negocio del imitador de Donald Trump?

Robert Ensler acude a todos los actos de campaña del candidato en el estado de Nevada; "Podría ser un trabajo de tiempo completo si consigue la nominación", dijo

Martes 23 de febrero de 2016 • 20:29
0

Robert Ensler se ha dejado crecer su pelo blanco. A los 65 años, no es cuestión de estética, sino de negocios: necesita parecerse lo máximo posible a Donald Trump .

Una de las personas que más celebra el ascenso político y mediático de Trump, aspirante a ser nominado por el Partido Republicano candidato a la presidencia de Estados Unidos, es Ensler, que reside en Las Vegas y se gana la vida cada vez mejor como imitador del magnate.

"Por supuesto que sí", dice Ensler a BBC Mundo cuando se le pregunta si la "Trumpmania" está teniendo efectos positivos en su cuenta bancaria.

"Está empezando a pintar bien este año. Ahora Trump está más serio y la gente está aceptándolo más. Si consigue la nominación, va a dejar de ser un trabajo a tiempo parcial y será uno de mis trabajos a tiempo completo", afirma sobre su labor de imitador.

Ensler no quiere hablar de cifras, pero admite que el ascenso del magnate le está afectando positivamente.

"Estoy aquí para ganar dinero y para que me paguen lo que me tienen que pagar", dice de forma elusiva y con una sonrisa.

Si Trump es finalmente el candidato republicano, el negocio será aún mayor. Y se dispararía si ganara las elecciones el 8 de noviembre y fuera presidente del país.

Por qué Trump elogió al Papa después de que cuestionara su fe cristiana

Imitador en campaña

Ensler acude a todos los actos de campaña de Trump en el estado de Nevada, donde este martes se celebran las primarias republicanas. Mientras esperan en fila, los seguidores del político se divierten con el imitador.

"Me tomo cientos de fotos. Haría mucho dinero cobrando algunos dólares por cada foto, pero yo no hago eso", afirma con dignidad de profesional.

Con el aumento de la demanda crece también la exigencia para el imitador, que incluso realiza guiones personalizados en función de cada evento.

Pero, ¿quién contrata a Ensler? Muchas compañías en Estados Unidos buscan que sus empleados pasen un buen rato. Otras, en cambio, quieren que el imitador ofrezca un serio discurso de motivación empresarial. Si no se puede escuchar al Trump original, hay que conformarse con la "versión B".

La controversia que generó el candidato en algunos momentos provocó, sin embargo, que alguna firma cancelara eventos con el imitador.

Inversión estética

Ensler previó el creciente negocio y como buen empresario invirtió. No lo hizo en dinero, sino en estética.

Su principal personaje era el actor y cantante Dean Martin. En 2004, empezó a imitar a Trump, ya entonces un personaje del mundo de los negocios y de la televisión.

"Entonces recurrí a mi especialista en pelucas, pero cuando el año pasado empezó a ser serio que iba a postularse como presidente, me dije: 'Esta peluca tiene que desaparecer'. Así que decidí dejarme crecer el pelo, y creció y creció. Es casi todo gris", afirma orgulloso de su cabellera, similar a la del candidato.

El peinado es uno de los elementos más característicos de Trump, pero no el único.

"Hay que hablar como él, parecerse a él, actuar como él", le dice a BBC Mundo Ensler, quien se toma su trabajo con la misma seriedad que un actor de cine.

A Ensler le costó replicar la voz de Trump, pero no su personalidad. "La actitud es lo más fácil, porque yo también soy empresario. He dirigido negocios pequeños, grandes, mi propia compañía", afirma el multifacético emprendedor.

"Sé lo que va a hacer, sé lo que va a decir", afirma, confiado en el conocimiento de la persona a la que imita.

Gracias en parte a sus controversias y a la agresiva estrategia contra sus rivales, Trump se ha convertido en un presencia constante en los canales de noticias de Estados Unidos. La fama conlleva también que se haya sido objeto de imitación y parodia en televisión.

Ensler, sin embargo, se distancia de otros. "Yo no exagero, es la diferencia clave. Yo reproduzco mis personajes de manera creíble".

"No estoy dispuesto a reírme de Trump"

El imitador no se burla de Trump y ha rechazado trabajos que se lo pedían.

"No estoy dispuesto a reírme de Trump. Por eso mucha gente no me contrata. Es muy divertido, pero su humor es muy ácido, muy ingenioso", dice sobre el candidato.

"Hago sátira, pero no sarcasmo", recalca serio. "No haría nada que él no hiciera", agrega respetuoso con Trump, al que ha visto en dos ocasiones.

"Eres un tipo atractivo", cuenta Ensler que le dijo con humor el verdadero Trump.

Quizás sea por el fuerte vínculo que se suele crear entre actor y personaje o quizás por el hecho de que el éxito del original repercute en el del imitador, pero Trump tiene en Ensler un voto seguro.

"Estoy haciendo campaña por él para el caucus del martes", afirma el intérprete, que irá ataviado de Trump a su reunión de primarias el martes y tratará de convencer al resto para que vote por el magnate.

"Me gusta su actitud. Tiene una gran fortuna, es extremadamente exitoso. No se llega a eso sin saber lo que estás haciendo", elogia al candidato.

"Lo que dice a veces es ridículo e insultante, pero no es políticamente correcto, y yo nunca lo fui", dice Ensler sobre lo que le une con Trump más allá de su tupida cabellera.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas