Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sólo para innovadores

Una semana con muchos shows y plataformas para mostrarlos, de pantallas en la calle a imágenes al instante en las redes. Mc Queen volvió a su casa y Burberry vende al instante. Además, la dupla argentina Chain García Bello adelantó su invierno

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 25 de febrero de 2016
0

LONDRES-

. Activistas en Picadilly Circus, shows en vivo y en directo a través de pantallas gigantes en Birmingham, Bristol, Edimburgo, Glasgow, Leeds, Liverpool, Manchester y Newcastle, instalaciones varias, pop up stores, lanzamientos de productos, propuestas gourmet ad hoc, un ya infaltable streaming, decenas de miles que responden y actualizan el hashtag #LFW2016 y más de un millón de publicaciones en Instagram. De todo sobre 140 diseñadores y más de 100 showrooms.

Como desde hace 63 ediciones, el Soho londinense fue el escenario de una de las semanas de la moda más innovadoras y llamativas. Eso que no se conocía y que iba a ser, aquello que sorprendió e irrumpió, y los que ya se sabe que marcan tendencia, pero siempre llaman la atención. Esto y más hasta anteayer en Brewer Street Car Park, un predio de tres pisos con pasarelas, galerías y espacios para una megaferia, al que se sumaron otras presentaciones en el Institute of Contemporary Arts y también en el Century Club.

Siempre con novedades o movidas de tablero, como Burberry que anunció que fusionaría sus presentaciones de colección de mujer y hombre, y las prendas que muestre estarán disponibles para comprar de inmediato en la tienda de Regent Street y online, también a minutos del show. Y así lo hizo, después de mostrar lo suyo con Jake Bugg en vivo en pasarela, que ofreció un recital de folk rock y su nuevo track On My One. Un invierno superestampado, con mucho patchwork, abrigos militares con doble abotonadura y pespuntes en lana de cashmere, sobre todo, y nuevas versiones de los clásicos trenchs de gabardina.

Este fashion week suma y mucho. Genera más de 26 millones de libras a las arcas del Reino Unido, además sostener cerca de 800.000 personas en sus puestos de trabajo. Las principales firmas detrás de estos números son Vivienne Westwood, Paul Smith, Amanda Wakeley Jasper Conrad, además de Burberry, claro, Daks, Mulberry y Joseph.

De los cientos de desfiles y presentaciones resultó ineludible el regreso de Mc Queen. Novedad que se sumó a estrenos de etiquetas y presentaciones de talentos que prometen.

Mc Queen en su casa

Sí, volvió a su tierra. Tras una década de preferir París, Sarah Burton trajo la estética del enfant terrible a esta, su cuidad natal. Aunque el motivo haya sido una cuestión personal -su avanzado embarazo que no le permite viajar-, la presentación fue una de las más esperadas y aplaudidas. Aun haciendo oídos sordos al rumor que la señala como candidata a cubrir la vacante en Dior, no pudo negar que su propuesta, con la estética de la mariposa, fue particularmente femenina y cada vez más romántica con una sastrería y vestidos más de alfombra roja.

Ella no falta ni falla. Manicuría metalizada hasta los nudillos y más allá, hasta en la cara, para innovar, impactar y hacer foco. La llamativa puesta de los diseños de Vivienne Westwood, que siempre sorprende, esta vez en el Royal College of Surgeons of England. Mix de estampas, algunas en patchwork y superposiciones para una silueta lánguida suelta, con asimetrías.

Hubo estrenos para mencionar, como los accesorios de culto de Charlotte Olympia para esa chica que cayó a la tierra, y la pareja belga de An Vandevorst y Filip Arickx, que experimentan con piezas asimétricas, con muchas superposiciones y cierta estética hiyab.

Otra dupla, la de Fyodor Podgorny y Golan Frydman, sigue evolucionando a lo lúdico con cortes no menos especulativos, colores llamativos, con detalles de neón, telas brillantes, volados gigantes y estampados inspirados en temas tan diversos, como Coca-Cola y Botticelli.

El irlandés Paul Costelloe, libre de pretensiones, mostró piezas ponibles, como vestidos cortos con volúmenes, llevados con polainas a la rodilla, botinetas, guantes de cuero, más otros modelos largos en brocato. Rockanroleras, con toques punk y audaces, las gemelas alemanas Daniela y Annette Felder, creadoras del sello Felder Felder, subieron a pasarela piezas cortas, como minis y shorts, al cuerpo, como chupines y monos, con mucha transparencia y brillos en una paleta oscura; sumaron abrigos con cuellos y puños de piel y vestidos de terciopelo. Su A-list, Gwyneth Paltrow, Rihanna y la banda Florence and The Machine.

Inspirada en la pintura The Badminton Game del artista británico David Inshaw, la escocesa Holly Fulton jugó mucho con estampas simétricas, mangas importantes y abullonadas en camisas y parkas; todo con mucho aplique y bordado sobre terciopelo, jacquard y gasa.

Modelos estáticos con medias red y zapatillas sobre pequeñas tarimas para ver el invierno de Peter Jensen. Incentivado por la mecenas Peggy Guggenheim y su debilidad por los móviles de Alexander Calder, mostró una colección con recortes y apliques en tonos vibrantes sobre piezas cortas en algodón, lana, piel de leopardo y crepé.

Fashion East, una de las plataformas promotoras de talentos, contó con la presencia de Marc Jacobs como espectador, que quiso apoyar a su ex asistente de diseño, Amie Victoria Robertson. Y con semejante sostén en primera fila se mostró relajada al igual que su silueta, oversize, trapecio y hasta oriental, con mucho aplique de flores 3D de color en blusones, faldas midi y largas, y pantacourts.

¿Qué más hay de nuevo? Muchísimo, imposible de resumir. Hannah Weiland y su etiqueta Shrimps, por ejemplo. Mucha estampa sobre lana, abrigos de color con cuellos de piel, en tonos lavados, pastel y algo de beige y camel. Otra de las promesas es el canadiense Steven Tai. Chicas que se sentaron a bordar, junto a una abuela, para representar una colección que revela un alma vieja atrapada dentro del cuerpo de una persona joven. Buena convivencia, nostálgica, curiosa, una propuesta que incluyó abrigos de cashmere y pana, faldas de jacquard y blusas de seda.

Así es Londres, con una variedad de etiquetas que siempre surgen y se abren camino, otras que marcan la diferencia, las clásicas que se actualizan y saben llegar. Irrumpir con innovaciones, la esencia de la semana.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas