Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El PSOE y Ciudadanos avanzaron con un pacto, pero se toparon con el no de Podemos

Tras el acuerdo alcanzado entre Sánchez y Rivera para destrabar la parálisis, Iglesias amenazó con votar negativamente en la sesión de investidura del martes próximo

Miércoles 24 de febrero de 2016
0

MADRID.- En una jugada audaz y en carrera contra el tiempo, el socialista Pedro Sánchez anunció ayer un pacto con los liberales de Ciudadanos que será la base del programa con el que intentará ser proclamado presidente del gobierno de España.

Pero como ya es costumbre en la crisis de poder que estalló tras las elecciones del 20 de diciembre, a cada avance sigue un retroceso: Podemos rechazó ese acuerdo y amenazó con votar no en la sesión de investidura que empieza el próximo martes, lo que haría fracasar al candidato del PSOE.

Sánchez y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sellaron de palabra el compromiso de aprobar una reforma exprésde la Constitución con cinco medidas contra la corrupción y a favor de una "regeneración política", además de lineamientos generales de política económica.

"Estamos a las puertas de un pacto entre una fuerza de centroderecha y otra de centroizquierda, y será una buena base para liderar una política de cambio en España", dijo Sánchez a media tarde, en una de las infinitas conferencias de prensa que se celebran a diario en el Congreso desde que empezó el año.

Era una puesta en escena para explicar que aceptaba todas las exigencias que había planteado Rivera tres horas antes, en el mismo atril.

Entre las propuestas que hizo Rivera y convalidó Sánchez se encuentran la eliminación de los aforamientos a políticos, la despolitización de la justicia y la limitación del mandato presidencial (hoy indefinido) a ocho años.

El pacto se discutirá hoy en la cúpula del PSOE y de Ciudadanos. Se descuenta que lo firmarán. El problema es la viabilidad de lo que diga el papel. Para reformar la Constitución se requiere el aval del Partido Popular (PP), que tiene mayoría de veto en el Senado. Su líder y presidente en funciones, Mariano Rajoy, descarta por completo la idea. De hecho, apuesta a que Sánchez fracase y el proceso termine en una repetición de las elecciones, a fines de junio.

El otro gran escollo es que una combinación PSOE-Ciudadanos (segundo y cuarto puesto en las elecciones) suma 120 diputados y para investir a un presidente se requieren 176 en la primera votación, o una mayoría simple en la segunda.

Ahí entra Podemos en la ecuación. Los socialistas empezaron a negociar anteayer con las fuerzas progresistas, invitaron también a Izquierda Unida (IU) y Compromís cuando ya tenían casi cerrado su pacto con los liberales.

Número insuficiente

Pablo Iglesias, líder de Podemos, reaccionó. "Espero que Sánchez no vaya al Congreso a hacer teatro. Lo que acaba de anunciar no es un acuerdo de gobierno ni de investidura, aunque lo ratifique el Papa. Sencillamente porque no dan los números: son 90 diputados del PSOE más 40 de Ciudadanos", dijo por la noche en el dichoso atril de la sala de prensa del Congreso.

Y a la quinta repregunta fue explícito: "Lo que nosotros proponemos se acerca a la realidad aritmética: un gobierno de coalición y de progreso. No vamos a apoyar el resto de acciones. Es un no. No los vamos a apoyar".

Podemos tiene 65 diputados, suficientes para impedir que Sánchez salga investido. Iglesias insiste en que su proyecto político es incompatible con Ciudadanos y en que los votos que obtuvo el PSOE no lo habilitan a gobernar en solitario sino en una coalición con las demás fuerzas de izquierda.

Los socialistas rebaten que la salida es un acuerdo transversal que desbanque a Rajoy y promueva una regeneración institucional. Una suerte de "segunda Transición".

La apuesta de Sánchez al pactar con Rivera consiste en presionar a Iglesias para que se rinda a sumarse a un programa moderado. Si no lo hiciera, enfatizan los socialistas, quedaría pegado al PP y sería acusado de eternizar el bloqueo institucional.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas