Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Incertidumbre en Bolivia: se achicaba la brecha entre el sí y el no

El rechazo a otra reelección de Evo se imponía por 3,1%; temen un fraude

Miércoles 24 de febrero de 2016
0

LA PAZ.- Dos días después del referéndum de Bolivia, el lento recuento de los votos por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE) acrecentó la incertidumbre sobre el futuro político del presidente Evo Morales. Con el 97,42% de los votos contabilizados, el no aventajaba al sí por 3,16 puntos (51,58% frente a 48,42%), un resultado que impediría al mandatario boliviano postularse a una nueva reelección en 2019.

Pese a esa tendencia, el presidente, que gobierna desde 2006 con el apoyo de una importante base social de indígenas y sectores populares, albergaba ayer todavía la esperanza de un triunfo. El gobierno de izquierda confía en que el voto de las zonas rurales que queda por computar pueda revertir el resultado.

El vicepresidente, Álvaro García Linera, insistió ayer en que la contienda se decidirá por un puñado de votos y habló de un "empate técnico", como ya lo había hecho el domingo. Para el "número dos" de Morales, "la derecha" busca desconocer los votos de los campesinos de las áreas remotas del país.

Pero la lentitud del recuento, sobre la que alertó anteayer la Organización de los Estados Americanos (OEA), llevó a la oposición boliviana a denunciar que el gobierno podría estar tramando un fraude.

"Engañosamente se habla desde el gobierno de empate, cuando en un referéndum no existe esa opción. Están tratando de diseñar a su antojo los resultados en zonas rurales, donde hay poco control opositor o ciudadano en las mesas", dijo el senador Carlos Klinsky, del opositor Movimiento Demócrata Social (MDS).

"Un fraude significaría el quiebre definitivo de la democracia en Bolivia. El gobierno quedaría en evidencia ante el mundo como una dictadura", advirtió Klinsky.

Por su parte, el jefe de la bancada de la centroderechista Unidad Demócrata (UD), el senador Arturo Murillo, dijo que el cómputo oficial del Tribunal Electoral ratificará los datos divulgados en boca de urna el domingo, que otorgaban un triunfo del no.

"Hay una amplia diferencia y es imposible volcar el resultado; si lo hicieran, realmente sería lo más asqueroso del mundo", agregó.

Los diputados y senadores de Unidad Demócrata pidieron a la ciudadanía vigilar el recuento de votos en los nueve departamentos para evitar la modificación de los resultados.

Escándalo

Pese a su amplio respaldo popular, en las últimas semanas la situación se complicó para el mandatario indígena de 56 años, afectado por un escándalo de supuesto tráfico de influencias en favor de la empresa china CAMC, en la que su ex pareja Gabriela Zapata trabaja como gerente comercial.

La firma logró contratos públicos por unos 560 millones de dólares en Bolivia y el caso es investigado en el Congreso. Morales rechazó las acusaciones.

Según el analista independiente Andrés Torres, por más que triunfe ajustadamente el sí, el resultado "deja a Morales vulnerable a los ataques de la oposición, que buscará que su gestión (que concluirá en 2020) no termine en los mejores términos, para que no pueda volver pasado un período constitucional, esto es, en 2025".

El politólogo Jorge Lazarte, ex vocal del Tribunal Electoral, considera que el resultado corrobora que "una parte del país le dijo basta, lo que lo obligará a consensuar sus políticas de aquí en adelante".

Si se confirma la tendencia del voto, sería la primera derrota electoral directa de Morales en sus diez años en el poder, aunque en 2015 su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), perdió plazas clave en los comicios municipales.

Ese escenario podría impactar al MAS, donde se vislumbran "pugnas internas que podrían perjudicar su futuro", según Torres.

Los expertos consideran que Morales -el mandatario con más tiempo en el poder en Bolivia- deberá enfocarse en el gobierno mientras se esfuerza por mantener la cohesión dentro del MAS, conformado por un conglomerado de organizaciones sindicales y sociales, que pueden sentir cómo se va debilitando el poder de su líder.

"Es muy difícil encontrar un sucesor para Evo Morales que tenga la misma capacidad de cohesión que él en las organizaciones sociales", comentó Torres. "Morales podría marcar una tremenda pugna por su sucesión, que debilitaría al partido y provocaría una implosión con graves problemas para el MAS en los cuatro años de gobierno que aún le faltan", agregó el experto.

Se reduce la ventaja del sí

97,42%

Votos contabilizados

Dos días después del referéndum, el número de actas verificadas por el TSE alcanzaba ayer casi el ciento por ciento

51,58%

Votos del no

La ventaja del no a la ree-lección se ha ido achicando según avanza el recuento de los votos, pero la oposición confía en que será suficiente para rechazar la reforma constitucional

48,42%

Votos del sí

Si Evo no supera el 50% de los votos, no podrá postularse a una nueva reelección en 2019; el presidente espera que el voto de las áreas rurales pueda revertir el resultado

Agencias AP, AFP, DPA y EFE

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas