Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sudáfrica, un lugar para la historia

Los Jaguares ya palpitan el debut en el Super Rugby y en la tierra de los Boks, siempre ligada a la Argentina

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 25 de febrero de 2016
0

BLOEMFONTEIN, Sudáfrica.- Hay un ejercicio que se realiza en una escuela de periodismo que consiste en que el profesor coloca una pelota encima de una mesa. La consigna para sus alumnos es que escriban un texto describiéndola. Algunos se quedan en sus bancos mirándola de lejos y otros se acercan a ella. Estos últimos son los que descubren que en la parte inferior de la pelota existe una leyenda que dice: "Esto es una bomba". Lo que se quiere demostrar es que el periodista, entre otras cosas, debe mirar y no imaginar. Como dice el maestro norteamericano Gay Talese, "no se puede escribir sobre lo que no se ve". O como apuntaba Osvaldo Ardizzone, también maestro pero argentino, "vamos, vemos y escribimos". Desde hoy se va a poder empezar a ver y analizar una situación desconocida hasta ahora para el rugby argentino: tener un equipo propio y contratado en el Super Rugby. Para ello, llegaron anoche los Jaguares a esta ciudad en el centro de Sudáfrica, que será testigo mañana del debut ante los Cheeths, a partir de las 19 de aquí, las 14 de la Argentina.

Se sabe lo que es el Super Rugby: la liga más atractiva e innovadora que tiene el universo del rugby de la alta competencia profesional. Fue desde su creación, en 1996, bajo el formato de Super 12, la joya de las tres potencias del Hemisferio Sur, que pudieron crear la Sanzar cuando Sudáfrica salió del boicot internacional que tuvo durante más de dos décadas por su régimen de segregación racial. Lo que no se sabe aún es cómo será el camino de los Jaguares y cómo impactará esta apertura profesional en el resto de rugby argentino. Hacer augurios sería irresponsable; como mirar la pelota desde lejos.

"No sabemos cómo es", han dicho el capitán Agustín Creevy y uno de los integrantes del staff técnico, Felipe Contepomi, ambos referentes del plantel que ayer efectuó en Johannesburgo el último entrenamiento intenso, un par de horas antes de viajar a Bloemfontein. Los interrogantes no transcurren tanto por el juego, ya que la gran mayoría de los Jaguares están acostumbrados a la alta competencia (de hecho, casi todos vienen de llegar a las semifinales de la Copa del Mundo), sino de todo lo otro que la rodea, lo que menos se ve: viajes extenuantes (más adelante vendrá un mes en Nueva Zelanda y Japón), convivencia casi permanente y el otro nuevo hecho de que la base de este plantel, después del Super Rugby, deberá también representar a los Pumas.

Foto: LA NACION

Lo que sí se puede afirmar es que el rugby argentino está viviendo en estas horas un momento histórico. De eso se trata el debut de mañana. Como lo fue también en su momento, allá por el 18 de agosto 2012, otra vez en este país, aunque en Ciudad del Cabo, el primer partido por el Rugby Championship. Martín Landajo y Leonardo Senatore son los dos privilegiados que vivirán ambos acontecimientos.

La llegada al Super Rugby, que los diarios sudafricanos anunciaron ayer con gran despliegue, es el cierre del primer gran eslabón que se ha planteado la UAR desde 2008, cuando se decidió incursionar en el profesionalismo. Ahora viene otra etapa, que no consistirá únicamente en la competencia junto a neozelandeses, sudafricanos, australianos y japoneses, sino en otra gran acción interna que ya arrancó con el plan "Aprender a Enseñar", que se estirará hasta 2020 y en el cual la UAR se propone capacitar a más de 1000 entrenadores de todo el país, desde infantiles hasta mayores, de manera presencial y a través de la web. Esto es un derrame del millonario caudal de dinero que empezará a regar las arcas de la entidad madre del rugby argentino merced a la sociedad con la ahora Sanzaaar.

En Sudáfrica empezó la leyenda Puma en 1965. En Sudáfrica fue el primer partido por el Rugby Championship y, como no podía ser de otra manera, en este país también será el kick-off por el Super Rugby para nuestro país. En una ciudad y en un estadio, el Free State, que en dimensiones más reducidas fue testigo el 3 de abril de 1982 de 15 argentinos vestidos con la camiseta de Sudamérica XV venciendo a los Springboks, en el inolvidable 21-12, con 21 puntos de Hugo Porta. Ahora llegó el tiempo de ver a los Jaguares.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas