Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Qué hacer cuando sufrís calambres en plena carrera?

Una dolencia que suele afectar a muchos corredores; pautas y consejos para evitarlo

Miércoles 24 de febrero de 2016 • 18:03
0

Prácticamente todo el mundo experimentó alguna vez algún calambre tras una jornada de ejercicio intenso, pero también suele presentarse al realizar un gran esfuerzo, movimientos bruscos o incluso, en el caso de una persona sedentaria, después de un día de mucho caminar. Este problema generalmente suele ser inofensivo. A la vez es frecuentes en personas sanas.

Lo cierto es que se producen por una irrigación sanguínea insuficiente de un músculo, en conjunto con la pérdida de minerales como potasio, calcio y sodio. En sí, son contracciones involuntarias muy dolorosas. Casi siempre, antes del calambre, se genera un movimiento involuntario del músculo, que funciona como una clase de advertencia. Esta señal implica la excitación excesiva de las terminales nerviosas. Acto seguido aparece el calambre.

Su aparición suele darse durante un entrenamiento muy riguroso o intenso o en las carreras de fondo ya que los músculos fatigados son más propensos a sufrir estas contracciones musculares.

Lo primero que hay que hacer, si es muy intenso, es detener la actividad que se está realizando. Luego se debe estirar el músculo y masajear con intensidad para hacer que la tensión desaparezca o disminuya. También funciona apretar con fuerza la zona acalambrada, aunque es clave no pellizcar la piel.

Una vez que la tensión cede, se debe poner la extremidad en movimiento para que el músculo trabaje, siempre con suavidad, para así prevenir que el malestar vuelva a surgir.

Finalmente, mojar con agua fría el lugar acalambrado aparece como la mejor opción, y cabe destacar que no son necesarias cremas especiales ni analgésicos.

¿Cómo evitar los calambres?

Aquí, algunos consejos prácticos:

Realizar un buen entrenamiento.

Estar abrigado ante bajas temperaturas y bien fresco cuando es alta.

Consumir la cantidad adecuada de líquidos para prevenir la deshidratación.

Elegir alimentos salados o ricos en sodio antes, durante y después del ejercicio.

Evitar el agotamiento de los hidratos de carbono por la falta de consumo de carbohidratos antes del entrenamiento y, TAMBIÉN, durante el entrenamiento si éste es superior a 60-90 minutos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas